Las pistolas de paintball no son juguetes

Las pistolas de paintball no son juguetes

Lo ha dicho el Tribunal Supremo (TS) esta semana en una esperada sentencia: las pistolas de paintball no pueden ser consideradas como juguetes y a todos los efectos se equiparan con las armas de aire comprimido, a las que se les aplica el Reglamento de Armas de 1993*, bajo la supervisión del Ministerio del Interior.

Esta sentencia es importante porque a la hora de comprar una pistola de paintball (sigue sin haber limitaciones para su comercio, circulación o uso), habrá primero que pedir una tarjeta de armas (ojo, no una licencia de armas) en tu ayuntamiento, expedida por el alcalde y con una validez limitada solo al término municipal (si se va a utilizar la pistola en otros municipios habrá que obtener la tarjeta de armas de esos municipios).

Por tanto, a estas pistolas de paintball, se vendan por donde se vendan, ya no les será de aplicación la normativa europea sobre seguridad de los juguetesque garantiza la libre circulación de los juguetes por Europa (aunque los juguetes deben cumplir una serie de requisitos “esenciales” de seguridad) antes de ponerse a la venta en la UE. Por su parte, las armas de fuego o de aire comprimido (donde pasan a incluirse las pistolas de paintball) dependerán de las normas que defina el Ministerio del Interior de cada estado miembro de la Unión y se consideran ahora “armas reglamentadas” de la categoría cuarta del Reglamento de Armas (por sus características, grado de peligrosidad y destino o utilización).

RELACIONADO  Cómo se pide una tarjeta de armas al ayuntamiento

Por qué esta Sentencia

El 3 de diciembre de 2014, la Audiencia Nacional emitió una sentencia que revocó una orden del Ministerio del Interior de 2012 relativa al régimen aplicable a las armas utilizables en actividades lúdico-deportivas de ‘airsoft‘ y ‘paintball’ que son automáticas, de resorte o muelle.

La sentencia establecía que el Ministerio del Interior se había extralimitado al definir un nuevo tipo de arma sin estar habilitado para ello, un criterio que no compartió el Tribunal Supremo. El abogado del Estado recurrió dando lugar a la actual Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, que establece que el carácter lúdico deportivo de las armas o su carácter de imitaciones de armas de fuego reales no es un obstáculo para que sean comprendidas en el ámbito del Reglamento de Armas.

Qué es un juguete

Un juguete es cualquier bien susceptible de ser utilizado por un niño para jugar sin que pueda representar un peligro para su seguridad o salud. La normativa europea de seguridad de los juguetes define un juguete como ”cualquier producto o material diseñado o con la clara intención de ser usado para jugar por niños menos de 14 años”.

Esta normativa es exigente y gira en torno a la auto-regulación de las empresas jugueteras o importadoras, que deben garantizar que cumplen con los criterios de seguridad (accionamiento mecánico, inflamabilidad, toxicidad, radiactividad, propiedades eléctricas etc.) que marcan las entidades de normalización (UNE) y obligan a etiquetar los juguetes. A cambio, pueden imprimir una etiqueta con la marca CE en sus juguetes.

mono antiguo

Qué es un arma (y por tanto no es un juguete)

La normativa europea que regula los juguetes, además de entender un juguete como un artículo destinado a que lo utilicen para jugar los menores de 14 años, define una lista de 21 artículos que no deben ser considerados juguetes. Y entre estos 21 artículos, están las “armas de aire comprimido”, las “hondas y tirachinas”, los juegos de dardos con puntas metálicas o las imitaciones fieles de armas de fuego reales.

RELACIONADO  Cómo se pide una tarjeta de armas al ayuntamiento

El artículo 2 del Real decreto 137/1993 por el que se aprueba el Reglamento de Armas define un arma de fuego como toda arma portátil que tenga cañón y que lance, esté concebida para lanzar o pueda transformarse fácilmente para lanzar un perdigón, bala o proyectil por la acción de un combustible propulsor. A estos efectos, se considerará que un objeto es susceptible de transformarse para lanzar un perdigón, bala o proyectil por la acción de un combustible propulsor cuando tenga la apariencia de un arma de fuego y debido a su construcción o al material con el que está fabricada, pueda transformarse de este modo. Por su parte, las armas de aire (u otro gas comprimido) legalmente son armas que utilizan como fuerza impulsora del proyectil la originada por la expansión de un gas comprimido.

Con la sentencia del Tribunal Supremo, al incluir a las pistolas de paintball dentro de las armas de aire comprimido, del Reglamento de Armas, su adquisición, tenencia y uso pueden ser autorizados o permitidos y teniendo en cuenta sus características, grado de peligrosidad y destino o utilización, requieren una tarjeta de armas, equiparándose a las carabinas y pistolas, de tiro semiautomático y de repetición y a los revólveres de doble acción, accionados por aire u otro gas comprimido no asimilados a escopetas, carabinas y pistolas, de ánima lisa o rayada, y de un solo tiro, y revólveres de acción simple, accionadas por aire u otro gas comprimido no asimiladas a escopetas.

Equipacion paintball

Cómo se regulan las armas en España

Según la Ley Orgánica 1/1992, de 21 de febrero, de Protección de la Seguridad Ciudadana, la Administración del Estado establecerá los requisitos y condiciones de la fabricación, comercio, tenencia y uso de armas, facultando al Gobierno dichos preceptos, así como la disposición final cuarta, para reglamentar la materia y establecer las medidas de control necesarias y atribuyendo al Ministro del Interior el ejercicio de las competencias en la materia.

RELACIONADO  Cómo se pide una tarjeta de armas al ayuntamiento

La principal normativa de armas vigente es el Reglamento de Armas de 1993 aprobado por el Real decreto 137/1993.

* Real Decreto 137/1993, de 29 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de Armas.

¿Tienes coche? Lee esto

Consumoteca te presenta la guía definitiva para la compra o reparación de tu coche con garantías

Este libro repasa y soluciona 53 situaciones problemáticas cuando compras un coche nuevo, un coche de ocasión a un particular o un compraventa y cuando lo llevas a reparar a un taller. 225 páginas para que puedas decir ¡Jo, qué coche! Disponible en Amazon pastas blandas o Kindle.

  • 225 páginas
  • 53 casos reales de tribunales
  • Pastas blandas / Kindle

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 4300 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close