Algo se mueve en materia de seguridad de los equipamientos deportivos

Algo se mueve en materia de seguridad de los equipamientos deportivos

Tabla de contenido

La Constitución española del 78 dedica su artículo 51 a la defensa de los consumidores y usuarios y manda a los poderes públicos que protejan nuestra salud, seguridad y nuestro bolsillo mediante procedimientos eficaces. La vigente ley de defensa de los consumidores de 2007 dice en su artículo 11 (Deber general de seguridad), que “los bienes o servicios puestos en el mercado deben ser seguros”.  Y continúa (abrevio el texto) con: “Se consideran seguros los bienes o servicios que, en condiciones de uso normales no presenten riesgo alguno para la seguridad de las personas, o únicamente los admisibles dentro de un nivel elevado de protección de la seguridad de las personas”.

17 niños fallecidos desde 2000

Y hablando de seguridad, especialmente la de los niños en el juego, un dato escalofriante:

solo desde el año 2000 se sabe por prensa que han habido hasta 13 menores fallecidos en accidentes con porterías o canastas de instalaciones deportivas, parques o centros escolares (Gavilán, 2011), cifra que se ha ampliado hasta 17 hasta el año 2018 (García-Tascón, 2018). Y esto podría ser solo la punta del iceberg, porque no hay información fiable sobre incidentes leves y graves que permita conocer cómo de seguras son estas instalaciones.

Por eso, cuando me contactó Marta García Tascón, profesora de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, en la Facultad de Ciencias del Deporte, para contarme su investigación sobre la seguridad de las instalaciones deportivas en España, no dudé en ofrecer Consumoteca.com como tribuna para ayudar en lo que pueda a hacer su trabajo más provechoso para la comunidad.

Entrevista a Marta García Tascón

A continuación te transcribo la entrevista que hice a Marta. Es algo larga, pero si te preocupan tus hijos, dónde juegan y quién es responsable de las instalaciones y equipamientos deportivos donde lo hacen, te aconsejo su lectura.

Marta García Tascón

Marta, por qué elegiste la seguridad de las instalaciones deportivas. ¿Vacío legal? ¿Caso próximo de un conocido?

En primer lugar, muchas gracias a este foro de Consumoteca por abrirnos sus puertas. Respecto a tus cuestiones, lo cierto es que hay un poco de todo. Dentro del mundo de la universidad hay diferentes líneas de investigación que nos podemos plantear. Y lo cierto es que, aunque había sido una inquietud personal de hace años en la que había trabajado, tristemente la fui dejando hasta que en este caso volvió a mí y con mucha fuerza.

Hay ciertos trabajos que comienzan y seguimos trabajando en ellos. Otros van finalizando y otros, sin darte cuenta, te atrapan (este es el caso). Aquí ya entra también la inquietud personal de saber más de una problemática en la que parecía que estaba todo hecho. Y en la medida que iban surgiendo preguntas a veces nos encontrábamos con varias alternativas (en algunos casos contrapuestas), o con falta de coordinación, o como indicas, en otras “vacío legal”.

Aunque por fortuna no he tenido ningún caso directo de accidente mortal, sí las noticias de familias que habían perdido a un hijo o hija a consecuencia de falta de seguridad deportiva. Todas han ido haciendo mella y han sido el motor de decir, “aquí hay que dar respuesta, ahora le ha pasado a esta familia y mañana me puede tocar a mí o a un amigo. Hay que hacer algo. Debemos actuar”.

Hablas con colegas de profesión que te cuentan accidentes en clubes, colegios, pistas, campeonatos. Piensas en la propia experiencia vital y dices… “qué suerte hemos tenido y qué pocos accidentes ha habido. Con las barbaridades que hacíamos, hacemos, hacen o se harán“.

Por ello, ante el “mal uso” también debemos realizar acciones preventivas además de informar y concienciar de la problemática a toda la sociedad con herramientas adecuadas para cada franja de edad, además de utilizar equipamientos e instalaciones seguras para minimizar las imprudencias de los usuarios.

¿Cuál es el peligro de estas instalaciones deportivas?

Afortunadamente, en la actualidad los responsables y todo el personal que trabaja con instalaciones y equipamientos deportivos no sólo están preocupados por ofrecer una oferta variada de servicios y actividades deportivas, sino que cada vez están más concienciados de que la oferta debe ser en las mejores condiciones y de forma SEGURA. No todo vale.

Sin duda, el uso diario y continuado de los equipamientos deportivos, su falta, a veces, de mantenimiento preventivo, el mal uso por parte de los usuarios, los cambios climáticos o los impactos voluntarios e involuntarios que sufren los equipamientos hacen que tengamos mayor riesgo de accidentes. En el caso que más estamos haciendo seguimiento es en el vuelco de las porterías de balonmano y fútbol sala, donde en algunos casos las han llegado a describir como las “porterías asesinas”. Pero sin duda,

el equipamiento no hace daño. Somos nosotros los que con nuestras acciones o inacciones contribuimos a que la práctica deportiva sea segura.

¿Por qué las atracciones de feria tienen controles y “Libro de mantenimiento” y una portería de fútbol móvil, no?

Pues como hemos comentado, en muchas ocasiones interviene la falta de formación y/o conocimiento de algunas leyes y normas. A veces se exige al Estado el control de equipamientos que no le pertenecen. Pero la propia Administración a veces olvida que ellos también tienen que ser “autoexigentes” y realizar las mismas acciones para que todo esté en correcto orden, como el “libro de mantenimiento”, “acciones de mantenimiento preventivo” o el nombre que se decida. Pero

estoy de acuerdo en que las porterías, sean o no móviles o cualquier otro equipamiento deportivo, deben tener su “libro de mantenimiento” para garantizar la seguridad de los usuarios.

A propósito de las porterías móviles, recientemente se ha publicado una nueva norma, vigente desde el 30 de mayo de 2018, UNE-EN 16579:2018, sobre Equipamientos de los campos de juego. Porterías portátiles y fijas. Requisitos funcionales, de seguridad y métodos de ensayo.

Marta García Tascón junto a una portería anti-vuelco

¿Hay normativa o es que, habiéndola, nadie la cumple en este tipo de instalaciones?

En algunas de las entradas de Consumoteca se han aclarado muy bien los términos sobre la normativa. No voy a incidir. Tan solo remarcar que las “normativas”, por ejemplo en España, las normas UNE, per sé, no son de obligado cumplimento, pero sí lo son para los fabricantes.

Evidentemente hay algunas normas que directamente son reglamentos técnicos y se indica ex profeso que son de obligado cumplimento. Pero estas normativas se transforman y sí son de obligado cumplimiento por la existencia del Real Decreto 1801/2003, de 26 de diciembre, sobre seguridad general de los productos, atendiendo a la Directiva Europea 2001/95/CE, de 3 de diciembre de 2001 relativa a la seguridad general de los productos y tutela de la salud pública. Su artículo 3.3.b (Evaluación de la seguridad de un producto), indica que,

“Cuando no exista disposición normativa de obligado cumplimiento aplicable o ésta no cubra todos los riesgos o categorías de riesgos del producto, para evaluar su seguridad, (…), se tendrán en cuenta los siguientes elementos:

……

b) Normas UNE”.

Como indicaba antes, este ordenamiento jurídico es desconocido por la propia administración pública. Por eso estamos realizando esta labor de información y difusión de la misma. Del mismo modo también estamos trabajando para hacer ver a las federaciones deportivas que sus reglamentos federativos tienen que ir en algunos aspectos en línea con ciertas normativas que les afectan. Las normativas se crean por el Comité Europeo de Normalización (CEN) para mejorar la seguridad de los ciudadanos además de la competitividad de productos entre otros aspectos.

RELACIONADO  Qué es un Colegio Mayor y cómo funciona

El pasado mes de junio, ante las diferentes problemáticas a las que se enfrentan los responsables de instalaciones deportivas, y sus quejas para la mejora de su control, se celebró la reunión del Plenario del Comité de Normalización de Deportes UN/CTN 147 en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD). Y entre los diferentes temas tratados, destacó la importancia del conocimiento y aplicación de la normativa existente en el campo de parques infantiles e instalaciones deportivas, así como la prevención de accidentes y lesiones (IBV, 2018).

No podemos olvidar que ahora mismo estamos en un momento crucial. Se está debatiendo la nueva Ley del Deporte Nacional (la actual data de 1990) y que ha servido para poner en marcha muchísimas acciones y definir dónde estamos ahora. Pero lo cierto es que necesita una profunda reflexión para adaptarse a los nuevos retos y necesidades de la sociedad. Por este motivo, en la nueva Ley se deben incorporar muchos de los aspectos citados antes, como los libros de mantenimiento, acciones formativas e informativas de los responsables de instalaciones y equipamientos deportivos, campañas de sensibilización, etc.

¿Quién tiene la responsabilidad de que estas instalaciones sean seguras?

Los propietarios son los responsables del cuidado y del mantenimiento.

¿Qué controles deberían tener estas instalaciones?

Existe mucha normativa, desde el código técnico de edificación a toda la que afecta a los miles de equipamientos que pueden existir. Por ejemplo, pensad en cualquier disciplina deportiva y en los equipamientos que necesita. Pues multipliquémoslo por 20 o por más en función de todas las actividades que se oferten. Quizá pueda ser complicado el tener control de todo, pero hoy en día y con los avances tecnológicos tan significativos, estas funciones son posibles.

Además, y a pesar de toda la normativa, desde el ámbito científico de las universidades y de los grupos de investigación se están haciendo muchos trabajos para la mejora en la comprensión de toda esta información a través de diferentes herramientas como por ejemplo los checklists (hojas de evaluación) que facilitan esta labor a los responsables de instalaciones deportivas, así como a los responsables de mantenimiento de las mismas.

También se debe prestar atención a las recomendaciones de los fabricantes, información que normalmente se incluye en los citados checklists, para facilitar la labor a los gestores. Y obviamente, ciertas instalaciones y equipamientos deportivos, por sus características, especial riesgo, ubicación, etc., necesitan de un mayor control y/o atención. Por ejemplo, para la práctica de ciertas actividades náuticas se exige la licencia de navegación (antes “titulín”) o el título de Patrón de Navegación Básica (PNB).

No se debe olvidar que los municipios y los responsables tienen el mayor control y respetarán la normativa marcada principalmente por las comunidades autónomas, puesto que en materia de deporte tienen las competencias transferidas. Sin olvidar que éstas han de respetar lo indicado por un ordenamiento jurídico superior, pero como decía, en estos momentos, muchas leyes autonómicas son un referente.

Esperemos que se produzca un gran avance nacional. Sin duda el primer gran paso se ha dado por la reciente creación (23 de julio de 2018) de la “Conferencia Sectorial del Deporte”, órgano que tiene como objeto la coordinación, colaboración y cooperación entre la Administración central (Ministro) y la autonómica (Consejeros), además de la “Comisión Sectorial de Deporte” formada por los responsables autonómicos en esta materia de deporte, con rango mínimo de director general.

¿Hay soluciones en el mercado que garanticen la protección antivuelco de porterías y canastas de baloncesto?

Debemos ser conscientes que la SEGURIDAD 100% no existe. Sólo actuaciones preventivas como la formación e información hacen que se reduzcan los accidentes (la mayor parte de los casos son evitables) y por tanto, siempre los fabricantes e inventores están buscando nuevas alternativas. Las soluciones siempre han existido, al igual que los elementos que ayudan a reducir y minimizar los daños.

Pero hay que pensar que una solución quizá no sirva para todo, ya hemos dicho que hay miles de equipamientos y no se puede aplicar la expresión de “café para todos”. Por este motivo, respecto al equipamiento por el que me preguntas, las porterías de balonmano y fútbol sala es con el que actualmente más trabajos estamos realizando. Precisamente porque es uno de los más utilizados y extendidos, no sólo por todo el territorio nacional sino mundial. Por este motivo también es uno de los que más accidentes y muertes está produciendo y del que queremos cambiar la imagen que antes he comentado de “porterías asesinas”. En este cambio tiene mucho que ver el malagueño Antonio González Cánovas inventor del sistema antivuelco Tutigool, fruto de su experiencia como jugador y entrenador de fútbol y fútbol sala.

Antonio, alias “Tuti” (de ahí el nombre comercial de su solución) en su etapa como jugador conocía de los accidentes por las caídas de equipamientos deportivos en colegios, pistas deportivas o polideportivos. Cuando tuvo la oportunidad de entrenar, allá por el año 2001, fue cuando empezó a utilizar a modo de “ensayo-error” y sin conocimientos técnicos, los primeros prototipos con tubos de pvc, tapones de llenado y vaciado de agua o árido, para calcular el momento estabilizador y el tiempo de reacción, los dos elementos principales para reducir y minimizar los daños en caso de caída. Se puede encontrar más información al respecto en un capítulo de libro en el que tenemos la autoría conjunta (González Cánovas, García Tascón y Herrador, 2017).

Este sistema para porterías de balonmano y fútbol sala se adapta a todo, cumple con la UNE-EN 749 entre otras, y como novedad no sólo no necesita anclaje, sino que da respuesta a ambas disciplinas deportivas, único caso en el que dos deportes utilizan el mismo equipamiento. Se adapta a todo tipo de terrenos (interior, exterior, de parquet, hormigón o aglomerado, arena…) sin dañarlos y sin dañarse el propio sistema antivuelco y permitiendo todo el tiempo la SEGURIDAD, que es lo más importante.

Con el sistema Tutigool se da respuesta o solución, no sólo al ser un elemento de retención, como otros que hay en el mercado (por ejemplo, el más extendido es el de anclaje en el suelo de las porterías). Con Tutigool se proporciona un segundo elemento de seguridad en caso de que falle el primero, como es el de proporcionar al usuario “tiempo de reacción” para poder escapar en caso de caída. Esto igual que se exige por ejemplo a los coches tener varios elementos de seguridad para reducir y minimizar los daños (cinturones, airbag, frenada ABS -sistema antibloqueo de ruedas-, sistemas de detección del entorno activo, la reciente incorporación de la llamada de emergencias automática en los coches, etc.…) debe tenerse en cuenta en el caso de los equipamientos e instalaciones deportivas.

Cuéntanos las etapas de tu investigación y los siguientes pasos que vas a dar

Pues tenemos muchos “frentes” abiertos. Comparto algunas ideas y aprovecho para invitar a tus lectores a colaborar con sus experiencias, especialización, etc. Ahora estamos trabajando en:

RELACIONADO  ¿Quién puede pedir una inspección de consumo a un comercio?

1.- Divulgación de todos los avances que tenemos, en todos los foros posibles para concienciar a toda la sociedad, como indicaba antes, cada sector, cada franja de edad, necesita el mensaje de una forma diferente.

2.- Concienciar a la administración pública nacional y ámbito federativo por la apuesta en la seguridad con los equipamientos deportivos para garantizar una práctica deportiva segura.

3.- Avanzar y finalizar el gran reto que recientemente hemos iniciado a consecuencia de estos trabajos y que es el estudio del Protocolo de Accidente Deportivo, que tiene carácter nacional.

Hemos tenido el primer encuentro en mi universidad, la UPO, un nutrido e interdisciplinar grupo de expertos a los que quiero agradecer personalmente su ayuda y colaboración en esta ambiciosa tarea para identificar, por un lado los diferentes agentes y perfiles profesionales que intervienen cuando hay un accidente deportivo para orientar sobre la coordinación de los mismos, así como para realizar acciones preventivas. Y por otro lado, desarrollar el documento/instrucción técnica que deben cumplimentar las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en caso de accidente deportivo (UPO, 2018).

4.- Agradecer a mi universidad, grupo de investigación MOTIVA2, y sobre todo AIGAD por el empuje que estamos realizando en esta temática. Además de AEDA, a mi colegio profesional COLEF-A y; especialmente a Agesport (Asociación Andaluza de Gestores del Deporte) de la que soy socia, la sensibilidad que ha tenido en este aspecto y en el que también trabajan, para que el “XVI Congreso Agesport”, de carácter anual, y que se celebrará este año el 25 y 26 de octubre en Córdoba, lleve por temática “Seguridad en la Gestión del Deporte”.

Generar un cambio legislativo y/o de mayor autoexigencia por parte de los fabricantes de las instalaciones deportivas, requiere un gran esfuerzo y un cambio de mentalidad de muchas “instituciones” a la vez: familias, docentes en colegios, entrenadores, personal de mantenimiento y limpieza y los propios usuarios.

¿Qué pasos estás dando para poner a todos ellos de acuerdo y lograr la finalidad de regular la seguridad de las instalaciones deportivas?

Pues esta pregunta está muy relacionada con la anterior. Cada vez más la sociedad está más educada e informada y ha sido labor de muchas personas, entidades y esfuerzos. Gracias a los trabajos iniciados en 2007 con mi primer grupo de investigación IGOID (Investigación en Gestión de Organizaciones e Instalaciones Deportivas) de la Universidad de Castilla-La Mancha, tuve la suerte de colaborar en el desarrollo del proyecto MAID (Mejora y Armonización de las Instalaciones Deportivas) del Consejo Superior de Deportes (CSD) y coordinado por el Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), entre otros.

Como resultado de estos y otros trabajos el CSD hizo una “Propuesta de Decreto por el que se regulan los requisitos básicos de seguridad del equipamiento deportivo de pistas polideportivas y campos polideportivos”, propuesta a nivel nacional que debe retomarse y más aún con la revisión de la nueva Ley nacional del Deporte.

Además diferentes investigaciones realizadas en centros escolares, instalaciones públicas, centros privados…, constatan que el cumplimiento de la normativa UNE y UNE-EN del equipamiento deportivo se encuentra entre el 40-60%. Este bajo porcentaje se debe a diversos factores como la falta de información / formación del personal técnico responsable, voluntad política o de innovación en el sector. Además, a esta situación de incumplimiento se le puede unir la falta de mantenimiento y/o uso inadecuado de los equipamientos deportivos por parte de los usuarios.

Por este motivo es tan importante que toda la sociedad esté informada para que cada sector contribuya de diferentes formas a cambiar conductas para que los numerosos accidentes y/o lesiones que ocurren en las instalaciones deportivas sean simplemente ciertas anécdotas.

¿Cómo te las ves en tu “empresa” con el hecho de que en España además, hay 17 Comunidades autónomas con competencias en temas de seguridad de cara al éxito de tu acción?

Pues considero que el trabajo que venimos haciendo, serio y riguroso, va dando sus frutos y posibilita el que, por ejemplo, una empresa tan influyente y de carácter mundial como es Mondo se fije en nosotros y en nuestras investigaciones (UPO, 2018a). A igual que la relevante acción de la jornada del Protocolo de Accidente Deportivo (UPO, 2018b) donde este día estaba sentada en la misma mesa 23 representantes de 20 instituciones, como la administración autonómica de la Junta de Andalucía, la administración municipal, la FEMP, la policía local, nacional, protección civil, el presidente de la Confederación Andaluza de Federaciones Deportivas (que representa a 62 federaciones autonómicas), CODAPA en representación de madres y padres del alumnado por la educación pública, AEDA, COLEF-A, empresas fabricantes de equipamientos deportivos, AGESPORT, empresas del sector del fitness, vocal de AENOR del subcomité AEN/CTN 147/SC2, entre otros.

Además, como he comentado antes, el hecho de haberse creado por primera vez la “Conferencia Sectorial” y la “Comisión Sectorial de Deporte” va a suponer un gran avance. La sociedad de hoy no es la de hace 15 ó 20 años y la seguridad es un estado del ser humano, imprescindible para su desarrollo vital (Gómez-Calvo, 2005). En el primer cuarto del siglo XX así lo identificaba el psicólogo Maslow donde situaba las necesidades de seguridad en el segundo escalafón de su Pirámide, tan sólo por encima de las necesidades fisiológicas básicas. Actualmente otros autores posicionan a la seguridad al mismo nivel y en la base de la pirámide.

Por tanto, poco a poco iremos entre todos dando respuestas desde diferentes perspectivas. Estoy segura de ello. Siempre positiva.

¿Qué papel deben representar los demás elementos cuando el accidente se ha producido? ¿Qué se puede mejorar cuando intervienen profesionales sanitarios la Justicia?

Pues lo primero de todo es formación y educación para la prevención, es lo principal. Si por desgracia ha ocurrido un accidente a consecuencia de un equipamiento deportivo, y es de gravedad o con resultado de muerte, cuando no se hacen bien las cosas o se improvisa, todo empieza a ir mal. Por este motivo, precisamente estamos trabajando en el desarrollo del protocolo de accidente deportivo, para que cuando ocurra, se activen los diferentes agentes para que de forma coordinada cada uno sepa sus funciones, sus competencias y sepa cómo debe afrontarlas.

Al final detrás de todo esto suele haber un menor y su familia. En el caso del primero su función es la de jugar, pasarlo bien, donde a veces realizará acciones imprudentes, pero es inherente a la edad y en caso del segundo junto con el resto de la sociedad, velar por lo más preciado que tenemos, los niños. La European Child Safety Alliance (Alianza Europea para la Seguridad Infantil) destaca que

en la Unión Europea mueren más niños por lesiones que por la suma de todas las enfermedades infantiles (Sengölge & Vincenten, 2013).

En el caso de la familia, se sienten solos y en la mayoría de los casos abandonados y/o casi que “acusados por el accidente ocurrido”, cuando ellos lo que ha hecho es confiar lo más preciado a las administraciones, centros deportivos y/o educativos. Por eso, vuelvo a insistir en el trabajazo del protocolo de accidente deportivo. Tiene que estar todo muy medido y controlado para que no haya incertidumbres. Obviamente hay que analizar cada caso, pero es que en la mayoría, muchos elementos coinciden.

Además, sobre las acciones sanitarias pertinentes, no me cabe duda que todo lo que harán será por salvar vidas, por lo que cuanto antes sean avisados en caso de accidente, más posibilidades tenemos de que las lesiones en la víctima sean menores. También se hace necesario que los “monitores” tengan al día los conocimientos sobre primeros auxilios mientras que llegan los sanitarios. Todo ello se complementa con la toma de notas, pruebas, etc., que las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado puedan aportar al juez. Como comentaba antes, estamos trabajando para que se mejoren algunos aspectos “técnicos” (referente al análisis del equipamiento deportivo afectado) y otros factores para que llegue de la forma más rigurosa al juzgado y sea más fácil el análisis del caso.

RELACIONADO  La custodia compartida: de residual a opción ideal

No se puede consentir casos que tarden en tener sentencia firme 12 años, como ha sido el caso de los padres de Jaén que perdieron a su niño de 8 años en 2005 y la sentencia final fuera en octubre de 2017 (Diario de Jaén, 2017). Creo que

no hay derecho a alargar tanto tiempo el sufrimiento de las familias que han perdido de una forma trágica a un ser tan querido y que estén en permanente duelo tanto tiempo. Cinco años después del accidente la madre del niño mandó un comunicado a la prensa pidiendo una solución donde decía “Estoy harta de tanta burla y promesas incumplidas”.

Como este caso, hay más. Se pide en cierta forma también agilidad a la justicia con este tipo de situaciones, de ahí que seguro el desarrollo del protocolo de accidente deportivo ayudará.

¿Cuál es el final de tu investigación? ¿En qué condiciones te darías por satisfecha y creerías que habría que dedicar sus esfuerzos a otro tema de interés general?

Juan, creo sinceramente que queda muchísimo por hacer, y esto nunca se cerrará. Sin duda este aspecto espero no sólo abordarlo yo, puesto que se necesita una mirada multidisciplinar para poder dar respuesta a grandes objetivos. Cuando hablamos desde una óptica multidisciplinar nos referimos a toda la sociedad, no sólo los investigadores o deportistas, sino los responsables de instalaciones deportivas, los técnicos de mantenimiento, los entrenadores, los árbitros, las federaciones, clubes, padres, maestros, profesores, y sobre todo la voluntad de las instituciones políticas y de las administraciones públicas para hacer posible el cambio.

En este sentido tenemos que agradecer a la Junta de Andalucía, a la Consejería de Turismo y Deporte la sensibilidad y la apuesta no sólo por el convenio de colaboración con mi universidad, la UPO, (UPO, 2017) en materia de seguridad deportiva, sino por lanzar la primera campaña de seguridad deportiva denominada “Súmate al deporte sin riesgo” (Junta Andalucía, 2017). Este era un gran objetivo que hemos visto respaldado por la administración, es decir, hay que hacer visible la problemática y concienciar a todos los agentes intervinientes.

Mi condición de profesora e investigadora, además de mis inquietudes personales hacen que nunca veamos el fin, pero ya que me preguntas por algunas condiciones con las que estaría satisfecha por la mejora del interés general son:

– Crear un registro nacional y europeo de accidentes deportivos, ello ayudaría a realizar estudios epidemiológicos y acciones de prevención.

– Crear la comisión nacional de seguridad de la práctica deportiva, hay algunas comisiones pero son específicas de ciertas áreas, ej. de dopaje o contra la violencia en los espectáculos deportivos bien se necesita una sección dentro de alguna ya existente o crear una nueva, abogo por la segunda opción.

– Contemplar en la futura ley de deporte nacional, ahora en debate, el capítulo de inspección deportiva, como así ya lo ha avanzado en su capítulo VII la Ley 5/2016, de 19 de julio, del Deporte de Andalucía.

– Revisión, aprobación y puesta en marca de la Propuesta de Decreto por el que se regulan los requisitos básicos de seguridad del equipamiento deportivo de pistas polideportivas y campos polideportivos que el Consejo Superior de Deportes aparcó en 2009 (CSD, 2009).

– Colaborar con el Ministerio de Cultura y Deporte en la creación de materiales y campañas de seguridad en el deporte, como la referida realiza en Andalucía y que se haga extensiva al resto del territorio nacional, así como adaptar los materiales a las diferentes Federaciones deportivas.

– Colaborar con el Ministerio de Educación en la creación de materiales y campañas educativas para que de forma transversal se trabaje en la seguridad en los centros escolares e institutos de enseñanza obligatoria.

– Avanzar y finalizar el reciente trabajo en el que estamos inmersos sobre el desarrollo del protocolo de accidente deportivo (UPO, 2018).

Hay mucho más, pero como puedes observar, hasta que todos estos pasos no se vean satisfechos, queda aún camino por recorrer. Pero como buenos deportistas utilizaremos algunos de los valores que caracterizan al deporte, como el esfuerzo, ganas, inteligencia, entusiasmo y generosidad para alcanzarlos. Y esperamos no estar solos, sino que deseamos que más gente se embarque en esta labor. Muchas gracias por darnos visibilidad con tu plataforma.

Bibliografía de Marta García Tascón

Referencias bibliográficas

 CSD (2009). Propuesta de Decreto por el que se regulan los requisitos básicos de seguridad del equipamiento deportivo de pistas polideportivas y campos polideportivos. Disponible en http://www.csd.gob.es/csd/estaticos/inst-dep/decreto-seguridad.pdf

 Diario de Jaén (2017, 5 de octubre). La Justicia condena a Epassa por el caso de la portería. diariojaen.es. Recuperado de http://www.diariojaen.es/jaen/la-justicia-condena-a-epassa-por-el-caso-de-la-porteria-FX3275124

 Directiva Europea 2001/95/CE, de 3 de diciembre de 2001 relativa a la seguridad general de los productos y tutela de la salud pública. Recuperado de:
http://eur-lex.europa.eu/legal-content/EN/TXT/?uri=celex%3A32001L0095

 García-Tascón, M. (2018, 15 de mayo). La Universidad Pablo de Olavide (Sevilla) ha apostado por el avance en la investigación en la seguridad deportiva. Mondoiberica.com. Recuperado de https://news.mondoiberica.com.es/universidad-pablo-olavide-sevilla-apuesta-investigacion-seguridad-deportiva/

 Gavilán, F. (2011, 1 de marzo). Un total de 16 menores han muerto por la caída de una canasta o portería en España. Ideal.es. Recuperado de http://www.ideal.es/granada/20110302/local/almeria/total-menores-muerto-caida-201103012247.html

 Gómez-Calvo, J. L. (2009). Seguridad de usuarios en instalaciones deportivas. Instalaciones deportiva XXI, 159, 70-72.

 González Cánovas, A., García-Tascón, M., y Herrador Sánchez, J. (2017). Revolución sistema antivuelco porterías. Patente deportiva española que ayuda a reducir los riesgos de lesión en las instalaciones deportivas: caso marca Tutigool. Cap.16. En García-Tascón y Pradas García (Coords), El Gestor en la organización del deporte en la sociedad actual. Disponible en https://www.upo.es/diario/institucional/2017/09/el-gestor-deportivo-en-la-organizacion-del-deporte-en-la-sociedad-actual-disponible-online-y-gratuito/

 IBV (2018, 14 de junio). El IBV participa en la reunión del CNT de Deporte en Madrid. athletgest.ibv.org. Recuperado de http://athletgest.ibv.org/es/home/12-noticias-del-ambito-de-deporte/285-2018-07-31-23-10-22.html

 Junta Andalucía (2017, 25 de octubre). Campaña “SÚMATE AL DEPORTE SIN RIESGO”. Juntaandalucia.es. Recuperado de http://www.juntadeandalucia.es/turismoydeporte/opencms/areas/deporte/iad/innovacion-deportiva/actualidad/seguridad-en-instalaciones-deportivas/

 Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias

 Real Decreto 1801/2003, de 26 de diciembre, sobre seguridad general de los productos. «BOE» núm. 9, de 10 de enero de 2004, páginas 906 a 916. Disponible en https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2004-511

 Sengölge, M. & Vincenten, J. (2013). Child Safety Product Guide: potenally dangerous products (Guía de seguridad de productos infantiles. Productos potencialmente peligrosos). Birmingham: Alianza Europea para la Seguridad Infantil, Eurosafe. Traducción española: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Guía de seguridad de productos infantiles. Madrid, 2014. Disponible en https://www.msssi.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/Lesiones/docs/GuiaSeguridad_ProductosInfantiles.pdf

 UNE-EN 749:2004. Equipos de campo de juego. Porterías de balonmano. Requisitos funcionales y de seguridad, métodos de ensayo. Madrid: AENOR.

 UNE-EN 16579:2018, sobre Equipamientos de los campos de juego. Porterías portátiles y fijas. Requisitos funcionales, de seguridad y métodos de ensayo. Disponible en https://www.aenor.com/normas-y-libros/buscador-de-normas/une/?c=N0060181

 UPO (2017, 25 de octubre). La UPO y la Consejería de Turismo y Deporte firman un convenio para mejorar la seguridad deportiva. Upo.es. Recuperado de https://www.upo.es/diario/institucional/2017/10/la-upo-y-la-consejeria-de-turismo-y-deporte-firman-un-convenio-para-mejorar-la-seguridad-deportiva/

 UPO (2018a, 22 de mayo). Una investigación de la UPO lleva a la empresa Mondo a comercializar porterías con Tutigool a nivel mundial. Upo.es. Recuperado de https://www.upo.es/diario/institucional/2018/05/una-investigacion-de-la-upo-lleva-a-la-empresa-mondo-a-comercializar-las-porterias-tutigool-a-nivel-mundial/

 UPO (2018b, 12 de julio). La UPO organiza un grupo de expertos para crear el Protocolo de Accidente Deportivo. Upo.es. Recuperado de https://www.upo.es/diario/deportes/2018/07/la-upo-organiza-un-grupo-de-expertos-para-crear-el-protocolo-de-accidente-deportivo/

¿Tienes coche? Lee esto

Consumoteca te presenta la guía definitiva para la compra o reparación de tu coche con garantías

Este libro repasa y soluciona 53 situaciones problemáticas cuando compras un coche nuevo, un coche de ocasión a un particular o un compraventa y cuando lo llevas a reparar a un taller. 225 páginas para que puedas decir ¡Jo, qué coche! Disponible en Amazon pastas blandas o Kindle.

  • 225 páginas
  • 53 casos reales de tribunales
  • Pastas blandas / Kindle

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en un montón de sitios y me gusta leer y montar en moto.Tras trabajar ocho años en la más grande de las asociaciones de consumidores de nuestro país, decidí montar y financiar de mi bolsillo Consumoteca.com en 2009 para ayudar a conseguir gente más informada a la que no timen las empresas.Consumoteca, con cuatro mil contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad y quiero contribuir con mis conocimientos tanto en derecho del consumo como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada y a que las empresas nos respeten más como consumidores y usuarios.Lo que me gusta de este proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close