Medios de pago por Internet: cuáles son, ventajas e inconvenientes

Las tiendas online ofrecen una variedad asombrosa de formas de pago, cómodas y a medida de la percepción del riesgo que cada usuario tenga de ellos en su compra online según su experiencia previa.

Estos medios los podemos agrupar según que los datos del medio de pago se comuniquen directamente a nuestro banco por nosotros o se transmitan online en el momento de la compra.

Medios de pago directos a nuestro banco
Los medios de pago en los cuales el pago no se efectúa durante la realización del pedido online, sino a posteriori, de forma diferida, se consideran más seguros ya que no se transmiten al comercio por Internet:

 Pago contra reembolso: es el método de pago menos arriesgado para el comprador, ya que el pago se realiza cuando el producto adquirido están en sus manos,

 Pago por transferencia bancaria: el comercio notifica al usuario una cuenta bancaria donde el cliente debe realizar una transferencia para que se gestione su pedido.

-Es un medio más lento ya que requiere que hagamos primero la transferencia a la tienda online, que pasen varias horas para que la transferencia sea cursada y que informemos a la tienda (y esta se entere) de que la misma ha sido hecha.

-El banco nos puede cobrar una comisión por cada transferencia periódica.

 Domiciliación bancaria: la domiciliación bancaria es un método menos frecuente. El cliente facilita al comercio un número de cuenta bancaria para que éste le gire un cobro con una periodicidad determinada para, por ejemplo, una suscripción periódica,

-El banco nos puede cobrar una comisión por cada transferencia periódica.

Medios de pago comunicados por Internet
Los medios de pago en los cuales el pago se efectúa en el momento de la realización del pedido online mediante conexión directa a través de una pasarela de pagos o similar son:

 Tarjeta de crédito (TPV virtual):

La tarjeta de crédito es el sistema de pago electrónico más común y aceptado hoy en día. A los consumidores no nos cuesta nada, pero para el comercio online supone el pago de una comisión a la entidad que le ofrece el servicio de TPV virtual de entre el 0,5% y 4,5% del importe de nuestro pedido según su poder de negociación.

Podemos distinguir dos tipos de sistemas de pago con tarjeta vía TPV virtual:

-el tradicional a través del cual se puede usar cualquier tarjeta de crédito y,

-los TPVs 3D Secure en los que el pago se realiza mediante conexión telemática directa con nuestra entidad bancaria que nos pide una clave especial para compras online que previamente le habremos solicitado para operar por Internet (o que se solicita sobre la marcha).

En ambos casos, bien el comercio o bien la entidad bancaria solicitan los datos de la tarjeta de crédito para poder finalizar la compra (y nuestra clave para pagos online seguros en el caso de una pasarela de pagos 3D Secure).

 PayPal:
PayPal es uno de los sistemas de pago online relativamente más recientes, propiedad de la empresa norteamericana Ebay.

PayPal permite la recepción y envío de dinero en Internet de forma rápida y segura entre comprador y vendedor. Para ello se tiene la posibilidad de registrarse gratis desde su web www.paypal.es y obtener servicios como suscripción a pagos periódicos, realizar el pago desde una cuenta bancaria, o incluso que el dinero se deposite en la propia cuenta de PayPal.

Este tipo de pago tiene un pequeño coste también en forma de cobro de comisión al comercio pero no al consumidor comprador online,

-Es rápido y seguro porque no se envía en ningún momento al comercio la información financiera o de la tarjeta de crédito,

-Es global (aceptado en cualquier transacción nacional e internacional).

 Mobipay:
Es un sistema rápido al realizarse mediante soporte móvil. El comprador puede pagar con tarjeta de crédito, tarjeta de débito o por cuenta bancaria. Mobipay es un sistema seguro, ya que no se envía en ningún momento al comercio la información financiera o de la tarjeta de crédito.

Esto de pagar online con tarjeta ¿es seguro?
En todo método de pago online (TPV), tanto el comprador como la tienda deben identificarse para comprobar que no existe fraude. Existe una entidad certificadora que durante la operación de pago garantiza la autenticidad de la transacción validando la información de la tarjeta de crédito y el titular de la misma.

 La autentificación de otros datos que puedan afectar a la legalidad de la compra realizada se garantiza gracias a protocolos criptográficos de autentificación (datos personales, e-mail del comprador, etc.).

Además, los datos que se envían en una operación electrónica no pueden ser visibles para terceros, de ahí que se empleen técnicas de encriptado y cifrado de la información por parte de los actores implicados en la transacción.

 En este sentido, el comercio se dota de un Certificado de Seguridad emitido por una entidad colaboradora certificadora, que permite el cifrado, encriptado y envío de la información de forma segura, empleando un canal de comunicación seguro (SSL)

 Únicamente los extremos de la transacción, comercio y destinatario (entidad bancaria, autentificadora, etc.) son conocedores de la información de forma clara tras un proceso inverso de desencriptado.

Fuente:
Elaboración propia y
Libro blanco del comercio electrónico (www.aecem.org)


GD Star Rating
a WordPress rating system
Comparte!