Consejos antes de adquirir un coche de segunda mano


A la hora de comprar un coche, visto el importante desembolso que la compra supondrá, debemos sopesar una gran cantidad de factores que finalmente condicionarán nuestra decisión entre coche nuevo o adquirir un coche de segunda mano.

Aparte de nuestras necesidades y frecuencia de movimiento, del número de pasajeros que habitualmente usarán el coche, de si dedicaremos el vehículo al transporte de carga o equipaje, un factor determinante a tener en cuenta es la economía, tanto en consumo de combustible como en mantenimiento del vehículo una vez comprado. Vivimos en tiempos en los que es importante cuidar nuestro dinero, no solo al invertir en la adquisición de un bien duradero como un automóvil, sino también en la proyección de cuánto presupuesto tendremos para el mantenimiento del mismo.

Teniendo todo lo anterior en cuenta, tal vez lleguemos a la conclusión de que lo más apropiado sea adquirir un coche de segunda mano frente al mayor desembolso que siempre supone optar por un coche nuevo.

Si es tu caso, y optas por un coche de segunda mano, no estará de más seguir algunos consejos que aquí te damos. Pero antes un hecho: el mercado de los autos usados en el mundo mueve bastante dinero. Según publicaciones especializadas como Motorbit, en países como EEUU las cantidades de unidades vendidas cada año pasan de los diez millones (en España cerca de un millón). Son muchas las personas que por economía optan por esta alternativa, como una forma de ahorrar su dinero en tiempos de crisis, pudiéndose dedicar a invertir el resto en otros productos más rentables.


Aspectos técnicos

La principal diferencia entre un coche nuevo y otro usado, aparte del precio, es su estado. No se debe olvidar que, precisamente por ser usados, los coches de segunda mano pueden tener desperfectos o detalles estéticos con o sin importancia pero que no afecten a su rendimiento o seguridad, o, eso es más delicado, problemas de funcionamiento que haya que atender posteriormente, y que de haberlos conocido antes de comprar, probablemente no habríamos comprado el coche, o hubiéramos pagado una cantidad sensiblemente inferior (es lo que conocemos en Derecho como vicios ocultos).

taller coches 3

Por eso hacer una revisión en profundidad del coche a adquirir antes de decidirse, es un paso crucial para tomar una decisión. Es aconsejable evaluar distintas opciones, y no dejarse llevar por ofertas aparentemente insuperables, ya que, como todos sabemos, a veces lo barato nos puede salir bastante caro más tarde.

Detalles como la presencia de humo o vapor excesivos, el color y el nivel del aceite del motor (medidos por la varilla del nivel del aceite), la suavidad del embrague y de la caja de cambios, el estado de neumáticos, frenos y discos de frenos nos darán una buena idea del estado real y kilometraje del coche a comprar, por mucho que el indicador nos diga otra cosa. También conviene estar atentos a los ruidos que se puedan presentar al encender el coche y circular con él en distintos tipos de condiciones, trayectos (ciudad, carretera y autopista) y velocidades, son importantísimos a la hora de revisar el auto que nos están ofreciendo.


La importancia de dar una vuelta

Por supuesto, no basta con encender el auto y percibir el sonido que produce, o las emisiones de gas que salen por su escape. En la medida de las posibilidades, es de vital importancia que al comprador se le permita probar el vehículo, porque hay detalles que solo manejando el coche en una situación real pueden ser percibidos, como movimientos extraños que puedan producirse al momento de hacer los cambios de velocidad, o sonidos y temblores que puedan aparecer al momento de girar la dirección a la derecha o a la izquierda, como puede ocurrir en los autos con tracción delantera. De igual forma hay que verificar cosas como la altura y tensión del pedal del embrague. Esto determinará igualmente si habrá que cambiarlo, lo cual encarecerá la adquisición, en caso de que no se pueda negociar una rebaja con el vendedor.

Todos estos detalles, tanto técnicos como de apariencia estética (tapicería, pintura, corrosión de la chapa, embellecedores interiores y exteriores) tendrán una incidencia importante en el precio del vehículo y solo siendo hábiles en su detección podremos pagar el precio justo por el coche de segunda mano.

Es importante nunca olvidar que si decidimos optar por adquirir un auto de segunda mano es para hacerle un favor a nuestra economía, por lo que comprar un coche o que presente muchos desperfectos, pero sea una ganga en el momento, puede terminar siendo un tiro que eventualmente nos salga por la culata (si se nos permite usar la jerga de los talleres de mecánicos). La consigna en casos como este siempre será ser cuidadosos, tratar de tener siempre un técnico a nuestro lado que nos permita disponer de una buena capacidad de negociación frente al vendedor y asegurarnos de firmar un contrato de compra-venta de un coche de segunda mano con garantías.

Compartenos!