Cómo alquilar un coche y no morir en el intento

Alquiler de vehículos a motor, Motor | 18 de agosto de 2017 | Deja un comentario
Cómo alquilar un coche y no morir en el intento

El alquiler de coche con fines turísticos (no hablamos aquí del alquiler de coches eléctricos para desplazamientos locales en tu ciudad con Car2go, Emov etc.) es uno de los servicios online donde se recogen las peores prácticas por parte de las empresas y los mayores abusos sobre los consumidores. El usuario de las webs de contratación de coches de alquiler sufre un total divorcio entre la expectativa del precio que contrata online, el precio final pagado una vez que recoge su coche en el aeropuerto o lugar de destino y los potenciales cargos en su tarjeta que se le harán (sin su conocimiento ni consentimiento) en función de su mayor o menor “suerte” a la entrega de vuelta del coche (cargos por depósito no lleno, por daños que la compañía le imputa, por multas, etc.).

Aquí te contamos lo más relevante a saber a la hora de alquilar un coche para que tu expectativa sea lo más parecida a la realidad de las malas prácticas generalizadas de las compañías de alquiler de coches.

Consejos para alquilar un coche

  • El primer consejo es entender en qué consiste el contrato de alquiler de coche con fines turísticos. Muy resumidamente, se trata de un contato por el que el propietario del coche (Goldcar, Avis, Hertz, Thrifty, etc.) te confía el vehículo por un precio convenido de antemano, con condiciones bastante abusivas, y a la espera de que se lo devuelvas en idéntico estado de cómo te lo entrega.

El problema de esta operativa es que el coche que te entregan tú no lo ves, muchas veces porque recoges el coche a tu llegada de un largo viaje, de noche, en un parking exterior con deficiente iluminación. Es decir, que no puedes probar si tiene una raya o una abolladura en tal sitio antes de salir, con lo cual, si la compañía a la entrega de vuelta dice que tú le has hecho tal o tal otro daño, tienen los medios (y lo harán), para cobrarte el importe de la reparación del coche, a precios muy elevados, para tu sorpresa. Los contratos de alquiler incluyen cláusulas que aluden a “la lista de daños y costes promedios de reparación expuestos en el mostrador de la oficina de alquiler que el Arrendatario” (o sea tú) “declara conocer.”

Si, antes de salir, ves algún daño en el coche (recuerda, bollos, rayas, etc.) que no figure en el estado del coche que firmas recibir en el contrato, vuelve al mostrador a que lo incluyan. Sólo si haces esto, no te podrán imputar estos daños. Otra solución es grabar con tu móvil ese daño y mostrárselo al empleado para que deje constancia del mismo en el contrato de alquiler, en el apartado de la entrega del vehículo.

  • En consecuencia, el segundo consejo que te damos al alquilar el coche es no prestar excesiva atención al precio inicial que te muestren en la pantalla del ordenador, ya que, no incluirá el seguro a todo riesgo que te cubrirá de cualquier daño tuyo o de terceros en el coche. Fíjate siempre en el precio final con el seguro a todo riesgo incluido para estar tranquilo.

De hecho, muchos usuarios no contratan este seguro a todo riesgo y luego se quejan de que el precio contratado en la web es bien distinto del que les “obligan” a pagar al llegar al aeropuerto. Allí el empleado de la compañía te pedirá una tarjeta de crédito en la que te harán una retención de un importe muy elevado para “protegerse” en caso de problemas. Ese dinero en principio no saldrá de tu cuenta pero estará “retenido” y no podrás disponer de él.

Para que veas a lo que te expones si vas a precio y no contratas el todo riesgo, lee las condiciones del seguro básico de Goldcar para saber todo lo que tendrás que pagar si el coche sufre cualquier daño en ruedas, llantas, espejos, bajos, batería, etc.:

Tal y como se recoge en el punto 8 de las Condiciones Generales de Alquiler, la cobertura de daños al vehículo (CDW) asociada a esta tarifa no incluye en ningún caso los daños a neumáticos, llantas, interiores del vehículo, espejos retrovisores exteriores, cristales, bajos del vehículo, pinchazos, reventones de neumáticos, ni los daños ocasionados al embrague. Tampoco incluye los costes por recarga de batería, pérdida de llaves, remolque en grúa, taxi para desplazamiento tras accidente, depósito para vehículo de sustitución ni compensación por días de paralización del coche hasta su reparación.

Existirá la posibilidad de contratar coberturas adicionales a la hora de recoger su vehículo para cubrir total o parcialmente estos riesgos. Por favor, tenga en cuenta que en las oficinas donde esta cobertura de daños no tiene franquicia, si no contrata ninguna cobertura adicional, deberá realizar un depósito de 600.00 € que serán bloqueados en su tarjeta de crédito.

  • El tercer consejo es disponer de una tarjeta de crédito con saldo suficiente para atender el “depósito” de dinero requerido por la misma para tu alquiler concreto (el importe dependerá de tu edad, carné, tipo de coche, duración del contrato, etc.). Si no tienes saldo en tu tarjeta te pedirán otra tarjeta (recuerda que no podrá ser de débito, ya que las compañías sólo aceptan las que tienen crédito) y si no tienes ninguna, te quedarás plantado y ¡¡¡sin coche!!!
  • El cuarto consejo es comparar precios en las webs de comparación de alquileres de coches (Rentalcars.com, Rastreator, Happycar, etc.). Hay una web bastante buena si lo que quieres es que se te apliquen precios de forma transparente y se llama Mytripcar.
  • Ojo con la política de combustible. La práctica (abusiva) más común de las compañías de alquiler es la de tener que adelantar el pago del depósito de combustible lleno al recogerlo en el aeropuerto, aunque en las páginas web nunca se dice nada al respecto ni se publicita en el precio final que el usuario ve online. Además algunas compañías como Goldcar incluyen dentro del pago adelantado del combustible una comisión por gestión que no se anuncia en el momento de la reserva (pagas en total mucho más de lo que el depósito de gasolina de tu coche admite, a precios de mercado).

De la misma manera, las tarifas más baratas de alquiler tienen la obligación encubierta de devolver el coche con el depósito lleno, como se supone que te lo entregan. Si eres perezos@ y no lo haces, tomarán tu tarjeta “rehén” y te harán un buen roto a modo de penalización. Mucho más del coste de la gasolina faltante en el depósito del coche entregado.

  • El sexto consejo que te doy es contratar el alquiler por períodos completos de 24 horas ya que entregarlo una hora más tarde significará pagar un día más, aunque solo te pases una hora respecto de la hora de recogida original del coche.
  • Y otro consejo más, el séptimo, es entregar el coche en la misma oficina donde hiciste la recogida. El precio final ofrecido en la página web de las empresas de alquiler de coche no se ajusta al precio real del servicio si se devuelve el coche en otra sucursal distinta de la de recogida o fuera del horario de oficina.

En estos dos casos muchas compañías omiten incluir el cargo extra, dando lugar a una posible práctica comercial desleal engañosa, tipificado como tal por los artículos 4.1. y 7 de la Ley 3/1991, de 10 de enero, de Competencia Desleal, por omisión de la obligación de información.

  • Ojo con no tener edad o antigüedad suficiente en el carné de conducir, o en usar el coche en caminos no autorizados (por ejemplo, para ir a una playa por un camino) o con embarcar en un ferry el coche, etc. Por ejemplo, Goldcar te obliga a tener más de 21 años y hasta los 25 te cobra un suplemento diario. También te obliga a tener un mínimo de un año con el carné. Por tanto, lee y pregunta cualquier duda ya que si tienes un percance en estas condiciones podrás no estar cubierto por el contrato o el seguro y pagará tu tarjeta de crédito.
  • Por último, ojo con tu conducción a la hora de pasar por peajes (de los que te cobran vía la matrícula y tienes tú que pagar hasta 24 horas después online), si tienes cualquier siniestro, o con las multas de tráfico y multas de aparcamiento por infracciones en las que puedas incurrir durante el alquiler. Además de pagarlas con tu tarjeta (a posteriori), la empresa de alquiler te cobrará una comisión por la gestión de las mismas (incluso para darte ayuda en carretera).

En definitiva, que si alquilas un coche, usa la cabeza, compara bien los precios con el seguro a todo riesgo incluido y luego lee bien el contrato. Sólo así podrás tener algo más de tranquilidad, aunque no mucha, a tenor de las malas prácticas de las compañías a las que la Comisión Europea, tímidamente, empieza a meter en vereda.

Goldcar como caso ejemplar de malas prácticas

Si quieres leer un ejemplo de malas prácticas, tan solo tienes que dirigirte a los más de 100 comentarios de usuarios “escaldados” con la compañía, de este post que escribí en mi blog de comercio electrónico.

Compartenos!

Juan del Real Martín

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en un montón de sitios y me gusta leer y montar en moto. Tras trabajar ocho años en la más grande de las asociaciones de consumidores de nuestro país, decidí montar y financiar de mi bolsillo Consumoteca.com en 2009 para ayudar a conseguir gente más informada a la que no timen las empresas. Consumoteca, con cuatro mil contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad y quiero contribuir con mis conocimientos tanto en derecho del consumo como en Internet, diseño y usabilidad web a una sociedad más informada y a que las empresas nos respeten más como consumidores y usuarios. Lo que me gusta de este proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com