Cambiar el orden de los apellidos de los hijos

Cambiar el orden de los apellidos de los hijos

Estos días de “igualdad” de hombres y mujeres y personas de cualquier sexo, raza o religión, por los cuatro costados, se está reformando el Registro Civil para que, por fin, se pueda solicitar cambiar el orden de los apellidos de los hijos, poniendo fin a la tradición de que el apellido paterno precediera al materno.

A partir del próximo 30 de junio el apellido del padre deja de ser preferente en la inscripción de los recién nacidos en el Registro Civil, un año antes de lo que había acordado el Senado (aunque otras modificaciones importantes del Código Civil y del Registro Civil que acompañan a esta normativa, lo harán el 30 de junio de 2018). En 2018 los sistemas informáticos y los funcionarios estarán preparados para la entrada en vigor de la normativa, que ahora tiene que volver al Congreso de los Diputados para ser aprobada de forma definitiva.

Ya se venía haciendo

El sistema español de imposición de apellidos presupone que un recién nacido lleva como primer apellido el primero del padre y como segundo el primero de la madre. Sin embargo esto de cambiar el orden de los apellidos poniendo primero el de la madre no es nuevo. Se venía haciendo desde el año 2000 cuando, si los padres enviaban una solicitud al Juez encargado del Registro Civil y una declaración de mutuo acuerdo sobre el cambio en el orden de los apellidos, el cambio se aprobaba, siendo extendido, eso sí, a todos los hijos de la pareja.

RELACIONADO  Diferencia entre homicidio y asesinato

El orden acordado para el mayor de los hijos, eso sí, rige desde ese momento en las inscripciones de los siguientes hijos de los mismos padres, aunque el hijo, al alcanzar la mayoría de edad, puede también solicitar que se altere el orden de sus apellidos

En los casos en los que no hubiera consenso, el juez daba preferencia por defecto al apellido paterno, que es lo que ahora se pone en duda, junto con la facilidad que supone a partir de julio de 2017, de no tener que solicitar nada al juez encargado del Registro Civil si hay acuerdo entre los padres.

Requisitos para cambiar los apellidos

A partir de julio de 2017, el primer y único gran requisito que se debe dar para cambiar el orden de los apellidos de los hijos, como recuerda en una nota la Dirección General de los Registros y del Notariado del Ministerio de Justicia, es que exista acuerdo entre el padre y la madre y que así se notifique en el plazo de 3 días hábil para inscribir al recién nacido en el Registro Civil. Esto es así hoy a la hora de ponerle un nombre a tu hijo, por ejemplo, o como hemos visto, si se escribía al juez del Registro Civil una petición de cambio de orden en los apellidos.

Ahora, con la entrada en vigor de la nueva ley, lo que cambia (desaparece) es la opción por defecto del apellido paterno y se obliga a que los padres hagan constar expresamente el orden de los apellidos en la solicitud de inscripción en el Registro Civil.

RELACIONADO  Entra en vigor un impuesto sobre viviendas vacías en Catalunya

Otros requisitos para modificar los apellidos o el nombre (no el orden sino el apellido en sí o cambiar el nombre) no son nuevos y ya los admite el Ministerio de Justicia:

  • Que el afectado por el cambio usa y es conocido por el apellido que solicita. Ese uso y conocimiento no puede crearse intencionadamente para conseguir el cambio.
  • Que los apellidos nuevos pertenecen legítimamente al interesado.
  • Que los apellidos que resulten del cambio, no pertenezcan a una sola línea, sino que sean uno de la paterna y el otro de la materna.
  • Que los apellidos inscritos no se adecuen a la gramática y fonética de la lengua española correspondiente.

Y algunas excepciones:

  • No es necesario que el “afectado sea conocido por el apellido que solicita” cuando se trate de apellidos que sean contrarios al decoro o que ocasionen graves inconvenientes o cuando exista riesgo de que desaparezca un apellido español, riesgo que no puede referirse o reducirse al ámbito de una familia, sino al general español.
  • No es necesario que concurran ninguno de dichos requisitos anteriores cuando se den circunstancias excepcionales, supuesto éste, en el que existe un procedimiento especial.
  • Tampoco es necesario que concurra ninguno de los requisitos en el caso en que el solicitante del cambio de apellidos sea objeto de violencia de género, habiendo obtenido alguna medida cautelar de protección judicial, y en cualquier supuesto en que la urgencia de la situación así lo requiera.

¿Y si no hay acuerdo?

Si no se hace constar el orden, o bien los progenitores están en desacuerdo, transcurrido el plazo de tres días será el propio encargado del Registro Civil quien establezca dicho orden atendiendo al interés superior del menor, pero no poniendo por defecto el del padre. Los juristas coinciden en que, a falta de acuerdo, y no teniendo por qué prevalecer el orden del apellido paterno sobre el materno en el orden, el funcionario podría recurrir al azar o al orden alfabético para decidir. Así que, mejor ponerse de acuerdo antes para que nadie decida por vosotros.

RELACIONADO  Dónde reclamar por el timo de los GPS

Llamadme Ismael

Como en el inicio de Moby Dick, hoy en día, existe también la libertad de elección de un nombre, así que “Llamadme Ismael”. Prácticamente casi todos los nombres son hoy posibles para un hijo, incluidos los familiares Pepe, Lola, Concha o Manolo que se pueden inscribir en el Registro Civil como nombres propios. Eso sí hay algunas limitaciones como nombres que infrinjan algunas de las prohibiciones establecidas en la legislación o estas otras limitaciones:

  • No pueden imponerse más de dos nombres simples o de uno compuesto.
  • El nombre no puede perjudicar objetivamente a la persona por deshonroso, humillante, denigrante por sí solo o en combinación con los apellidos.
  • No se admiten los que hagan confusa la identificación (por ejemplo, un apellido convertido en nombre) ni los que puedan inducir a error sobre el sexo.
  • No se puede atribuir a un hermano el nombre de otro hermano vivo.

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género.Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo.En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close