Mantenimiento de piscinas en invierno

Mantenimiento de piscinas en invierno

Con la llegada del otoño, los propietarios de una piscina se tienen que preocupar de dejar hechos unos mínimos mantenimientos. En este post te explicamos qué cosas tener en cuenta cualquiera que sea tu piscina (de recreo, piscinas de arena, etc.). Un pequeño esfuerzo ahora te garantizará que cuando vuelva el calor, el agua esté preparada para una nueva temporada de baños.

Mantenimiento de piscinas en invierno

Los mantenimientos de las piscinas se pueden clasificar en dos tipos: a) las reparaciones de elementos de la piscina; b) la preparación del agua y limpieza de paredes y fondos para evitar la formación de algas para la siguiente temporada.

Reparaciones en piscinas

En el primer caso, el otoño puede ser un buen momento para resolver fugas en los circuitos de vaciado, llenado, o filtrado del agua de la depuradora al vaso y retorno. También se puede aprovechar para vaciar la piscina para limpiar el vaso integralmente y tal vez reparar una fuga de agua que nos viene haciendo un roto en el recibo del agua. O alicatar el vaso con bonito azulejo, incrustar focos de luz, etc.

En cuanto al mantenimiento preventivo, nos encontramos con distintos tipos de tratamientos.

Tratamientos para el agua de piscina

El principal doble tratamiento que se aplica a una piscina durante la temporada de verano es su limpieza y su desinfección.

 Para la limpieza de la superficie recurrimos a redes con las que recogemos insectos y hojas. Y gracias a la depuradora filtramos los insectos, hojas e impurezas que se depositan en el fondo del vaso y aspiramos con el limpiafondos.

 En cuanto a la pureza del agua, la finalidad es que mantenga la calidad para evitarnos problemas de salud por medio de infecciones. Mediante dosis de cloro y agentes químicos anti-algas prevenimos la formación de los indeseables microorganismos patógenos.

RELACIONADO  Seguridad e higiene en las piscinas navarras

Estos patógenos se forman por la exposición del agua del vaso a la intemperie, por los restos orgánicos de los usuarios (cabello, sudor, mucosas, aparato genitourinario…) y las cremas solares. Si le sumamos los rayos del sol, las algas y los hongos se pueden formar. Y ello aunque el agua del vaso sea transparente. Hablamos de la desinfección de las piscinas.

Hay distintas soluciones para lograr un agua más limpia y desinfectada. El más común es el cloro químico (líquido, en polvo o en pastillas de cloro). En los últimos años,  hay tratamientos con cloro que además cumplen una función bactericidas y alguicidas con lo cual, matamos dos pájaro de un tiro.

Parte del cloro se consume en combatir y destruir la formación de patógenos y el resto se libera en el aire (se conoce como “residual libre”). Las empresas de mantenimiento recomiendan mantener el nivel de desinfectante residual libre entre 1 y 2 ppm (partes por millón).

En cuanto al nivel de reposición de cloro, dependerá de varios factores como la temperatura exterior y exposición solar o el número de usuarios de la piscina. Por medio de reactivos se pueden medir los tres parámetros básicos a medir en el agua de una piscina: nivel de cloro en agua, pH y alcalinidad del agua. El pH óptimo para el agua de una piscina estará entre 7,2 y 7,4. En este rango de valores el cloro cumple su cometido con gran efectividad.

Al final del post te hablamos de una solución alternativa al cloro químico: el cambio del tratamiento del agua con cloro de una piscina mediante el tratamiento físico-químico de la cloración salina.

Tratamiento de fin de temporada

Para poder disfrutar de un agua en perfectas condiciones de una temporada a otra se somete al agua a un tratamiento de choque de cloro. Este consiste en añadirle al agua “invernadores”, que son tratamientos químicos que previene la formación de algas y mantienen el agua transparente. Además es aconsejable tapar toda la superficie de la piscina con una lona gruesa que evite el paso de los rayos de sol al interior. No olvides que es la combinación de luz solar y temperatura la que ayuda a la formación de algas.

El químico más habitual a aplicar al agua del vaso son los “invernadores” y el antialgas de larga duración. Los invernadores tienen una duración aproximada de entre 6 y 8 semanas y se deben echar en el agua en una proporción de cinco litros de invernador por cada 60 m3 de agua. Luego hay que cubrir la superficie de la piscina con una lona gruesa que no permita el paso de los rayos de sol al interior. No olvides que es la combinación de luz solar y temperatura la que ayuda a la formación de algas.

RELACIONADO  8 Ventajas de confeccionar un contrato de compraventa de inmueble que te evitarán un perjuicio en Argentina

Mantenimiento del vaso de la piscina

El vaso es el recipiente de hormigón que contiene el agua de baño. Conviene estar pendiente de posibles fugas de agua por grietas invisibles en el forjado. Además conviene evitar la formación de algas en el fondo y en las paredes del vaso para evitar que el agua de estropee y dé indicadores químicos anormales.

Mantenimiento de la depuradora

La depuradora es el elemento encargado de filtrar las impurezas del agua de la piscina. En su interior tiene filtros de arena de distinto grosor que se aseguran de retener hojas, insectos, cabellos, partículas diminutas etc. Estas se absorben por los skimmers (en la parte superior de la piscina) o en la abertura del fondo, o por medio del limpia-fondos.

Mantenimiento de la bomba de la depuradora

La bomba de la depuradora es la encargada de succionar el agua que se dirige a los filtros de arena de la depuradora. Su precio suele rondar los 300 a 500 euros. Suelen disponer de un filtro previo al de la depuradora, en el que queda depositada la suciedad más gruesa de la piscina. Mediante una tapadera transparente, podemos ver cómo de sucia está la cesta que retiene estas impurezas de gran calibre. Con el motor parado se puede abrir la escotilla para limpiar el contenido de su cesta filtradora.

Bomba de piscina Iris 1000 M 1CV 230V
Bomba de piscina Iris 1000 M 1CV 230V

 

Tratamiento con electrolisis salina

El principal problema del tratamiento de aguas de piscina con cloro es que es tóxico si se respira en grandes concentraciones, produce irritación en la piel y enrojecimiento de los ojos y un olor desagradable. Además la ropa de baño y el pelo se estropean y también cogen olor. Por ello, en los últimos años se ha puesto de moda la aplicación al agua del tratamiento con una máquina de electrolisis salina y sal común (unos 5 kilogramos por metro cúbico de agua).

RELACIONADO  Qué obligaciones tienen las empresas conservadoras de ascensores en España
Clorador salino de piscina Sel Clear 30 m3
Clorador salino de piscina Sel Clear 30 m3

 

La electrolisis es un tratamiento por medio de una célula instalada en el circuito de retorno del agua, que contiene unos electrodos que generan una corriente eléctrica ligera. Gracias a este tratamiento con electrodos se transforma la sal común en hipoclorito sódico, que es un potente desinfectante. La capacidad de producción de cloro está relacionada con el amperaje que pasa por la célula del electrolizador de sal (clorador salino). Mediante la electrolisis se sala el agua de la piscina en una proporción 9 veces inferior a la sal del mar.

Entre las ventajas del mantenimiento del agua de la piscina mediante electrolisis salina destacamos:

 No tienes que comprar cloro ya que lo generas gracias a la sal común. Es decir, se sustituye el cloro químico.

 No tienes que manipular el cloro.

 Las máquinas miden el nivel de cloro de tu piscina mediante una sonda y se ocupan de mantenerlo en todo momento.

 El agua se desinfecta ahorrándonos la irritación de la piel, y el picos de ojos.

 Es un tratamiento inodoro.

Entre los inconvenientes solo encontramos que hay que hacer una inversión inicial (entre 500 y 2000 euros) y que el agua tomará un ligero sabor salino (muy inferior al del agua marina).

¿Tienes coche? Lee esto

Consumoteca te presenta la guía definitiva para la compra o reparación de tu coche con garantías

Este libro repasa y soluciona 53 situaciones problemáticas cuando compras un coche nuevo, un coche de ocasión a un particular o un compraventa y cuando lo llevas a reparar a un taller. 225 páginas para que puedas decir ¡Jo, qué coche! Disponible en Amazon pastas blandas o Kindle.

  • 225 páginas
  • 53 casos reales de tribunales
  • Pastas blandas / Kindle

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 4300 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close