Tanatopraxia

La tanatopraxia es el conjunto de prácticas médicas efectuadas sobre los cadáveres, destinadas a su conservación (embalsamamiento y conservación temporal), a su adecuación (tanatoestética) o su reconstrucción (tanatoplastia).

La tanatopraxia debe ser aplicada por profesionales médicos en ejercicio (tanatólogos).

Tipos de prácticas
Las técnicas de tanatopraxia recurren, entre otras, a inyecciones intra-arteriales y a drenajes de la sangre y de los líquidos viscerales para garantizar la conservación y dar color al fallecido.

La normativa autonómica (por ejemplo, la del Principado de Asturias*), distingue los siguientes métodos de tanatopraxia:

 Físicos:

Congelación: conservación del cadáver por hipotermia (a -12ºC);

Refrigeración: descenso artificial de la temperatura (entre -2 y 4º C) que ralentiza el proceso de putrefacción del cadáver.

 Químicos:

Conservación transitoria: retardar el proceso de putrefacción mediante sustancias químicas.

Embalsamamiento: método que impide la putrefacción.

En Comunidades como la de Madrid*, los profesionales encargados de la tanatopraxia o las empresas de servicios funerarios para las que trabajen deben comunicar a la Consejería de Sanidad el nombre del fallecido y la práctica tanatológica aplicada junto con el destino del cadáver, así como llevar un registro con todos los cadáveres tratados.

Ventajas
Gracias a la tanatopraxia, no hay derrame de líquidos ni olores y se recupera en el fallecido la apariencia de la vida haciendo desaparecer los signos de sufrimiento del cadáver.

* Decreto 72/1998, de 26 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria en el ámbito del Principado de Asturias.

* Orden 771/2008, de 31 de octubre, de la Consejería de Sanidad, por la que se regula la realización de prácticas de tanatopraxia en la Comunidad de Madrid.

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género. Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo. En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Esta entrada tiene un comentario

  1. aprendiz SENA este tema me a servido mucho para mi investigacion pues debo exponer alo referente este tema. muchas gracias por la ayuda

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú