Prevención de riesgos en el sector de la construcción

Prevención de riesgos en el sector de la construcción
Construcción obras trabajadores (Shivendu Shukla Unsplash)

El sector de la construcción acostumbra a emplear en España a entre 1 y casi 3 millones de trabajadores según atravesemos épocas de crisis o de bonanza económicas. La mayoría de estos trabajadores lo son a pie de obra y su exposición a riesgos laborales ha ido disminuyendo paulatinamente, gracias a normativas más exigentes, a la concienciación de empresarios y trabajadores y, al buen hacer de las empresas de prevención de riesgos en la construcción.

Importancia de la construcción

El sector de la construcción ha sido determinante para la creación de empleo desde los años 1990. El acceso a una primera vivienda y, en muchos casos, la compra de una segunda vivienda, permitió generar en los años 2000 unos 110.000 millones de euros anuales. Esto supuso entonces superar el 10% del PIB del país.

Con la crisis de 2008-2014 el sector ha sufrido una caída en su actividad de casi la mitad. En 2018, ya recuperados de la crisis de las subprime, estaban ocupadas en la construcción unos 1,5 millones de personas, aportando unos 71.000 millones de euros al PIB (un 6 % redondeando al alza), según datos del INE.

De estos trabajadores, la gran mayoría de puestos de trabajo a pie de obra las ocupan hombres (90 %) frente al restante 10% que suele coincidir con tareas administrativas relacionadas con la construcción, son mujeres.

Otro rasgo importante a señalar de este sector es el elevado recurso a la subcontratación de proyectos a empresas terceras (subcontratistas) de tamaño pequeño o mediano, y en condiciones de exigencia elevadas por precios muy ajustados.

Este fenómeno de la subcontratación genera no pocos riesgos sobre los trabajadores, muchos recién llegados al sector, a los que apenas se les han dado normas de seguridad y prevención antes de ponerse a trabajar a pie de obra.

Hablamos de accidentes laborales que generan incapacidades de todo tipo, y desgraciadamente de 83 muertes en el período enero-septiembre de 2019. Cualquier muerte es un fracaso de las normas y cuidados para la protección del trabajador. De ahí la importancia de la prevención de riesgos laborales.

Tercer sector más accidentado

Este sector fue el tercero más accidentado de los 12 que forman parte de las estadísticas del Ministerio de Trabajo y Economía Social (antes MITRAMISS). En el período enero a septiembre de 2019 se notificaron a través del sistema Delta de accidentes laborales, 411.809 accidentes en jornada de trabajo (sin tener en cuenta el desplazamiento in itinere). Y se repartieron así por sector de actividad, de mayor a menor:

  • Industria manufacturera: 77.198 accidentes
  • Comercio mayorista y minoristas. Talleres de reparación: 54.788
  • Construcción: 54.106 accidentes
  • Hostelería: 40.029
  • Actividades sanitarias y de servicios sociales: 30.263
  • Transporte y almacenamiento: 29.759
  • etc.

Principales riesgos y su prevención

Los principales riesgos varían en función de la tarea realizada dentro del sector.

Así tenemos albañiles, encofradores, ferrallistas, soladores, yesistas, escayolistas y gruistas en la obra. Y ya mas en fases de acabado interior, con distintos riesgos, pintores y empapeladores, revocadores, electricistas, fontaneros, personal de limpieza de materias peligrosas (amianto, plomo, vertidos tóxicos), etc.

Los distintos riesgos se clasifican en tres grandes grupos:

  • Riesgos de seguridad.
  • Riesgos de higiene y medio ambiente.
  • Riesgos ergonómicos.

Riesgos de seguridad en la construcción

El riesgo más grave y numeroso del sector son las caídas realizando trabajos en altura. Por ejemplo, en empresas de techados, de instalaciones de tela asfáltica o en empresas de instalación de canalones.

También son numerosas las caídas al mismo nivel. Estas se producen tras dar un mal paso al pisar restos o materiales, escombros, etc. y su consecuencia son los esguinces del tren inferior.

Además, hay otros riesgos de seguridad en la construcción:

  • Cortes, punzamientos y rasguños en las extremidades superiores, al manipular materiales, u operando con herramientas.
  • Atrapamientos por partes móviles de maquinaria, vehículos y materiales. Y atrapamientos traumáticos en vehículos.
  • Golpes con objetos y herramientas en las extremidades superiores e inferiores.
  • Sobreesfuerzos por levantamiento de cargas pesadas y de forma continua durante toda la jornada de trabajo.

Riesgos de higiene y medio ambiente

Los riesgos de higiene y medio ambiente incluyen riesgos químicos por contacto o inhalación con/de agentes contaminantes (polvos al manipular yesos o cortar molduras, etc.). O por contacto directo con la piel sin protección (alergias, quemaduras, etc.).

El uso de maquinaria con vibraciones intensas (martillos neumáticos, perforadoras y vehículos todo terreno) también provoca problemas circulatorios en las articulaciones o la pérdida de sensibilidad en la manos (conocida como enfermedad de los dedos blancos).

La exposición a ruido elevado y sostenido también genera sordera profesional y el trabajo a temperaturas inadecuadas (golpes de calor o de frío).

Todos estos riesgos pueden predisponer al accidente de trabajo.

Riesgos ergonómicos

Finalmente, existe otro grupo de riesgos ergonómicos. Tienen que ver con la tarea en espacios de trabajo reducidos, con posturas forzadas o movimientos repetitivos de las manos. 

Estas condiciones de trabajo pueden originar problemas musculares y osteoarticulares, que posteriormente degeneren en enfermedades profesionales.

Soluciones

La única solución para evitar los accidentes de trabajo es la prevención. La prevención de riesgos en la construcción es el conjunto de tareas, normas y procesos que ayudan a evitar el accidente laboral.

La primera tarea que las empresas de prevención de riesgos en la construcción realizan es el análisis de necesidades para las distintas funciones realizadas por una plantilla. Y también la auditoría de las condiciones de trabajo y el análisis y/o elaboración del “plan de riesgos laborales” de que deben disponer las constructoras.

Confiar a una empresa de riesgos laborales esta tarea es un acto responsable que ayudará a reducir la siniestralidad laboral y por tanto, la mayor eficiencia de la plantilla.

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.