La moda de los superalimentos para mejorar tu salud

La moda de los superalimentos para mejorar tu salud
Leche materna superalimento (Helena Lopes Unsplash)

Clicar en el buscador del navegador de internet la palabra superalimento arroja como resultado más de 4.000.000 de coincidencias, solo en español. Es evidente que la moda de los superalimentos llegó hace unos años para quedarse. Y la clave está en saber cuándo se trata verdaderamente de un producto altamente beneficioso para la salud y cuándo no es más que una estrategia comercial. En Naturitas son conscientes de este fenómeno, de modo que desde su web únicamente comercializan productos que sí se asocian a propiedades saludables. Esta web se ha convertido en todo un referente en el sector de la belleza, la alimentación y el consumo responsable y ecológico.

¿Cómo diferenciar superalimentos de los que no lo son?

No existe una definición precisa o aceptada desde el mundo de la ciencia para los superalimentos. De hecho, ni la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ni la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria definen el concepto.

Sin embargo, en una búsqueda rápida de Google Académico, que es la herramienta de Google para detectar estudios científicos, arroja más de 1.000 resultados. Y te propone búsquedas relacionadas con productos como la quinoa, el aceite de coco, el aguacate, la avena, el acai o el kale.

Ante esta situación, ¿qué son realmente los superalimentos? A nivel genérico, dado que el concepto ya se está popularizando, no son más que productos que aparentemente ofrecen múltiples beneficios a la salud humana por su alto poder nutricional.

La particularidad del término es que en ocasiones se alude a él haciendo referencia a alimentos que son desconocidos, exóticos o que han sido descubiertos recientemente.

Pongamos un ejemplo, la quinoa. Siendo uno de esos productos alzados al trono de los superalimentos, no es mucho más beneficiosa para la salud que el aceite de oliva.

Sin embargo, el aceite de oliva virgen extra no recibe este atributo de superalimento. Quizás sea, y esto es una cuestión debatible, por el hecho de que el AOVE ya está plenamente integrado en el consumo diario, y otros alimentos sí necesitan de esa ayuda extra.

¿Cuál es el único superalimento, el más superalimento de todos?

Si tenemos en cuenta que por superalimento entendemos a aquellos productos que contienen todos los nutrientes necesarios para el desarrollo humano. O al menos buena parte de ellos, el único alimento que cumple con estos requisitos es la leche materna. E incluso este no siempre cumple con esas propiedades, pues a partir de los seis meses de edad un bebé comienza a requerir nuevas necesidades nutritivas.

Esto nos lleva a que no existe ningún superalimento como tal, a pesar de que los que reciben ese apelativo sí ofrecen resultados nutricionales muy completos. Un hábito clave para mantener un estilo de vida saludable es la dieta equilibrada y completa.

La moda de los superalimentos está muy bien siempre que sirva para que nos active la curiosidad y descubramos nuevos productos. Pero no para basar la dieta únicamente en esos alimentos.

Dicho de otro modo, los superalimentos nunca deben plantearse como un sustituto de una dieta completa y equilibrada. Si el acai, las semillas de chía o el aguacate son muy ricos en minerales, vitaminas y grasas saludables, esto no puede derivar en dejar de consumir otros muchos alimentos que poseen estos nutrientes.

Aprovechar el impulso del marketing para iniciar hábitos más saludables

La salud como marca vende, de ahí el éxito que tienen portales como Naturitas y el trabajo de marketing de muchas marcas para promocionar sus productos. Sin embargo, esto no debe llevar a un ideario erróneo de lo que verdaderamente es salud.

La dieta mediterránea es una de las más saludables de cuantas existen. Pero la falta de tiempo de muchas personas les impide desarrollar hábitos nutritivos adecuados y pasar tiempo en la cocina descubriendo recetas.

La consecuencia de esta falta de tiempo es la mayor ingesta de productos ultraprocesados y de comida rápida. También de alimentos que parecen muy saludables debido a las estrategias comerciales, cuando no siempre lo son.

La moda de los superalimentos ha llegado para quedarse. Sacar partido de estos productos beneficiosos para la salud pero que no son la panacea, sino un complemento más a una dieta saludable, debe ser el aprendizaje más oportuno que se puede concluir con este debate.

Belén

Soy Licenciada en Derecho con una especialización en los asuntos de consumo habiendo prestado mis servicios como asesora de una asociación de consumidores y para una OMIC. Este proyecto me parece interesante para las profesionales como nosotras, especialmente porque permite a todo el que quiera colaborar aportar su conocimiento.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.