El contrato de arras penitenciales explicado

El contrato de arras penitenciales explicado

El contrato de arras penitenciales (descárgate gratis el contrato) sirve para dar seguridad al propietario de una propiedad inmobiliaria en venta (vivienda, plaza de garaje, trastero, etc.) y a su comprador, al comprometer a ambos a perfeccionar la compraventa en un plazo posterior preacordado, con la garantía de una suma de dinero (las arras).  Si llegado el plazo, el contrato no se ha podido llevar a cabo, el contrato de arras penitenciales establece, que quien haya incumplido pague como precio el valor de dichas arras (el comprador pagará al vendedor el doble si incumple y en caso contrario, el vendedor perderá las arras). En sentido más amplio, las arras son cualquier prenda o señal que se compromete al ajustar un trato, mientras se concluye el contrato de compraventa.

En materia de vivienda, las arras tienen todo su sentido porque una vivienda no se puede contratar de la noche a la mañana como compramos una barra de pan en el supermercado. Requiere muchas averiguaciones, gestiones, firmas, desplazamientos, etc. Las arras intentan dar seguridad jurídica y compromiso entre las partes de un contrato de compraventa. Imagina que eres el futuro comprador de un piso que os ha encantado a la pareja. Todo os encaja, el lugar, los metros cuadrados, el estado, las vistas, y ¡el precio! Pero, ¿y si antes de que podáis hablar con el banco y concretar el préstamo hipotecario el vendedor se lo vende a otra persona? ¿y si nos quedamos sin él? Por su parte, imagínate que eres el vendedor y llevas tiempo buscando comprador. Te llega uno y deseas afianzar el compromiso con unas arras que le comprometan a perfeccionar el contrato en un plazo determinado.

RELACIONADO  ITE

Características de las arras penitenciales

Las arras penitenciales se encuentran descritas en el artículo 1454 del Código Civil, que dice que “Si hubiesen mediado arras o señal en el contrato de compra y venta, podrá rescindirse el contrato allanándose el comprador a perderlas, o el vendedor a devolverlas duplicadas“.

Estas son las principales características de las arras penitenciales:

 El contrato de arras es un “precontrato”, es decir, es el compromiso de las dos partes, bajo penalización mutua, de que se va a celebrar un contrato de compraventa posterior.

 La firma del contrato de arras asegura a la parte compradora el derecho sobre la vivienda mediante la entrega a la parte vendedora de una suma de dinero.

 Las arras son una cuantía que se paga siempre a cuenta del precio final de compraventa acordado y que se incluirá en el contrato de arras. Cuanto mayor sea la cuantía acordada como arras más arriesgo para cada parte incumplir el compromiso de realizar una compraventa.

Si eres comprador, negocia la menor cantidad posible de arras y si eres vendedor, la mayor. De eso se trata, de negociar.

 Las arras siempre van asociadas a un plazo de tiempo. Son una garantía del perfeccionamiento del contrato en un plazo predeterminado por las partes. Si cumplido el plazo de las arras el contrato de compraventa no ha llegado a buen puerto, hay penalizaciones (por eso se llama al contrato de “arras penitenciales”).

Idealmente, para el comprador, cuanto más extensas mejor, ya que te darán tiempo para formalizar la financiación de la compraventa (préstamos hipotecario). Para el vendedor, lo contrario: cuanto más corto el plazo de las arras antes se venderá la cosa o antes se quedará con la cuantía, pudiendo además vender a otro comprador la propiedad.

RELACIONADO  Publicidad sexista de los juguetes marca El Corte Inglés

 Si se incumple el plazo previsto en el contrato de arras por culpa del vendedor, que se retracta de la venta o que decide vender la propiedad a un tercero distinto del comprador, se le penalizará con el doble de las arras acordadas.

Por ejemplo, si en el contrato se estipularon unas arras de 1000 euros (cantidad que el comprador adelantó al comprador como prenda, señal o arras) en un plazo de dos meses y llegado el plazo no hay compraventa por culpa del vendedor, éste deberá abonar al comprador 2000 euros. Si incumpliera, el comprador podrá ir a los tribunales aportando el contrato de arras para exigir su derecho ante el juez.

 Si se incumple el plazo previsto en el contrato de arras por culpa del comprador, que no logra la financiación o se retracta de la venta a última hora, se le penalizará con la pérdida de las arras acordadas, que no podrá reclamar, liberando al vendedor para la venta libre de la misma, desde ese momento.

Partes del contrato de arras penitenciales

Estos son los elementos que debe contener un contrato de arras penitenciales:

 Descripción de las partes vendedora y compradora: para cada una se darán sus nombres completos, documento de identidad y su capacidad de obrar (de contratar). Se debe incluir en cada parte a la totalidad de propietarios de la vivienda o propiedad inmobiliaria.

 Detalle de la propiedad inmobiliaria: se definirá la localización concreta de la finca (ojo que plazas de garaje y/o trasteros pueden ir escriturados aparte), su número de referencia catastral y de inscripción en el Registro de la Propiedad.

RELACIONADO  Foro de debate El consumo del siglo XXI este miércoles 22 en Madrid

Es muy importante añadir la situación de la finca a efectos de cargas o gravámenes, el estado de los pagos de la comunidad de propietarios, el pago de los impuestos locales (IBI), y cualquier otra carga que pueda recaer sobre la propiedad a comprar. Si hubiese cargas se puede acordar que el vendedor se obligue a cancelarlas antes de la compraventa.

 Detalle de las arras: cantidad a señalar, plazo y posibles excepciones (por ejemplo, las arras podrán ser devueltas si no se consigue la financiación por el comprador).

 Reparto de los gastos de la compraventa entre el vendedor y el comprador.

Arras confirmatorias

Ojo, porque si en un contrato de arras no se especifica que son penitenciales, se entenderá que son confirmatorias, y en ese caso, nadie se puede echar para atrás ya que la otra parte podrá exigir el cumplimiento del contrato además de una compensación. Aquí te explicamos la diferencia entre las arras confirmatorias, penitenciales y penales. Mientras tanto, descárgate gratis nuestro contrato de arras.

Belén

Soy Licenciada en Derecho con una especialización en los asuntos de consumo habiendo prestado mis servicios como asesora de una asociación de consumidores y para una OMIC.Este proyecto me parece interesante para las profesionales como nosotras, especialmente porque permite a todo el que quiera colaborar aportar su conocimiento.

Deja un comentario

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close