CEACCU detecta irregularidades en el etiquetado de 8 de cada 10 marcas blancas

La CEACCU, asociación de consumidores integrada por amas de casa consumidoras con una larga historia (es la primera asociación de consumidores por edad) acaba de presentar un informe sobre la fiabilidad de los reclamos de salud que se hacen en las etiquetas de los alimentos de las grandes empresas de distribución (marcas blancas o “marca de distribuidor).

La CEACCU ha analizado un total de 298 repartidos en 97 productos entre las distintas marcas “de distribuidor” estudiadas: Hacendado de Mercadona, Carrefour, Día, Auchan de Alcampo, El Corte Ingles, Eroski y Lidl.

El estudio, cuyo objetivo ha sido evaluar el correcto cumplimiento del Reglamento Europeo 1924/2006*, denuncia la existencia de irregularidades en 8 de cada 10 etiquetas como las siguientes: “La vitamina A protege los huesos y dientes”, “activa la flora intestinal” o “500 mg al día de ácidos grasos omega 3 (EPA+DHA) favorecen la fluidez de la sangre”.

Conclusiones del informe de CEACCU

 Los productos de “marca blanca o de distribuidor” demuestran que sus envases no son neutros, tal y como indicaría la propia denominación, sino que recurren a alegaciones que venden supuestamente “salud” además de una buena relación calidad/precio.

De las 298 declaraciones analizadas, 71 eran de salud, 37 gráficas y 186 fueron nutricionales, llegando a contabilizar hasta 304 nutrientes, además de otras sustancias, sobre los que se hacían declaraciones.

 Las declaraciones en las etiquetas en productos de marca blanca mantienen un nivel de complejidad cercano a los productos de marca de fabricante:

Las etiquetas en productos de marca blanca o de distribuidor mantienen un nivel de complejidad que se aproxima a los productos de marca estudiados en otras ocasiones por CEACCU, debido al uso, no siempre correcto, de las declaraciones nutricionales y de salud. En el análisis cuantitativo se confirma la complejidad de las etiquetas con una media de 3 declaraciones por producto. El grupo de alimentos lácteos incorpora 4,5 declaraciones por producto, cifra superior a la media, seguido de aperitivos con 3,25 y galletas y cereales con casi 3 declaraciones por producto.

El análisis descriptivo muestra la complejidad en las etiquetas con frases como “Vitamina E,  antioxidante que protege a las células de los radicales libres evitando el envejecimiento”, “500 mg al día de ácidos grasos omega 3 (EPA+DHA) favorecen la fluidez de la sangre, evitando la acumulación de colesterol en la misma”, “Ayuda a restaurar y promover el crecimiento de las bifidobacterias” o “Con DHA y EPA”, todas ellas declaraciones de salud que, a juicio de CEACCU, no tienen suficiente respaldo científico, con supuestos beneficios no comprobados, por otra parte difíciles de comprender para muchos consumidores, tal como exige el Reglamento.

Precisamente la organización insiste que “hoy por hoy, diversas declaraciones utilizadas en los alimentos que han pasado el proceso de evaluación ante las Autoridades Europeas, han sido rechazadas por falta de estudios que comprueben el efecto declarado”.

 Etiquetado confuso:

La confusión está servida cuando el consumidor intenta elegir un producto de marca blanca o distribuidor, dado que la denominación de venta suele estar muy poco accesible y sin embargo la marca junto a una declaración (de salud o nutricional) se sitúa en el frontal del producto, con un tamaño de letra grande, como por ejemplo “omega 3 EPA y DHA. Eroski” o “Energía +Crecimiento Hacendado” sin olvidar las marcas de fantasía que llevan implícitos supuestos beneficios para la salud, como es el caso de  “Nature Active Hacendado”, “Eroski Activitas” o “Deliform Nature Auchan”

Al igual que en los productos de marca, las marcas blancas destacan la información menos útil, relegando la información nutricional obligatoria a la zona de la etiqueta menos visible y con una letra muy poco legible.

 Análisis de la composición nutricional. Perfiles Nutricionales:

El análisis de la composición nutricional de los productos analizados desvela que casi el 30 % de los productos analizados no podría incorporar declaraciones en el etiquetado,  ni de salud ni nutricional, debido al alto contenido de algún nutriente (azúcar, sodio o grasa saturada), cuyo exceso podría dañar la salud del consumidor.  Cabe destacar que, casi el 65% de los productos en la categoría de alimentos “cereales y galletas” contenían un exceso de algún nutriente (azúcar, sodio o grasa saturada) según contempla el documento referido.

CEACCU critica que “dicho documento no está cumpliendo los plazos establecidos en el artículo 4 del Reglamento para su aprobación, enero 2009. Sin embargo y dada la complejidad, tanto científica como de aplicación, aún se debate sobre el mismo” Además, se insiste que «El objetivo de este artículo es de relevante importancia en la protección de la salud de los consumidores ya que pretende que no se destaque como “saludable” alimentos que contienen un alto contenido en azúcar, sal o grasa saturada, como es el caso de la denominada “comida basura” »

 Comportamiento de las marcas analizadas frente al Reglamento: El nivel de posibles incumplimientos (151) en los productos analizados, refleja que el consumidor no está disfrutando de una información veraz en las etiquetas de los productos que compra, en el momento en que se realizó el análisis. Tan sólo 18 productos de los analizados no mostraban ningún posible incumplimiento frente al Reglamento.

Los lácteos son la categoría de alimentos que incorpora más frecuentemente declaraciones en el etiquetado, incumpliendo en mayor medida el Reglamento (60% de los incumplimientos totales). CEACCU recoge numerosos posibles incumplimientos entre las declaraciones de salud incorporadas en esta categoría de alimentos.

De hecho, algunas de las declaraciones analizadas, ya han tenido una opinión desfavorable de la Autoridad Europea por no reunir las suficientes pruebas científicas, como es el caso de “La vitamina A protege los huesos y dientes” presente en diversos productos como la leche semidesnatada calcio Carrefour y la leche enriquecida con calcio Hacendado, entre otros; o las declaraciones sobre los supuestos efectos beneficiosos de las bifidobacterias y Lactobacilus  como “activa la flora intestinal” en el caso de Bífidus Proviact de Lidl o “una botella de activitas al día ayuda a tus defensas” en el producto Eroski Activitas.

En el caso de los probióticos, un incumplimiento frecuente detectado fue no cuantificar la cantidad de fermento lácteo, lactobacillus o bífido bacterias, en la lista de ingredientes, ni siquiera en los casos en los que se incorporaba un declaración saludable, como es el caso del Bífidos activo Hacendado Bífidus Proviact  naranja de Lidl, o La Leche Fermentada con Bífidos Auchan, incumpliendo la normativa actual.  Además, en numerosos casos no especifican el efecto nutricional que ejercían las sustancias declaradas  y la cantidad requerida para dicho efecto, lo que resulta ambiguo.

Otro incumplimiento se da en las declaraciones que no se ajustan a la redacción aprobada y publicada en Reglamento, como es el caso de la leche enriquecida con calcio 100% natural Hacendado o la leche enriquecida con vitaminas de Auchan, que declaran “Calcio y Vitamina D para un mantenimiento de los huesos fuertes en infancia, adolescencia, edad adulta, embarazo y lactancia”, mientras que la declaración aprobada por la norma es “El calcio y la vitamina D son necesarios para el crecimiento y el desarrollo normales  de los huesos de los niños”.

Declaración del tipo de grasa en el etiqueta
Finalmente, CEACCU recuerda que viene insistiendo en la necesidad de regular la obligación de declarar el tipo de grasa vegetal utilizado en la receta de los productos alimenticios, no siendo obligatorio actualmente. CEACCU reclama que la información sobre el tipo de grasa vegetal utilizada sea un requisito obligatorio en el etiquetado.

Sin embargo, casi un 23% de los productos estudiados y elaborados con grasa, no especificaban el tipo de grasa vegetal, aprovechando así las posibles connotaciones saludables que tiene el término “vegetal” para el consumidor, cuando realmente se trata de grasa con altos niveles de saturación (y sus efectos sobre el colesterol).

* Reglamento (CE) Nº 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de diciembre de 2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos.

Fuente:
Estudio de CEACCU sobre el uso de declaraciones nutricionales y de salud en el etiquetado de productos de marca blanca o de distribuidor
www.ceaccu.org

Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com.Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close