Separa tus bienes y serás más feliz con tu pareja (y con hacienda)

Separa tus bienes y serás más feliz con tu pareja (y con hacienda)

Es San Valentín y hay que celebrar el amor.

Pero el amor tiene muchas implicaciones y entre ellas y una que suele ser causa de ruptura es el tema económico. Por lo general si las dos partes trabajan y tienen ingresos, lo mejor es separar los bienes. Esto se llama “capitulaciones matrimoniales”. En caso de que una de las dos partes no trabaje, puede ser más interesante presentar una declaración conjunta.

¿Para qué sirven las capitulaciones matrimoniales?

Este modelo de contrato se configura como un contrato que antes de la celebración del matrimonio, tiene por objetivo establecer el régimen económico matrimonial de separación de bienes. Lo que tenemos que hacer es un inventario de los bienes de cada parte, deudas (una hipoteca es una deuda) y con eso hacer un escrito siguiendo este modelo para dejar por escrito que tiene cada uno..

¿La herencia va en este contrato?

En principio si. Podemos meter como nos gustaría que nuestra herencia se reparta. Ya que definimos los bienes que tenemos, podemos decir como queremos que se reparta. Las capitulaciones matrimoniales pueden pactarse antes o después del matrimonio, y se deben elevar a escritura pública. Esto quiere decir que tendrás que ir a un notario para cerrar el proceso. El documento debe quedar registrado de tal forma que se pueda consultar en caso de conflicto.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú