Tendencias en cosmética 2020

Tendencias en cosmética 2020
Cosmetica cremas reductoras antiaging (Alexandra Tran Unsplash)

El sector de la cosmética y el cuidado personal están en constante evolución. Para seguirla de cerca, hemos querido preguntar al respecto a algunas expertas para que nos cuenten sus puntos de vista acerca de ella. Una de ellas ha sido Cristina García, fundadora de la revista online de belleza femenina Beauty Me, quien ha compartido con nosotros cuáles son las categorías de productos cosméticos más demandados en 2020 y qué cambios observa dada la situación actual.

Tendencias en cosmética

Según AECOC, España es el quinto país de Europa en volumen de euros en el sector de la cosmética, con unas ventas de más de 4.200 millones de euros, gracias a la potente inversión en innovación de nuestros laboratorios. 

Las tendencias actuales en este sector son tres (fuentes: AECOC y Kantar):

  • Reafirmación del mercado femenino de cremas reductoras, cremas antiedad a partir de los 50 años y cremas anticelulíticas.
  • Cosmética masculina en crecimiento por el cambio de patrones estéticos y aceptación social del hombre que se cuida y preocupa por su aspecto exterior e interior (forma física, depilación, dieta, etc.).
  • Demanda de soluciones para la piel y “beauty” por parte de un público femenino y masculino cada vez más joven.

A esto hay que añadirle que el maquillaje y la perfumería, con el uso de la mascarilla y la distancia social están sufriendo un retroceso al tiempo que la cosmética sube su compra media por persona.

Veamos lo más característico de cada una de estas tendencias a partir del testimonio de García.

Mercado femenino

La cosmética femenina ocupa el grueso del sector “beauty”. Dentro de esta, las grandes categorías de productos, en línea con las preocupaciones de las mujeres y de los patrones estéticos, siguen siendo, por este orden:

  • Combatir la celulitis (cremas anticelulíticas y cremas reductoras)
  • Suavizar las arrugas de la cara
  • Cuidar las manos

Cremas anticelulíticas y reductoras

La celulitis es una afección de la piel mayoritariamente femenina. Según la Academia Española de Dermatología y Venereología, que a partir de la adolescencia entre el 85 y el 98% de las mujeres frente al 10% de los hombres. Al igual que la obesidad, es una acumulación de tejido adiposo, agua y toxinas bajo la superficie de la piel. Pero a diferencia de la obesidad, se localiza en muslos, caderas, abdomen y glúteos en la mujer. Y, además, puede estar presente en personas delgadas con índices de masa corporal (IMC) adecuados.

La celulitis altera el tejido conjuntivo y el colágeno, manifestándose en forma de nódulos conocidos vulgarmente como piel de naranja.

Se suele aceptar por la comunidad científica que su origen es de tipo neuroendocrino, y según su grado, puede tratarse de un mero problema estético (Grados I y II) o también una patología (grados III y IV). En estos últimos grados la grasa acumulada en los adipocitos comprime los vasos sanguíneos ralentizando su correcta circulación y causando dolores en las zonas afectadas.

La mujer actual está muy informada sobre las causas y el tratamiento cosmético de la celulitis con cremas anticelulíticas. Estas cremas ayudan a reducir las antiestéticas deformaciones de esta afección. Combinadas con actividad física, que favorece la eliminación de agua y desechos, producen efectos apreciables a medio plazo.

Los ingredientes de estas cremas suelen incluir sustancias que inhiben la lipogénesis (el guaraná), al tiempo que favorecen la lipólisis (café, té verde, mate, l-carnitina, magnesio, etc.) y fomentan la circulación sanguínea (el ginkgo y el castaño, ruscus, mentol, alcanfor, agentes reafirmantes, etc.). Una vez que penetran en el tejido conectivo descomponen el tejido graso no deseado que es la piel de naranja, en todas las partes del cuerpo. También actúan como reductores y quemagrasas gracias a sus ingredientes termoactivos.

Las expertas consultadas recomiendan exfoliar la piel antes de la aplicación de una crema anticelulítica para luego aplicar la crema con masajeo paciente y constante. De hecho, para García la clave del éxito está en el masaje constante y hay que ser pacientes: solo se verán efectos a largo plazo, de forma proporcional a la dedicación habida.

Por su parte, las cremas reductoras tienen la misión de atacar la celulitis en muslos, glúteos y abdomen. También están recomendadas para reducir la flacidez y las estrías que aparecen tras dietas intensas y el parto. Son conocidas por su efecto reductor, drenante y relajante, y favorecen la circulación sanguínea.

García también indica que “es importante aclarar que no son cremas adelgazantes sino que ayudan a que nuestra piel tenga un aspecto terso, suave y agradable al tacto”.

Las cremas reductoras, al igual que las anticelulíticas, es recomendable aplicarlas a diario en tratamientos de larga duración.

Cremas antiaging

Una tendencia en alza en las mujeres (también en hombres) es el recurso a cremas antienvejecimiento en edades más tempranas. 

A partir de los 40 años se está produciendo una gran demanda de tratamientos cosméticos antiaging (anti-edad) para aplacar las arrugas de la cara y manos que surgen con la maternidad, y más adelante tras la menopausia en ellas.

Es tal el fenómeno que existe ya en EEUU una nueva categoría de “sellennials”, mujeres de más 55 años con poder adquisitivo, que invierten dinero y tiempo en cuidar su piel de las arrugas.

De hecho, las grandes consultoras del sector (a partir de los 40-45 años) estiman que este segmento de población es responsable de casi la mitad de ventas de la categoría antiaging.

Cosmética masculina

En cuanto a los hombres, apuntan “la gran tendencia que se observa estos últimos años a un patrón estético en el que se acepta socialmente al hombre depilado, que se cuida exteriormente y que invierte en cosmética y perfumería por que se gusta y para gustar a los demás”.

Depilación, cuidados del cabello e injerto capilar (para los que no lo tienen) aparte, la gran tendencia actual en la cosmética masculina son las cremas hidratantes, antienvejecimiento y de contornos de ojos y los sérums.

Dos son las tendencias de los laboratorios farmacéuticos para saber atacar a este creciente nicho de mercado.

  • Por una parte, han sabido lanzar las categorías de cremas para la cara y la piel del hombre con componentes y fragancias adaptadas.
  • Y por otra, están haciendo un gran esfuerzo de evangelización para convencerles de la necesidad de dedicar tiempo a la hidratación diaria de la piel. Y ello porque la mayoría de hombres declaran a revistas especializadas en bienestar masculino, que no dedican apenas tiempo a hidratarse tras la ducha.

Dentro de los hombres que sí se han unido al fenómeno de los cuidados de la piel, la revista Men´sHealth destaca tres tendencias:

  • Cada vez más adeptos a las cremas hidratantes, con un crecimiento estable de los geles sobre los mousses.
  • Cada vez más hombres que se cuidan aplican un sérum en la cara, seguido de una crema de contorno de ojos para terminar con una crema facial.
  • Finalmente, una parte del sector masculino empieza a demandar cremas y tratamientos para combatir las desagradables bolsas de los ojos y las ojeras.

Públicos cada vez más jóvenes

El tercer fenómeno reseñable en el mercado cosmético español es la adopción de tratamientos para la piel y antienvejecimiento a edades cada vez más tempranas.

Incluso antes de los 40 años, mujeres y hombres incorporados al mercado laboral y con ingresos estables apuestan ya por su estética, recurriendo a soluciones cosméticas, estética, gimnasios etc.

Dos hecho están contribuyendo a esta tendencia dos fenómenos recientees:

  • Cada vez es mayor el número de hogares singles en España, por decisión propia. El INE los valora en más de 2 millones de personas.
  • Cada vez es mayor el tiempo de la jornada dedicado a cuidados personales (actividad física, depilación, hidratación de la piel y cuidado del cabello). 

¿Y el COVID-19 que?

En cuanto a la pandemia, el principal efecto de los confinamientos totales, parciales y perimetrales a que nos estamos adaptando, Garcia comenta que “está provocando una mayor apreciación por la cosmética de cuidados personales, tras los excesos de la primavera, en detrimento de la cosmética que persigue proyectar una estética fuera de casa”.

El mayor recurso al teletrabajo y la proyección de personas “humanas” detrás de una videoconferencia en la que incursionan niños pequeños, y el uso de la mascarilla están migrando la demanda de soluciones cosméticas estéticas a funcionales.

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.