Una zaragozana es indemnizada doblemente por las lesiones corporales sufridas al caerse dentro de un autobús urbano

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo acaba de dar a conocer la Sentencia 627/2011, de 19 de septiembre de 2011 en la que reconoce que es compatible en caso de lesiones corporales en un medio de transporte público sujeto al Seguro Obligatorio de Viajeros (SOV), ser indemnizado con cargo al seguro obligatorio de viajeros y con cargo al seguro obligatorio de responsabilidad civil en materia de tráfico.

Una usuaria de autbús de Zaragoza sufrió lesiones (periartritis escapoulo humeral) el pasado 9 de mayo de 2003 cuando, tras un fuerte frenazo del autobús urbano en el que viajaba, cayó al suelo en el interior del vehículo. Consecuencia de estas lesiones, se le dio el alta definitiva en el día 9 de febrero de 2004, 276 días más tarde.

La usuaria demandó a la empresa propietaria del vehículo y a su aseguradora en reclamación de la correspondiente indemnización, tanto con cargo al seguro de responsabilidad civil del vehículo, como con cargo al de viajeros. Además exigió el pago de intereses del art. 20 de la Ley del Contrato de Seguros respecto de la compañía de seguros y costas procesales. 

Desde el principio, las entidades demandadas (empresa de transporte público y su aseguradora) se opusieron a la duplicidad de indemnizaciones, negando su responsabilidad (decían que fue un accidente) y mucho menos el importe de las indemnizaciones exigidas por la usuaria.

En primera instancia, el Juzgado estimó parcialmente la demanda y consideró que las indemnizaciones fundadas en responsabilidad contractual (seguro de viajeros) y extracontractual (seguro obligatorio de responsabilidad civil) eran compatibles. Fijó las mismas en 26.968,72 euros.

RELACIONADO  Cómo reclamar en caso de accidente en un transporte público colectivo

En la siguiente instancia, la Audiencia Provincial estimó en parte los recursos de la usuaria y de la compañía de seguros con el resultado de rebajar la indemnización, al deber calcularse con arreglo al régimen vigente cuando ocurrieron los hechos determinantes de la responsabilidad.

La usuaria recurrió al Tribunal Supremo en casación alegando que:

 Según el Real Decreto 1575/1989, de 22 de diciembre, aún vigente, “el Seguro Obligatorio de Viajeros constituye una modalidad del Seguro Privado de Accidentes individuales, compatible con cualquier otro seguro concertado por el viajero o a él referente”, de forma que, “el Seguro Obligatorio de Viajeros no libera a las Empresas transportistas, a los conductores de los vehículos, o a terceros de la responsabilidad civil en que, dolosa o culposamente, pudieran incurrir por razón del transporte de personas, ni las prestaciones satisfechas por razón de dicho Seguro reducen el importe de la expresada responsabilidad”.

 A diferencia del SOV, el seguro de responsabilidad civil tiene por objeto de cobertura el riesgo de nacimiento a cargo del conductor y del propietario del vehículo, de la responsabilidad civil frente a terceros, esto es, con ocasión de un hecho de la circulación, de índole objetiva en el caso de los daños a personas, y claramente subjetiva cuando de daños materiales se trate – los cuales, sí cubre, pero están excluidos en el SOV-. Como seguro de daños y no de personas, el interés protegido es el del responsable del daño, en cuanto que lo que se asegura no es la posibilidad del accidente de terceros sino la deuda de responsabilidad que se verá obligado a asumir el asegurado responsable, es decir y en suma, su patrimonio.

RELACIONADO  Cómo cancelar un vuelo de Iberia

En atención a esa distinta naturaleza, y a la expresa compatibilidad de las dos modalidades de seguros han sido varias las Audiencias Provinciales que han venido considerando que esa compatibilidad ha de tener su reflejo en la posibilidad de reclamar una indemnización independiente con cargo a cada uno de ellos. Se ha dicho al respecto que no hay duplicidad en la indemnización sino distinto riesgo e interés resarcible.

Fuente: Iustel

¿Tienes coche? Lee esto

Consumoteca te presenta la guía definitiva para la compra o reparación de tu coche con garantías

Este libro repasa y soluciona 53 situaciones problemáticas cuando compras un coche nuevo, un coche de ocasión a un particular o un compraventa y cuando lo llevas a reparar a un taller. 225 páginas para que puedas decir ¡Jo, qué coche! Disponible en Amazon pastas blandas o Kindle.

  • 225 páginas
  • 53 casos reales de tribunales
  • Pastas blandas / Kindle

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género.Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo.En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close