Lavaplatos

Lavaplatos
Lavavajillas

Lavaplatos

Un lavaplatos o mejor lavavajillas (también llamado lava-platos, fregaplatos o friegaplatos) es un aparato mecánico conectado con la red de agua sanitaria de un hogar y con un conducto de desagüe que sirve para limpiar los restos de la comida de la vajilla, cristalería y utensilios de cocina (tablas de cortar, exprimidoras, cazuelas, etc.). Un lavavajillas se suele encontrar en las cocinas de negocios de restauración, en hoteles y también en domicilios.

Cómo funciona un lavaplatos

Los lavaplatos utilizan la circulación de agua a una alta temperatura (55-65 grados Celsius) y detergentes muy fuertes (la mayoría, demasiado alcalinos para exponerlos a la piel) para conseguir este efecto de limpieza. El lavaplatos es, por lo tanto, un aparato que proyecta agua sobre la vajilla, ya sea agua con detergente, al principio, en la primera parte del ciclo de limpieza o agua pura sin detergente, al final del ciclo, para aclarar. Muchos lavavajillas tienen también elementos de calor para secar los utensilios después de lavados.

Partes de un lavaplatos

El lavavajillas cuenta con una o más bandejas extraíbles en las que se coloca la vajilla, generalmente de distintas alturas. Fabricadas en plástico o metal, las bandejas suelen estar diseñadas para introducir el mayor número de elementos: los platos apoyados en soportes verticales, los vasos en una cubeta, etc.

También cuentan con un filtro que retiene los restos más gruesos y debe ser limpiado periódicamente.

En los modelos más nuevos, se sustituye éste filtro por una trituradora, a través de la cual se hace pasar el agua, de manera que sean eliminados los restos de comida sin necesidad de tener que limpiar un filtro.

Tipos de lavaplatos y medidas

Podemos clasificar los lavaplatos en el mercado con varios criterios. Atendiendo a su utilidad hay tres categorías de lavavajillas:

a) de libre instalación (independientes) cuando no se tienen limitaciones de lugar en una cocina (siempre que haya una toma de agua caliente y un desagüe a mano);

b) integrables (encastrables) dentro de una cocina de diseño, gracias a una tapa por delante con el mismo acabado que los muebles de la cocina, para pasar desapercibidos cuando no están trabajando y,
 

c) compactos, que cumplen su cometido en cocinas con muy reducidas dimensiones (de hecho se suelen colocar en lo alto de la encimera). Suelen medir entre 55- 60 cm de ancho por 44-45 cm de alto y 50 a 60 cm de profundidad.

Otra clasificación de los lavaplatos (sean integrables o independientes) es por sus dimensiones, prevaleciendo como estándar el ancho. Así tenemos:

lavaplatos de 60 cm (en realidad son todos de 59,5 cm de ancho para poder caber en un hueco de 60 cm de ancho). Esta es la medida más común como se puede comprobar en cualquier web de electrodomésticos;

lavaplatos de 45 cm, los cuales podrás encontrar igualmente en formato integrable o independiente. Siguiendo la norma anterior, su medida real es de 44,5 cm para que se adapte perfectamente a tu mueble o encimera, ya que el hueco suele ser de 45 cm.

En ambos casos, la altura estándar de un lavavajillas suele ser de 85 cm (83 cm si se quita la tapadera estética que tienen en la parte superior, para colocarlos bajo la encimera de la cocina. En cuanto a la profundidad ronda los 60 cm.

Por último, para los que no saben de electrodomésticos, los lavavajillas se pueden clasificar por número de cubiertos o servicios que lavan. Los habituales suelen ser de y los compactos, por ejemplo, suelen tener espacio para 6 cubiertos.

Comprar un lavaplatos

Antes de comprar un lavaplatos fíjate en las siguientes características:

El emplazamiento

Piensa antes de nada dónde lo colocarás porque en el mercado tienes modelos de libre instalación e integrados (panelados o encastrados). Y además tienes los compactos, que son de un tamaño muy reducido para colocar en cualquier parte de la cocina o terraza-fregadero.

La capacidad de carga

La capacidad de lavado en un solo ciclo se mide en número de cubiertos o servicios. Cada cubierto comprende el servicio completo de mesa -cubertería y vajilla- por comensal.

Si en una casa viven dos adultos y dos niños, con un lavaplatos de 6 cubiertos debería bastar (aunque hay que pensar en el número de elementos a lavar aparte de un cubierto por comensal).

Existen modelos de distinta capacidad:

  • Lavaplatos modelos mini o compactos para apenas 4-6 cubiertos;
Lavavajillas 6 cubiertos Klarstein Amazonia
Lavavajillas de 6 cubiertos Klarstein Amazonia (Amazon.es)
  • Lavaplatos de 10 a 12 cubiertos.
Lavavajillas 12 cubiertos Teka LP8 Amazon
Lavavajillas 12 cubiertos Teka LP8 (Amazon)

 

A la hora de escoger, ten presentes tus necesidades reales ya que poner el aparato a media carga no supone un ahorro de energía y agua del 50%, si bien algunos modelos actuales permiten lavar cargas pequeñas utilizando solo el cesto superior o inferior (es la llamada función multizona).

Consumos de agua, energía y tiempo

Si te preocupa el medioambiente y la factura eléctrica, ten en cuenta la eficiencia energética del aparato antes de comprar un lavavajillas.

La etiqueta energética, obligatoria con arreglo a la normativa de la Unión Europea, informa del nivel de eficiencia energética del aparato.

La clasificación de cada aparato se hace de la letra A+++ a la D, de más eficiente y respetuoso con el medio ambiente a menos.

etiqueta energetica lavavajillas

Aunque los electrodomésticos más eficientes (los clase A+++) suelen ser más caros que los menos (los D), a la larga compensa esta inversión inicial por el ahorro de consumo en su vida útil que suele rondar los 10 años. 

En los últimos modelos en el mercado el consumo de agua por lavado se ha reducido a sólo 19 litros y el de energía a 1.3 kilovatios por hora (Kw/h), consiguiendo el secado sin aporte de energía adicional.

Y para quienes no estén muy convencidos de la necesidad de este electrodoméstico, hay que saber que utilizar el lavaplatos puede resultar hasta un 60% más económico que lavar los cacharros a mano con agua caliente ya que calentar el agua consume mucha energía.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) pone a disposición del consumidor en su web un práctico listado con los modelos de lavavajillas más eficientes a la venta en España.

El nivel de ruido

El nivel de ruido que emite un lavaplatos se expresa en decibelios, dB, y hasta ahora venía siendo la principal queja de los usuarios de lavaplatos.

Pero los modelos actuales lo han reducido considerablemente no superando los 50 dB. En la etiqueta energética se informa perfectamente de este aspecto con lo cual, podemos elegir el más silencioso si no nos gusta el ruido en casa.

El precio del friegaplatos está relacionado con su nivel de ruido: los lavavajillas más económicos pueden superar los 60 dB mientras que los de gama alta más silenciosos no superan los 45 dB. Por ejemplo, Bosch anuncia en su web que su sistema EcoSilence produce solo 38 dB (menos que 20 lavavajillas convencionales por uno con este sistema):

Lavavajillas Bosch
Lavavajillas Ecosilence Bosch

 

El tipo de puerta

Si puedes, cómprate un lavaplatos con puerta equilibrada para evitar accidentes (al abrirla se queda a la altura deseada, sin caer totalmente ni volverse a cerrar).

También es importante que tenga un bloqueo de seguridad durante el funcionamiento del aparato por si tienes niños en casa.

Atención al interior

Los modelos actuales son muy prácticos ya que tienen canastos y bandejas con distintas posiciones o directamente extraíbles para acomodar artículos grandes. También disponen de estantes plegables y ajustables para proteger la vajilla, desde las copas de vino más delicadas a las piezas más voluminosas. 

Es importante que las guías de los canastos tengan topes de cierre automático, para que estos no se nos salgan del todo al tirar hacia fuera para vaciarlos o llenarlos.

Lavavjillas_Bosch_BANDEJA Y CESTA

Por otra parte, cuantos más proyectores de agua tenga, más limpios saldrán los cacharros. Debería haber distribuidores de agua como mínimo en la parte inferior (en las aspas giratorias), en la superior y bajo el estante superior. Evita los modelos en los que sólo sale agua desde abajo.

En cuanto al material del interior, los de acero inoxidable son más resistentes y conservan el calor del lavado con lo que aceleran el secado, pero los de plástico también dan buen resultado y son más económicos.

Atención al filtro

Mejor que el filtro sea autolimpiable, porque si no, te tocará limpiar el filtro manualmente después de cada lavado. Además, los filtros de limpieza automática evitan tener que enjuagar los cacharros antes de lavarlos, con el consiguiente ahorro de agua y energía.

Los programas y funciones especiales

Partiendo de los programas básicos de lavado que ofrecen todos los fabricantes (intensivo, diario, delicado, rápido, etc.), si este es el factor que te va a hacer inclinarte por un modelo u otro, fíjate bien en que estas funciones te sean realmente útiles.

 Destacamos, por ejemplo, la función de inicio diferido (time-delay) que permite cargar el lavavajillas y programarlo para que inicie el lavado cuando no haya nadie a quien le moleste el ruido o aprovechando la tarifa nocturna de la luz;

No obstante, en aras de la seguridad, te aconsejamos no tener el lavavajillas en funcionamiento cuando no haya nadie o estéis dormidos en casa;

 La opción de lavado intensivo a alta temperatura protege de gérmenes y bacterias y es el más rápido, aunque consume más energía;

 El lavado ecológico o económico consume menos energía pero puede llegar a durar una hora o más;

 Los programas fríos y económicos ahorran hasta un 50% de energía. Los sensores de carga y los sensores de suciedad del agua (que algunos fabricantes denominan “tecnología 6º Sentido”) ajustan automáticamente el ciclo de lavado y permiten ahorrar agua, energía y tiempo.

Algunos fabricantes ofrecen técnicas de secado novedosas para reducir el consumo de energía y agua, como el secado en frío, o el secado mediante minerales (la casa Bosch incorpora al secado un depósito de Zeolitas®, una familia de minerales aluminosilicatos que absorben y almacenan humedad y la transforman en aire seco y caliente).

También es conveniente que el lavavajillas cuente con dispositivos de seguridad antidesbordamiento para evitar fugas y anti-calentamiento del motor.

Uso de detergente, sal y abrillantador

Usa un buen detergente. Recientemente hay detergentes en el mercado que contienen enzimas y suponen una mejora con respecto a los detergentes tradicionales de fosfatos. Estos nuevos detergentes biodegradables son más respetuosos con el medio ambiente.

Aunque la Asociación Española de Fabricantes de Detergentes, Tensioactivos y Productos Afines (ADTA) no ha alimentado la polémica sobre si estos detergentes ecológicos son mejores o peores para el medio ambiente, varios países europeos han prohibido o limitado el uso de detergentes con fosfatos porque perjudican los ecosistemas locales vía “eutrofización”.

Lavavajillas gel Finish Todo en 1 Amazon
Lavavajillas gel Finish Todo en 1 (Amazon)

 

Y por último, para un buen mantenimiento de tu lavavajillas no olvides usar sal.

En zonas con aguas “duras” (con exceso de cal) debes llenar el depósito de sal pues es fundamental para el óptimo acabado del lavado e impide que se obstruya el descalcificador.

Casi todos los modelos de lavaplatos incluyen ya dispensadores automáticos e indicadores luminosos o acústicos de control de sal, abrillantador y detergente.

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.