Qué energía es mejor para la producción de agua caliente sanitaria

Qué energía es mejor para la producción de agua caliente sanitaria
Ducha bañera

Agua caliente sanitaria

El agua caliente sanitaria (abreviado lo verás como ACS), es el agua potable de que disponemos en nuestros hogares y oficinas y que calentamos para nuestra higiene personal, limpieza del hogar, cocina, etc.

El agua caliente sanitaria puede obtenerse por calderas o calentadores que se emplean para calentar el agua mediantes distintos tipos de energía: electricidad, gasóleo, gas natural, gas butano, etc. Aunque cada vez es más común obtener el agua caliente sanitaria a partir de la energía solar térmica.

Sistemas de producción de agua caliente sanitaria

La generación de agua caliente sanitaria es, después de la calefacción, el segundo consumidor de energía de nuestros hogares. Un tercio de la energía consumida en una casa se emplea para calentar agua.

Hay varios sistemas para producir agua caliente sanitaria (producción instantánea del calentador, acumulación con caldera y el sistema mixto), que pueden funcionar con gas, electricidad o energía solar térmica.

¿Cuál es la mejor energía de las tres? Veamos algunos pros y contras de cada fuente energética.

Agua caliente sanitaria por gas

Existen dos tipos de calentadores de gas según el sistema de evacuación de humos:

a) De circuito abierto: Toman el aire del lugar donde están instalados y expulsan los gases de la combustión al exterior a través de un conducto, individual o colectivo.

Se deben instalar en galerías, terrazas, en recintos o locales exclusivos para estos aparatos, o en otros locales de uso restringido (lavaderos, garajes individuales, etc.).

Pueden ser: atmosféricos o de tiro natural, los productos de la combustión salen de modo natural por el conducto, o de tiro forzado, llevan instalado un ventilador que expulsa al exterior los productos de la combustión.

b) De circuito estanco: Con un único conducto de tubos concéntricos (el aire entra por el conducto exterior y se expulsa por el interior, con la ayuda de un ventilador). Garantizan una correcta combustión y evacuación de humos por lo que pueden ser instalados en baños, aseos, dormitorios, etc.

Ventajas del gas

El gas natural es el combustible más barato para calentar agua, seguido del gas propano o GLP. Existen además opciones para ahorrar energía:

-Caldera mixta de gas para calefacción y agua caliente sanitaria, con un único depósito en vez de dos independientes. Estas calderas pueden calentar el agua instantáneamente o por acumulación. Incorporan dos circuitos de agua separados: uno de calefacción y otro de ACS, teniendo prioridad este último. La factura de gas será inferior que si instalas los equipos de calefacción y ACS por separado.

-Caldera de baja temperatura, funciona con gasoil y ahorra un 20% de energía respecto a las convencionales al calentar el agua con gran rendimiento.

Caldera de condensación, funciona con gas y ahorra un 40% de energía respecto a las convencionales al enfriar los humos de salida hasta condensarlos.

Desventajas del gas

La principal desventaja del agua caliente sanitaria por gas natural es que la instalación y el mantenimiento de caldera e instalación deben realizarlos personal autorizado.

Agua caliente sanitaria por electricidad

En general, los sistemas eléctricos para la producción y acumulación de agua caliente sanitaria no son recomendables por su alto consumo energético. Pero sí son adecuados para casos en que no se pueda instalar un sistema centralizado de agua caliente sanitaria.

Por ejemplo, en baños y aseos, en comercios y tiendas, en bares y cafeterías, en aseos de estaciones de servicio, etc.

Ventajas de la electricidad

Un termo eléctrico es muy sencillo de instalar. Además es un sistema seguro que no precisa salida de humos ni rejillas de aireación porque no hay combustión. Y siempre está disponible, no requiere aprovisionarse de combustible.

Desventajas

El alto consumo energético y suministro limitado a la capacidad del termo eléctrico.

Agua caliente sanitaria solar

Desde la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación en septiembre de 2006, es obligatorio que en todo edificio nuevo que se construya o se rehabilite se instalen captadores solares térmicos para producir agua caliente sanitaria. Y ello en cumplimiento del Protocolo de Kioto (así se reduce el consumo de energía fósil y la emisión de gases de efecto invernadero con lo que se ayuda a conservar el medio ambiente).

La producción exigida depende del tamaño del edificio, de la situación geográfica en España y del tipo de combustible que se vaya a sustituir.

Ventajas de la energía solar

-Es una fuente de energía renovable y ecológica.

-Supone un ahorro en la factura de luz y de gas, de entre el 50 y el 80%, según datos del IDAE.

Desventajas

La inversión inicial es cara, pero se amortiza en pocos años. Además, estas instalaciones requieren un mantenimiento mínimo por personal cualificado para mantenerlas en buenas condiciones y lograr que tengan una vida útil larga (entre 25 y 30 años es la media).

En todo caso, los equipos que funcionan con energía solar necesitan un apoyo de sistemas convencionales de producción de agua caliente (caldera auxiliar de gas o gasóleo, etc.), para cuando el Sol no cubra la demanda de agua caliente.

Tipos de sistemas de agua caliente sanitaria

Existen distintos métodos de producción de ACS, en función de la fuente calorífica (gas, electricidad o energía solar térmica) y del sistema que se utilice (de producción instantánea, de acumulación o mixto) pudiendo ser, además, centralizado para una comunidad de vecinos o individual para cada hogar.

En la actualidad, los sistemas más utilizados son los equipos instantáneos o de acumulación a gas, por el precio moderado de este combustible, y los calentadores eléctricos individuales por su facilidad de instalación. Los sistemas centralizados son más eficientes que los individuales, no obstante, su instalación es más compleja (requieren una sala de calderas o instalación de placas solares, circuitos, una regulación de temperaturas para evitar la aparición de la bacteria culpable de la legionella, etc.).

Todos los sistemas domésticos cuentan con elementos comunes:

-una acometida de agua fría,
-un generador de calor (calentador o caldera),
-una red de suministro (tuberías por donde el agua calentada se dirige a los elementos terminales),
-elementos terminales (grifos, duchas, válvulas mezcladoras, etc.),
-un circuito de retorno (tuberías por donde el agua distribuida en la red de suministro que no se ha utilizado regresa al acumulador),
-y un sistema regulador o de control (termostato).

Sistema instantáneos. Los calentadores de agua

El calentador es el sistema más apropiado de agua caliente sanitaria en viviendas donde habitan pocas personas o donde se hace un uso puntual del agua caliente.

Hay dos tipos de calentadores, los eléctricos (termos eléctricos) y los de gas (calderas de gas). Los calentadores eléctricos están equipados con resistencias y los de gas encienden una llama que calienta un intercambiador de calor por donde circula el agua.

Ventajas de los calentadores de agua

Calientan el agua en el momento en que se necesita, adaptándose al consumo real. Se ahorra energía porque funcionan de manera puntual. Y ocupan poco espacio.

Desventajas de los calentadores de agua

Se genera una cantidad limitada de caudal que puede no ser suficiente si se demanda agua caliente en varios puntos a la vez por lo que no es apto para grandes demandas. El encendido y apagado constante aumenta el consumo energético y el deterioro del calentador.

Sistemas acumuladores. Las calderas

Un sistema acumulador calienta agua y la acumula en un gran depósito a lo largo del día para su consumo cuando se necesite. Es apropiado para familias numerosas, cuando se hace un uso continuo a lo largo del día.

Ventajas de las calderas

Es un sistema más eficiente que el sistema de producción instantánea de ACS. Permiten acumular un gran caudal de agua (hay depósitos de hasta 500 litros) y suministrarla a distintos puntos simultáneamente.

Desventajas de las calderas

Si se mantienen conectadas se ahorra la energía del encendido y apagado, pero por lo general suponen un mayor gasto energético debido al funcionamiento continuo. Al agotarse el depósito hay que esperar a que toda el agua nueva alcance la temperatura adecuada. Ocupan más espacio.

Sistemas mixtos de caldera y acumulador

Producen y acumulan agua caliente a lo largo del día en un tanque acumulador aislado y cuenta además con un sistema de producción instantánea de refuerzo.

Ventajas: al ser de funcionamiento continuo es más eficiente.

Desventajas: es el sistema que más energía consume.

Eva María Martín

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com. Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.