Tipos de líquidos para lentillas: ¿cuál escoger?

En este momento estás viendo Tipos de líquidos para lentillas: ¿cuál escoger?
Soluciones para lentillas

¿Qué tipo de líquido para lentillas es el más adecuado? En el mercado es posible encontrar una gran variedad de alternativas. Cada formulación está orientada a un tipo de lentes o a un tipo de ojos. Además, la rutina personal de limpieza también se convierte en un factor decisivo. Por ejemplo, frente a las soluciones únicas, en donde se utiliza un producto individual, podemos encontrar productos para cubrir necesidades de mantenimiento específicas y que deben complementarse con otros.

A continuación, analizamos los productos que puedes encontrar de la mano de Rafa Berguillos, especialista en gestión farmacéutica. Aún así, si tienes cualquier tipo de duda, lo más recomendable es consultar con un profesional especializado para recibir orientación adaptada a tu caso.

Estos son los tipos de líquidos para lentillas y los productos relacionados que puedes encontrar en el mercado

Solución única

Es la alternativa más utilizada por la mayoría de usuarios. En realidad, existe una buena razón: A partir de un único líquido es posible limpiar, desinfectar y rehidratar las lentillas.

El hecho de no tener que recurrir a varios productos puede representar una mayor comodidad diaria y unos procesos de mantenimiento más ágiles y sencillos. Basta con retirar las lentillas y frotarlas suavemente con la yema del dedo en una solución única.

Después de hacerlo podrán conservarse en un recipiente durante un período variable de entre seis y ocho horas antes de volver a ser utilizadas.

La solución única está especialmente recomendada para lentillas blandas (incluyendo los modelos elaborados a base de hidrogel de silicona), tanto para las que son de tipo quincenal como mensual.

No son recomendables para las lentillas rígidas permeables al gas, estas necesitan de otro tipo de procesos de conservación.

Soluciones de peróxido de hidrógeno

Su principal ventaja reside en su mayor capacidad de desinfección. Por otro lado, su formulación no posee ningún tipo de conservante por lo que están especialmente recomendadas para aquellos usuarios que presentan algún tipo de alegría u otro tipo de problemas como la hipersensibilidad.

No obstante, su uso debe estar supervisado por un profesional. Emplear peróxido está sujeto a una serie de riesgos potenciales si no se emplea dentro de una dosificación adecuada. Este tipo de variantes suelen poseer una formulación de, aproximadamente, un 3% de peróxido, es decir, agua oxigenada.

Esto significa que requiere de un proceso de neutralización que puede llevarse a cabo a partir de dos días. O bien a partir de un disco catalizador ubicado en el interior del portalentillas, o bien a partir de unas pastillas especiales. Ambos complementos, al entrar en contacto con la solución inician un proceso de limpieza de las lentes al tiempo que neutralizan el efecto del peróxido de hidrógeno.

Es importante tener en cuenta este punto porque, de no neutralizarse el peróxido, la solución puede ser gravemente perjudicial para los ojos. Como medida preventiva, el proceso de neutralización debe extenderse, al menos, durante seis horas continuadas.

A diferencia de lo que ocurre con las soluciones únicas, las soluciones de peróxido de oxígeno no deben emplearse en ningún caso para enjuagar las lentillas. A tal efecto, existen otros productos específicamente diseñados para ellos, como las soluciones salinas.

Las formulaciones de peróxido de hidrógeno pueden ser aplicadas a todo tipo de lentillas blandas, incluyendo las de hidrogel de silicona. No obstante, no son aconsejables para el mantenimiento de lentillas rígidas permeables al gas.

Soluciones para lentillas rígidas permeables al gas

Estas alternativas están elaboradas para tratar únicamente aquellos modelos de lentillas rígidas permeables al gas. Esto es importante porque no son aptas para llevar a cabo los procesos de mantenimiento de las lentillas blandas.

Las lentillas rígidas permeables al gas poseen necesidades específicas y requieren de rutinas basadas en la aplicación de dos tipos de productos diferentes. Por un lado la sustancia limpiadora y por otro, la acondicionadora. Lo más común es encontrar paquetes en el mercado que incluyen todo lo necesario. Además, también es posible adquirir ambas sustancias en recipientes independientes.

El limpiador debe aplicarse de forma regular frotándolo suavemente con la yema de los dedos a lo largo de un período de varios segundos para que se lleve a cabo el proceso de desinfección. A continuación, debe aplicarse una solución salina antes de conservarlas dentro de un recipiente que contenga acondicionador.

Algunos usuarios suelen decantarse por soluciones dos en uno.

No obstante, es importante que se escoja el tipo de formulación adecuada porque las alternativas multiuso no pueden emplearse para el mantenimiento de lentes de contacto blandas.

Soluciones salinas para lentillas

Las formulaciones salinas están elaboradas para eliminar residuos y partículas en las lentillas antes de colocarlas. Aunque tiende a pensarse que son un tipo de desinfectante, en realidad su aplicación no genera un proceso de desinfección.

Esto significa que estas soluciones no deben aplicarse para conservar las lentes a lo largo de la noche porque aunque pueden ayudar a restablecer los niveles óptimos de hidratación, no las limpiarán correctamente lo cual puede representar riesgos para tu salud ocular.

Las soluciones salinas son muy útiles durante el proceso de aclarado si se utilizan en rutinas de limpieza con líquido de peróxido de hidrógeno.

Además, pueden aplicarse de forma efectiva en todo tipo de lentes, incluyendo las lentes permeables al gas.

Pastillas enzimáticas para lentes de contacto

Aunque los productos enumerados anteriormente suelen formar parte de los procesos rutinarios de limpieza y mantenimiento, existen otras alternativas que ejercen un efecto más intenso.

Las pastillas enzimáticas se emplean como un recurso puntual para potenciar los efectos del resto de soluciones.

Basta con agregar una al líquido de lentillas y dejarla actuar por la noche. A lo largo de todo el período eliminará la presencia de todas las proteínas y residuos acumulados. Las pastillas enzimáticas son especialmente aconsejables para aquellos usuarios que presentan problemas de hipersensibilidad y que, por lo tanto, sus lentillas requieran de procesos de limpieza más intensivos de forma periódica (generalmente, cada una o dos semanas).

Además están aconsejadas para aquellos que utilizan lentillas rígidas permeables al gas.

Danos tu opinión

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3800 contenidos y 8900 comentarios a pie de post, te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.