Bicicletas: guía de ayuda a la compra y consejos de uso

Bicicletas: guía de ayuda a la compra y consejos de uso

Bicicletas

La bicicleta es un vehículo de dos ruedas, generalmente del mismo tamaño y dispuestas en línea, que sirve para el transporte de personas y cosas, por medio de la fuerza que se ejerce sobre sus pedales, la cual se transmite al piñón de la rueda trasera a través de una cadena de eslabones planos, produciéndose el movimiento.

Las bicicletas son bienes que cada vez están más presentes en nuestras vidas, ya sea para acercarnos al trabajo, o para el fin de semana. La bici es un medio de transporte sano, ecológico, sostenible y muy económico, tanto para trasladarse por ciudad como por zonas rurales. Su uso está generalizado en casi toda Europa, siendo en países como Holanda, Suiza, Alemania, algunas zonas de Polonia y los países escandinavos uno de los principales medios de transporte. En Asia, especialmente en China y la India, es el principal medio de transporte.

Aparte de las ruedas, la bicicleta cuenta con un cuadro, una horquilla, un manillar un sillín y una serie de componentes. Si eres de los que no se conforma con la bicicleta de primer precio de cualquier cadena especializada, pero tampoco quieres dejarte dos nóminas en el último grito, te interesa leer estos consejos para la compra de tu bicicleta.

Valora tus posibilidades como ciclista

Antes de mirar, conócete a ti mismo, tus posibilidades físicas, tu tiempo libre disponible para la bici, tu modalidad de ciclismo y tu presupuesto. Cuando lo tengas claro es el momento de empezar a buscar.

Dónde comprar

Si quieres una bici sencilla de primer precio puedes recurrir a grandes superficies (Carrefour, Alcampo, Eroski, etc.), centros comerciales (El Corte Inglés), tu tienda de confianza de la esquina o a category killers como Decathlon o Mammoth Bikes.

Si compras por internet

Recuerda que si compras por Internet dispones de 7 días para pensártelo si decides devolver la bicicleta una vez recibida (derecho de desistimiento).

No obstante, ten en cuenta que si tu bicicleta es por encargo o personalizada (composición de diversos componentes, cuadro, sillín, etc., a medida) no procede el derecho de desistimiento.

Elige ante todo un buen cuadro

El cuadro es la parte más importante de una bici, y la que prácticamente seguro no cambiarás nunca. Los componentes siempre los podrás ir mejorando. Pero lo bueno es tener una buena base donde ir mejorando los componentes.

El cuadro es una de las partes más importantes de la bicicleta ya que sus componentes (frenos, pedales, cambio, etc.) se pueden sustituir después.

El cuadro le da a la bicicleta la rigidez necesaria para absorber los baches y cargas a las que el ciclista se enfrenta, y a él se anclan las suspensiones, el bastidor, y los principales componentes de la bicicleta.

Los materiales del cuadro pueden ser de metales refinados a partir de minerales: acero, aluminio, titanio, magnesio o escandio) o de materiales compuestos de fibras estructurales combinadas, unidos mediante una cola o cohesivo plástico (carbono, vidrio, aramida, espectra)

Materiales

En la actualidad está muy de moda la fibra de carbono para los materiales de una bicicleta. La gran ventaja de este material radica en el peso.

Todo depende del uso que le des a la bici y de tus posibilidades. Las bicis con cuadro de carbono suelen ser caras. Mi consejo para comprar una bici de gama media es el cuadro de aluminio.

Valora si bicicleta rígida o con doble suspensión

Una bici con doble suspensión aporta una mayor comodidad que una bici rígida.

En una rígida tu cuerpo absorberá todas las irregularidades que te transmita la rueda trasera, así que si eres madurito y/o la espalda no la tienes para muchos trotes, opta por una bicicleta con suspensión trasera.

La suspensión trasera te permite bajar más rápido y con mayor seguridad, aunque las bicicletas con suspensión doble son más pesadas (el propio cuadro tiene más material) y además son más caras.

Pedales automáticos o convencionales

Te recomiendo comprar tu bicicleta con pedales automáticos. Con ellos llevas el pie en su correcta posición y el esfuerzo se carga y distribuye uniformemente en los músculos de tus piernas.

Frenos de disco o convencionales

Los frenos de disco frenan más y mejor y frenan en cualquier condición. Ahora bien, son más caros, más pesados y su mantenimiento y ajuste más complicado y más caro que los convencionales.

Neumáticos con cámara o tubeless

Es indiscutible que pinchas mucho menos con neumáticos tubeless (además es imposible pinchar por pellizco de la cámara y los poros pequeños quedan taponados por el líquido anti-pinchazos que se pone en el interior.

Inconvenientes de los tubeless: son más caros y más difíciles de montar. Además tienes que ir renovando el líquido antipinchazos interior.

Sal protegido del frío, la lluvia, el calor y de ¡las caídas!

Además de resfriados, conocemos mucho ciclista con lesiones de pies, rodillas, y alguna que otra clavícula “a la virulé” (tecla de piano por rotura de ligamentos).

Raúl

Experto en informática y amante de las motos, la bicicleta y la caza

Esta entrada tiene 0 comentarios

  1. Juan

    Me basta con una rockster de Decathlon básica Hace tres o cuatro veranos me compré la bici de montaña más elemental de Decathlon por 100 euros. Me costó la funda casi más que la bici. Salidas tranquilas campestres sin ningun problema, alguna torta aparte. Pesa menos que algunas bicis con mucha suspensión y demás.

    La cadena y transmisión bastante malas, cuando subes cuestas y mas necesitas hace fuerza pega un salto la cadena, pero ya la conozco y me aguanto…

    Me encantan las rockster de color negro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.