Monedas antiguas: ¿dónde y cómo venderlas?

Monedas antiguas: ¿dónde y cómo venderlas?
Monedas antiguas

Monedas antiguas

Las monedas antiguas, como el buen vino, se aprecian con el paso del tiempo. Sin embargo, si tienes una en tu poder y te quieres deshacer de ella, es muy difícil conocer su valor real en el mercado. Una opción para saber el precio y poder vender tu moneda de colección son las subastas numismáticas. En este post te explicamos cómo vender tus monedas antiguas.

Valorar monedas antiguas

Si te encuentras, como tantas otras personas, con que heredas o das con una colección de monedas antiguas y quieres venderlas, lo primero que debes hacer es valorarlas antes para entender qué tienes entre manos.

Los expertos, como Coleccionistasdemonedas.com, coinciden en que el valor de mercado de estas piezas clásicas viene más condicionado por su escasez o acuñación limitada, que por su mera antigüedad. Y por tu capacidad de dar a conocer a cualquier coleccionista del mundo, sobre tu moneda de colección. Este portal web, es el número uno en el mundo hispanohablante en información relativa a monedas antiguas. Todo aquel que desee abundar en el coleccionismo de moneda, tiene un montón de información práctica a su disposición.

Volviendo a la venta de tus monedas antiguas. En la actualidad tienes varias opciones, unas profesionales y otras menos profesionales. La más directa es acceder a tiendas de coleccionismo en eBay. Pero, claro, posiblemente los precios que se paguen u oferten por compradores y vendedores, no sean muy reales. Y puede que te sientas engañado por un comprador habilidoso que “sepa” más que tú sobre el tema y te envuelva con ml argumentos sobre el escaso valor de tu moneda al objeto de pagártela por debajo de precio de mercado.

Si buscas más profesionalidad, tienes la opción de los peritos numismáticos de las casas de subastas. El perito tasador numismático es un profesional estudioso del mercado de monedas de colección que conoce a la perfección la historia de las monedas antiguas, su demanda y el precio al que se intercambian en la actualidad. Este profesional será capaz de asesorarte sobre la valoración de las piezas de tu colección de monedas a subastar.

Alternativamente, te puede interesar localizar previamente otros ejemplares de tu moneda (mismo valor y año de acuñación) que se hayan podido subastar en cualquier parte del mundo. Si haces una consulta en el buscador especializado en monedas antiguas, billetes y obras de arte acsearch.com, puedes localizar la última subasta en la que haya cambiado de manos una moneda como la tuya.

Y como se trata de un servicio de suscripción de pago, después de localizar el nombre de la casa de subastas, su número internacional y lote en el que se vendió, puedes recurrir a otro agregador de subastas gratuito para tirar del hilo.

En sixbid.com, metiendo la casa de subastas, su número y el número de lote donde se vendió una moneda como la tuya, podrás conocer cuánto se llegó a pagar por ella. Si le sumas la comisión de intermediación de la casa de subastas (entre el 10 y el 20%), ya tendrás tu precio objetivo a la hora de vender tu moneda antigua.

Y será el momento de acudir a una casa de subastas con tu valor de mercado propuesto. Estas casas incluirán tu/s moneda/s en un catálogo que distribuirán entre sus clientes habituales y publicarán en su web. Y el día de la venta podrán ofrecer tu moneda en subasta en la sala o por Internet.

Estas son las ventajas e inconvenientes de la subasta sobre la venta libre.

-La primera ventaja es que tienen clientes asiduos y saben quién estará interesado en una moneda de colección como la tuya.

-La segunda que, como funcionan a comisión sobre el valor final pagado, su interés está en congregar y promocionar sus lotes de productos entre los compradores interesados, fomentando las pujas al alza. Gracias a un sistema profesional de subasta puede que consigas un mayor valor por tu moneda antigua que el estrictamente de mercado.

-Finalmente, las casas de subasta se ocupan de la promoción de tu producto, de certificar su autenticidad y de asegurarte el cobro del precio pactado en el remate de la puja.

-El principal inconveniente es que te cobrarán una comisión de intermediación. También hay que decirlo, pueden demorarse en abonarte tu parte de la venta algunas semanas. Conviene tenerlo claro en el contrato de subasta que firmes con ellos.

Otros consejos

Para una primera aproximación al valor real de tu moneda de colección de forma rápida, presta atención a estos detalles:

-El año de emisión de tu moneda. Suele ir impreso en la superficie. Si lo tienes, te será bastante más fácil valorar la moneda.

-Examina su estado: ¿La moneda conserva íntegramente sus bordes y forma original o está deteriorada por los cantos o deformada? Cuanto mejor la conservación de una moneda antigua, mayor su valor.

-Averigua su composición. Ojo, porque hay falsificaciones o imitaciones de monedas antiguas con una ligera capa exterior que simula un metal noble envejecido con bastante perfección, encubriendo un contenido falso. Si tu moneda es de oro, plata o cualquier otro metal noble, mejorará su valor de mercado cuanto mayor la pureza del metal precioso del que esté hecha.

Y recuerda que, dentro del propio sector de las casas de subastas, hay especialización en monedas antiguas. No todas ellas dominan todas las monedas. Busca una casa de subastas que haya subastado monedas como la tuya. Sabrá más y mejor las posibilidades de conseguir un mayor precio de venta.

Historia del dinero

Las monedas como medio de pago son uno de los elementos básicos de los mercados. Las comunidades prehistóricas vivían del trueque, que era una forma de intercambio mutuo de producciones (animales, vegetales, pieles, piedras talladas, etc.) para garantizar su supervivencia. El trueque exigía algún tipo de negociación previa, al no haber una relación directa de valor entre los objetos intercambiados. Algún tiempo después, comienzan a surgir unidades de intercambio con un valor aceptado por las poblaciones: las cuentas, las piedras preciosas o los huesos se convierten en medios de pago aceptados. En algunas comunidades de Asia y África, las conchas marinas (cowry shells), se convierten en medio aceptado de pago hasta el siglo XIX.

Pero el hito más relevante en la evolución del dinero es el comienzo de la acuñación de monedas a base de metales preciosos como el oro, la plata o el bronce. El valor de este dinero viene entonces respaldado por su peso en el metal precioso del que está fabricada y la autoridad de su emisor.

Se cree que ya en el siglo VII antes de Cristo comenzaron a circular las primeras monedas del mundo por el territorio de la actual Turquía. Las emitieron los griegos, eran redondas y estaban fabricadas con aleaciones de metales como el oro y la plata. Durante siglos, el contenido de la moneda y su peso respaldaban el valor de las monedas. Y así hasta que en 1971, Estados Unidos abandona el patrón oro y se creara la actual moneda fiduciaria o fiat. Es decir, que hoy manejamos monedas cuyo valor no es el material empleado en su fabricación sino el respaldado que les da la solvencia de su emisor, los Bancos centrales de cada país emisor.

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 3500 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close