Informe médico

Medicina y salud | 26 de Julio de 2016 | 1 Comentario
Informe médico

En España, la vigente Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, de 1986, reconoce los derechos de los pacientes. El paciente tiene derecho a recibir una atención sanitaria integral de sus problemas de salud, dentro de un funcionamiento eficiente de los recursos disponibles. Uno de estos derechos básicos es el derecho a ser informado por los profesionales sanitarios (particularmente los médicos) sobre su proceso asistencial tanto en atención primaria como atención hospitalaria.

El artículo 10 2 de la Ley de Sanidad dice que:

Todos tienen los siguientes derechos con respecto a las distintas administraciones públicas sanitarias:

…..

2. A la información sobre los servicios sanitarios a que puede acceder y sobre los requisitos necesarios para su uso. La información deberá efectuarse en formatos adecuados, siguiendo las reglas marcadas por el principio de diseño para todos, de manera que resulten accesibles y comprensibles a las personas con discapacidad.

Derecho a recibir información

El paciente tiene derecho a recibir información completa y continuada, verbal y escrita, de todo lo relativo a su proceso, incluyendo diagnóstico, alternativas de tratamiento y sus riesgos y pronósticos, que será facilitada en un lenguaje comprensible. En caso de que el paciente no quiera o no pueda manifiestamente recibir dicha información, ésta deberá proporcionarse a los familiares o personas legalmente responsables.

Qué es un informe médico

Un informe médico es un documento escrito emitido por un profesional sanitario médico sobre un proceso asistencial concreto (por ejemplo una visita a un centro de atención primaria).

Todos los pacientes tienen derecho a la obtención de informes médicos relacionados con su proceso asistencial, que serán realizados por el profesional sanitario responsable del mismo. Una vez finalizado el proceso asistencial, todo paciente o persona vinculada a él por razones familiares o de hecho tendrá derecho a recibir del centro o servicio sanitario un informe de alta que especifique, al menos:

 los datos del paciente,

 un resumen de su historial clínico,

 la actividad asistencial prestada,

 el diagnóstico y las recomendaciones terapéuticas.

Las características, requisitos y condiciones de los informes de alta serán las que se determinen reglamentariamente.

Así mismo, toda persona tiene derecho a la expedición de los partes de baja, confirmación y alta.

Confidencialidad de la información médica

El paciente tiene derecho a la confidencialidad de toda la información relacionada con su proceso, incluso el secreto de su estancia en centros y establecimientos sanitarios, salvo por exigencias legales que lo hagan imprescindible.

Fuente: elaboración propia, Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad y Ley 5/2010, de 24 de junio, sobre derechos y deberes en materia de salud de Castilla-La Mancha (DOCM de 9 de julio de 2010).

Compartenos!

Eva María

Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com. Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

  • Francisco Gutiérrez

    Hola Eva. Desconozco cuando se inició este hilo. Espero que sigas ahí.
    Te quería comentar: Pues sí, la Ley es clara, ahora bien; que se puede hacer si un médico de la SS se niega a hacer un informe diagnostico y además no informa con claridad de la dolencia. Imagina, me dicen que me pueden operar o enviarme a la clínica del dolor, que en la miografía aparece una afección neuronal por causa de la columna vertebral. Pero me niega ponerme por escrito qué causa la afección neuronal incluso de qué se me quiere operar y en que consitiría. Me lo niega y no me lo hace por su sagrada voluntad.
    Una ley clarísima, pero, ¿Que puedo hacer para que no la vulneren impunemente?