La importancia de tener un taller de confianza

La importancia de tener un taller de confianza
Motor de coche BMW (Erik McLean Unsplash)

Una de las cosas que aprendes con los años como consumidor es que para el día a día puedes elegir entre diferentes alternativas. Pero para ciertos servicios más o menos recurrentes como el mantenimiento del coche, hay que tirar de un taller de confianza como este taller en Madrid y Toledo.

No lo hagas tú mismo

Desde que nos llegó la moda de Europa, el hazlo tú mismo (DIY de los ingleses) se ha puesto de moda y nos ha ahorrado a los españoles mucho dinero. Comprar madera y material de bricolaje para fabricarte un mueble, reparar tu persiana o una cisterna que gotea está muy bien. Hay todo un premio en el resolverlo por ti mismo: superación personal y ahorro de dinero.

Pero el DIY en el mundo del automóvil complica las cosas en varios sentidos. Por una parte, encontrar la pieza de repuesto exacta es difícil. Por otro, el lugar donde realizar la reparación (salvo que sea un cambio de una lámpara y poco más) no se debería hacer en espacios públicos (la calle), ni tampoco comunitarios (el garaje de tu comunidad de vecinos). Por último, ciertos mantenimientos como un cambio de aceite tienen un gran impacto ambiental y la ley exige el tratamiento del residuo así como la contribución a un sistema integrado de gestión de ese residuo. Cosa que tú no puedes gestionar desde el garaje de tu casa.

Por tanto, para ciertas reparaciones y mantenimientos, por muy manitas que te creas, lo mejor es confiar en un taller serio y profesional, un taller de confianza.

¿Cómo dar con ese taller? Te damos algunas pistas.

Cómo elegir taller

Elige al especialista

Lo primero de todo antes de ponerse a buscar taller, es entender que no todos los talleres hacen de todo. Salvo las marcas muy generalistas de mecánica rápida que hacen mantenimientos sencillos (cambio de neumáticos, de aceite, de pastillas de frenos, etc.), los talleres suelen especializarse.

Conociendo la necesidad de tu coche (caja de cambio, embrague, chapa y pintura, inyección, batería, etc.) infórmate antes sobre la especialidad del taller que vayas a elegir.

La placa distintivo de los talleres, precisamente informa de su especialidad mediante una serie de símbolos. Así tendrás talleres mecánicos, de electricidad, de carrocería o de pintura.

Placa distintivo de un taller
Placa distintivo de un taller

 

Por ejemplo, talleres Yepes anuncia en su web que su especialidad es el cambio manual y automático, además de la suspensión neumática, inyección y la reparación de motores.

Talleres Yepes
Talleres Yepes

 

Por tanto, si necesitas pintar tu coche o cambiar los amortiguadores, tal vez no sea tu mejor opción este taller. Pero sí, si tienes un problema con el cambio automático.

Pide referencias

El siguiente paso sería pedir información a conocidos sobre el taller concreto que hayas visto o sobre el que ellos conozcan. Gracias a Internet, hoy en día es difícil librarse de una mala valoración en los sitios web de opiniones o en el mismo Google, si no eres bueno.

Los usuarios tendemos a valorar las malas experiencias y no tanto las buenas, así que, echar un vistazo a las opiniones del taller es un buen paso previo. Seguro que te dará el empujón final que necesitas para llevar (o no llevar) tu coche a ese lugar.

Infórmate de los precios

La mejor forma de evitarse sorpresas es consultar los precios de la mano de obra del taller, y pedir un presupuesto previo.

El presupuesto es el mejor aliado del consumidor cuando lleva el coche a reparar. Es un documento básico para el consumidor que compromete y vincula al profesional.

Ahora bien, también es bueno entender que a veces, si la valoración de la reparación es compleja y requiere tiempo, el taller, legalmente, nos puede cobrar por hacernos dicho presupuesto.

Nuestro consejo en caso de averías importantes pedir el presupuesto previo antes de lanzarse a renunciar a su elaboración con la presión de volver a disponer de un coche cuando antes, porque lo necesito. Y conocer el coste de ese presupuesto en caso de que nos echemos para atrás.

Pide factura y conoce la garantía

Finalmente, el taller de confianza te debe dar una factura detallada de todas las piezas y tareas realizadas así como de las horas de mano de obra dedicadas a cada tarea.

Y que sepas que por ley, la garantía de esa reparación es de 3 meses o 2000 kilómetros recorridos, lo que primero llegue.

Qué hace un taller de confianza

Lo primero que hace es conocer a su cliente y respetar la normativa sobre talleres. Y con ella en mano, cumplir con los requisitos de información previa, presupuestado correcto, facturas y garantías de la reparación bien explicadas, etc.

Pero además, un buen taller será de tu confianza si:

  • Les llamas para hacer una revisión de tu coche y te conocen, te llaman por tu nombre y conocen ya el historial de tu coche porque lo han tratado antes. Y te proponen las cosas que de verdad haya que hacerle al coche sin intentar colarte nada extra, basándose en tu candidez como mecánico.
  • Les llamas porque tienes un tema menor (p.ej. una lámpara fundida antes de pasar la ITV) y te cogen el coche sin ponerte pegas (“Traémelo esta tarde y lo vemos”) y seguramente sin cobrarte nada.

  • Les llamas porque te has quedado sin batería y en vez de venderte una batería de coche nueva, prueban a salvar la actual con su cargador de baterías.
  • Cuando entra el coche en la zona de taller, protegen el volante y el asiento con film protector para que no se manchen.
  • Cuando el coche está preparado te avisan por SMS al móvil para que no tengas que estar pendiente tú de si tienes o no coche mañana.

  • Cuando te lo entregan te ofrecen las piezas sustituidas por si te hace ilusión quedártelas (es lo que manda la normativa).
  • Cuando te ponen neumáticos nuevos te dicen que los primeros km vayas con cuidado porque el revestimiento de cera especial que llevan de fábrica es deslizante.
  • Te explican, línea a línea el detalle de tu factura, y te dejan preguntarles las dudas que te puedan surgir en cada una.

Normativa de talleres

La normativa de talleres estatal, aún vigente a pesar de haber llovido bastante desde entonces es:

La normativa estatal de talleres de reparación data de 1986 pero desde finales de 2009 se le vienen planteando mejoras y actualizaciones:

  • Decreto 455/2010, de 16 de abril, por el que se modifica el Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes (ver online).
  • Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regulan la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes (ver online).

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.