Cómo reconocer una buena pasta

En este momento estás viendo Cómo reconocer una buena pasta
Pasta en formas diversas

Seguir una dieta sana y equilibrada es uno de los pilares para preservar la salud. Y en una correcta dieta no puede faltar una pasta de calidad. A continuación, te acercamos algunas claves para que sepas reconocer una pasta de calidad y apuestes sólo por productos de primera. Apostar por una pasta de buena calidad, como la de Pastas Gallo hará que tus platos tengan un resultado espectacular.

Su textura

La textura que ofrece una pasta de calidad, incluso horas después de la cocción, es uno de los puntos a reparar para ver si estás ante una buena pasta. Si es de calidad su textura seguirá siendo compacta y elástica, hasta, como decimos, muchas horas después de la cocción.

Se mantendrá al dente

Del mismo modo, si tú preparas la pasta para que esté al dente así se mantendrá durante bastante tiempo. Es uno de los puntos que te permitirá detectar que estás ante una pasta de excelente calidad y es que verás que ni se ablanda ni se seca, obteniendo un resultado final perfecto tanto en el momento en el que se prepara como tiempo después.

No dejará una capa harinosa

Si al cocer una pasta, ves que ésta deja una capa harinosa en la superficie esta será una clara señal para ver que estás ante una pasta modesta que no será capaz de ofrecer la textura y calidad que buscas en tus platos.

Hay que tener presente que una pasta de calidad apenas pierde almidón durante el proceso de cocción y, por tanto, no deja en el agua de cocción residuos.

La buena pasta es porosa

La pasta de calidad es porosa. Este es un punto que hace que pueda absorber el agua uniformemente, lo que le permitirá que quede al dente cuando está cocida y que dicho proceso sea uniforme.

Presenta un grosor también uniforme

Si das con algún tipo de pasta que tiene grosores diferentes entonces lo mejor será no apostar por ella. Esto puede acabar en una cocción desigual entre partes y, en definitiva, en platos de pasta de pésima calidad y que no lucirán igual ni a nivel de presentación ni sabrán igual al paladar.

A cada salsa, su pasta

Si hay diferentes tipos de pasta es porque son más adecuadas unas u otras en función del tipo de cocción, pasta, etc. En este sentido, entran en juego factores como el espesor con el que cuenta la pasta, su tamaño, su forma, los huecos que pueda presentar y la porosidad de la misma. Todo esto hará que un tipo de producto sea más adecuado en función del tipo de salsa con el que unirlo.

Por ejemplo, las pastas largas encajan mejor con las salsas cremosas, mientras que las salsas más líquidas funcionan mejor con las pastas cortas. En el caso de los macarrones lo que mejor encaja son las salsas consistentes que se fusionen bien con la propia pasta en sí.

Ahora que ya sabes un poco mejor cómo distinguir una pasta de calidad, no olvides que hay productores de pasta como Pastas Gallo que cuentan con gran experiencia a sus espaldas y que tienen en el mercado una de las mejores pastas del mundo. Apostar por esta marca de pasta con más de ocho décadas de experiencia a sus espaldas en el sector es hacerlo por pasta de la más alta calidad posible y asegurarse por platos deliciosos con un acabado y textura inmejorable.

5/5 - (1 voto)

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.