Consentimiento informado

Consentimiento informado
Cirugía

El consentimiento informado es uno de los principales derechos de los pacientes, junto con el derecho a la información sanitaria, y el reconocimiento y custodia de la intimidad de su información sanitaria.

Definición de consentimiento informado

La Ley 41/2002* sobre autonomía del paciente y derechos en materia de información, define el consentimiento informado en su artículo 3 como

la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud”.

Se puede decir que este consentimiento es el reconocimiento del derecho moral que cada persona tiene a participar de forma libre, y válidamente manifestada sobre la atención que se le preste.

Partes de un consentimiento informado

En general, todo consentimiento informado será un documento escrito del que el paciente debería firmar y quedarse con una copia, con estos bloques:

Bloque inicial: identificación y concreción del consentimiento

  • Centro médico, profesional u hospital que emite el documento, incluyendo sus datos de contacto y dirección completa.
  • Servicio del centro que emite el documento y tipo de consentimiento. Por ejemplo, “Servicio de anestesiología” o “Servicio de resonancia magnética”.
  • Nombre del consentimiento concreto de que trata el documento. Por ejemplo, “Consentimiento informado para anestesia general”.
  • Nombre completo, DNI y número de historia clínica del paciente.
  • Nombre, DNI y número de Colegiado del Jefe/a del Servicio médico.

Bloque 2: explicación sencilla del procedimiento a recibir por el paciente

En este ejemplo, de un hospital privado, se explica en qué consiste un procedimiento de anestesia general (“realizar una intervención o una exploración quirúrgica sin dolor”).

RELACIONADO  Informe de alta médica
Consentimiento informado explicación sencilla
Consentimiento informado explicación sencilla

Bloque 3: riesgos, molestias y efectos secundarios

En este tercer bloque se explican los riesgos concretos del tratamiento. En nuestro ejemplo, los riesgos de una complicación anestésica se valoran en un 1% y los de muerte exclusivamente anestésica en un uno por 10.000. Pero también se advierte al paciente de la posibilidad de sufrir reacciones alérgicas o anafilácticas, de reacciones secundarias no previstas, reacción hipertérmica aguda y severas no infecciosas, dificultades respiratorias moderadas o severas, neumotórax, rotura de piezas dentarias, náuseas, vómitos, parada cardíaca imprevista y un largo etc.

Consentimiento informado riesgos, molestias y efectos secundarios

Consentimiento informado riesgos, molestias y efectos secundarios2
Consentimiento informado riesgos, molestias y efectos secundarios

 

Bloque 4: Riesgos personalizados del paciente en concreto

En este apartado, y en función del estado del paciente (se conocerá por una exploración previa y por análisis clínicos de su sangre), se anotarán los riesgos adicionales concretos que pueda tener el paciente por enfermedades pre-existentes, a raíz de su analítica particular.

Bloque 5: Alternativas razonables al tratamiento

En este apartado, se citarán (si las hubiere) alternativas al tratamiento que se pretende recibir.

Bloque 6: Firmas

En este apartado final habrá un espacio para la firma del médico responsable y otros dos para la aprobación del consentimiento por parte del paciente o para su denegación (o revocación posterior a la aceptación si surgen dudas después del “sí” inicial).

Deber de obtención del consentimiento informado

Los profesionales sanitarios (particularmente médicos y enfermeras), en el ejercicio de sus funciones están obligados a respetar la libertad del paciente, a elegir y controlar la atención que se le presta, obteniendo el consentimiento del paciente, con carácter previo, ante cualquier intervención de cualquier tipo (intervención sencilla, cirugía, anestesia, etc.).

Cuando el enfermo no esté en condiciones físicas y psíquicas de prestar su consentimiento informado, los profesionales sanitarios deben obtenerlo de familiares o allegados, no empleando nunca (ni consintiendo que otros lo empleen), medidas de fuerza física o moral para obtener el consentimiento del paciente.

RELACIONADO  ¿Qué pasa con mis órganos si soy donante y muero en un accidente de tráfico?

Cómo y cuándo se debe prestar el consentimiento informado

Las autoridades sanitarias como la de la Comunidad Valenciana, son claras en su procedimiento para la obtención del consentimiento informado, y dicen cosas al respecto tan interesantes como lógicas:

 El formulario se le entregará al paciente con la mayor antelación posible, y salvo urgencia, nunca con menos de 24 horas de antelación a la intervención o procedimiento a realizar….

 Nunca se presentará el formulario de consentimiento a un paciente adormecido o con sus facultades mentales alteradas, tampoco a las puertas de un quirófano.

 Es conveniente que el paciente demore su decisión, haga preguntas y pueda meditarla con su entorno familiar.

Otros tipos de consentimiento informado

Otros campos de actividad, más o menos relacionados con la salud, también exigen la lectura y firma por el paciente de un consentimiento informado, por ley en España. Por ejemplo, en el ámbito de los centros de tatuajes, pigmentación o piercing, la normativa exige que el cliente a ser tatuado preste su consentimiento informado antes de serle realizado el trabajo en su piel.

Otro tipo de requerimiento informado es el que se produce a la hora de hacer una donación de sangre en un centro de salud.

Consentimiento informado en el proceso de morir

En el entorno del proceso de morir y de los cuidados paliativos y de acuerdo con la Ley 41/2002 antes citada, se entiende como la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud.

Es un proceso gradual y continuado, plasmado en ocasiones en un documento suscrito por el paciente, mediante el cual este, capaz y adecuadamente informado, acepta o no, someterse a determinados procesos diagnósticos o terapéuticos, en función de sus propios valores. Deberá dejarse constancia en la historia clínica de las decisiones que se vayan adoptando.

Normativa relacionada

  Ley 4/2017, de 9 de marzo, de Derechos y Garantías de las Personas en el Proceso de Morir (BOCAM de 22 de marzo de 2017).

RELACIONADO  Dermatología

  Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (BOE nº 274 de 15 de noviembre de 2002).

* Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (BOE nº 274 de 15 de noviembre de 2002).

Consentimiento informado en productos financieros complejos

Recientemente (marzo 2018), comenzamos a hoy hablar del consentimiento informado en productos financieros complejos adquiridos por inversores particulares (la ley nos llama “clientes minoristas”), que son aquellos en los que inviertes tu dinero en productos que ayudan a las entidades emisoras a financiarse, bajo la promesa de una rentabilidad alta. Hablamos de preferentes, bonos, obligaciones, valores negociables de deuda, cédulas y bonos de internacionalización, títulos de empréstitos convertibles o canjeables, cédulas, bonos y participaciones hipotecarias, bonos de titulización, participaciones y acciones de instituciones de inversión colectiva, cédulas territoriales, «warrants» y demás valores negociables derivados.

Mediante una serie de advertencias legales obligatorias en el contrato y la firma del particular, se pretende dar por informado al cliente y reducir luego la litigiosidad en tribunales si las cosas salen mal (“no digas que no te lo advertimos”, parece decirnos la CNMV que los regula).

¿Tienes coche? Lee esto

Consumoteca te presenta la guía definitiva para la compra o reparación de tu coche con garantías

Este libro repasa y soluciona 53 situaciones problemáticas cuando compras un coche nuevo, un coche de ocasión a un particular o un compraventa y cuando lo llevas a reparar a un taller. 225 páginas para que puedas decir ¡Jo, qué coche! Disponible en Amazon pastas blandas o Kindle.

  • 225 páginas
  • 53 casos reales de tribunales
  • Pastas blandas / Kindle

Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com.Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close