El dislate del Registro estatal de empresas que prestan dinero y los 19 registros autonómicos de lo mismo

El Consejo de Ministros en su reunión del día 28 de enero de 2011, ha aprobado una nueva normativa (Real Decreto 106/2011* publicado en el BOE del mismo día) que prevé la creación de un Registro Estatal de Empresas (personas jurídicas y físicas) que sin ser entidades de crédito (bancos, cajas, etc.), se dediquen a la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito o la refinanciación y reagrupamiento de deudas (APIs, empresas intermediarias, particulares que consiguen un préstamo para un consumidor, etc.). Estas actividades ya están reguladas en la Ley 2/2009*.

El porqué de la norma
En el ordenamiento español la actividad de préstamo hipotecario y crédito no está reservada a las entidades de crédito por lo que se realiza también (cada vez más), por otro tipo de empresas que se dedican a la intermediación de préstamos (muy activas en “refinanciar tus deudas” agrupando deudas) o de negociación para el usuario de la mejor hipoteca o préstamo de entre una serie de ellas.

Antes de la Ley 2/2009 estas empresas sólo estaban sometidas, de forma genérica a la legislación general de protección de los consumidores, por lo que no se les exigían garantías especiales (legislación mercantil y civil y a las normas generales de protección de los consumidores y usuarios).

Seguro de responsabilidad o aval bancario
Una de las novedades de la Ley 2/2009, es que estas empresas deben constituir un seguro de responsabilidad civil (o constituir un aval bancario) para garantizar sus relaciones con los usuarios que contratan sus servicios. Este seguro se debe inscribir, junto con la empresa en un Registro de nueva creación, el Registro Estatal de Empresas.

RELACIONADO  El defensor del cliente de las aseguradoras

Registro Estatal de Empresas
Este Registro, gestionado desde el Instituto Nacional de Consumo, es de carácter estatal porque la normativa de la que es origen (Ley 2/2009*) prevé su creación junto con la de un Registro de empresas en cada una de las Comunidades Autónomas donde las empresas tengan su domicilio social.

Para qué sirve(n) este (estos) registro(s)
La misión del Registro estatal (y de los Registros autonómicos que sin duda se van a empezar a crear en cada Comunidad, dentro de su ámbito de actuación) es, además de censar a las empresas que se dediquen a prestar dinero o intermediar:

 Evaluar y controlar la legalidad del contenido de los folletos y demás documentación que se remita al Registro para su inscripción en el mismo, informando a las comunidades autónomas de cualquier anomalía que se observe, al objeto de que se proceda, en su caso, a la apertura del oportuno expediente sancionador;

 Publicar en la página web del Instituto Nacional del Consumo, el folleto sobre precios, tarifas y gastos repercutibles de las empresas;

 Expedir las oportunas certificaciones acreditativas de las empresas inscritas y del número que corresponda a la empresa en este registro estatal.

 Elaborar al menos una vez al año una relación actualizada de empresas inscritas en el Registro estatal, en función de la actividad desarrollada por cada una de ellas.

Normativa de protección del consumidor
En España, la actividad de las entidades de crédito en sus relaciones con los consumidores y usuarios se regula específicamente a través de las Circulares del Banco de España
que vela por la transparencia antes de contratar (tratan de que cada producto financiero tenga las mismas conceptos de manera que las ofertas de distintos bancos o cajas se puedan compararar, como los préstamos hipotecarios).

RELACIONADO  Comisionado para la defensa del asegurado

Con la aprobación de este Registro se añade seguridad a los contratos de préstamos y crédito de empresas que no son entidades de crédito, pero, la política de protección del consumidor se convierte, nuevamente, en un dislate consecuencia de multiplicar por 17 (+ 2 con Ceuta y Melilla) cualquier normativa de carácter estatal.

Y la pregunta lógica que uno se hace ante este dislate autonómico es ¿para todo esto no nos bastaría con un sólo Registro central que abarcara a todo el Estado?

* Real Decreto 106/2011, de 28 de enero, por el que se crea y regula el Registro estatal de empresas previsto en la Ley 2/2009, de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito, y se fija el importe mínimo del seguro de responsabilidad o aval bancario para el ejercicio de estas actividades (BOE de 11 de febrero de 2011).

* Ley 2/2009, de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito.

Consumoteca

Consumoteca es una web con contenidos prácticos clasificados por temática para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. Te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close