Según el diccionario de la Real Academia Española (RAE), una negligencia es el “descuido”, la “falta de cuidado”, o la “falta de aplicación”. Por extensión, la negligencia médica sería aquella situación en la que, por falta de cuidado o aplicación (generalmente, por un error en el diagnóstico de un paciente) un profesional sanitario yerra en el tratamiento o intervención del paciente, que sufre daños y perjuicios.

Se dice que la negligencia médica supone la existencia de una conducta culposa o negligente imputable al profesional, cuya responsabilidad civil debe responder ante la existencia de resultado lesivo y relación causal de la conducta (la omisión de cuidado) con el daño producido.

El artículo 1.902 del Código Civil dice que “el que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

En este post te explicamos qué hacer en caso de ser víctima de una negligencia médica.

Qué hacer en caso de negligencia médica

La primera cosa que tenemos que tener clara (y se debe aclarar mediante la recopilación de pruebas) es saber si la negligencia médica ha sido por una mala práctica médica (cuando un facultativo actúa mal por omisión o comisión, afectando negativamente a la salud del paciente) para poder conseguir una reparación del daño sufrido en la forma de una indemnización. Tienes que saber que la línea entre un acto médico negligente y uno en el que se han usado todos los recursos y conocimientos disponibles en el diagnóstico y tratamiento, pueden no ser imputables a un error humano.

Una vez que te hayas asegurado de que sí existe negligencia médica (porque el médico obvió una precaución muy elemental o porque se le informó de algún impedimento que no se tuvo en cuenta en el tratamiento del paciente), es el momento de presentar una reclamación en el hospital o centro de salud, dirigida al responsable de dicho hospital y al médico que la cometió.

Esta reclamación la podemos hacer nosotros mismos o bien en caso de dificultad deberemos ir a un abogado para que nos dé asesoramiento y nos la redacte sin que falte nada en dicho escrito. Es importante, cara a la correcta redacción de la reclamación, aportar toda la documentación que tengamos disponible y que redactemos cronológicamente todos los hechos acaecidos (paciente con salud, síntomas, diagnóstico, tratamiento, consecuencias, etc.) para que nos reparen el daño causado.

Como en todos lo casos, si no nos responden a nuestra reclamación o bien la desestiman, ya, tan solo, nos queda ir al abogado a interponer demanda.

¿Cuánto dura y cuánto cuesta un proceso por negligencia?

Los procesos judiciales, incluidos los procesos por negligencia médica, son largos y complejos, por eso se precisa la representación de un buen abogado que nos lleve todo el caso. Ten en cuenta que la minuta de honorarios de un abogado especializado puede rondar entre unos 2.000 y 3.000 euros en casos más o menos sencillos.

¿Quién asume la responsabilidad de la negligencia médica?

Este tema depende de la titularidad del centro de salud (pública o privada).

  • En caso de un hospital público o centro de salud público: la responsabilidad recae sobre la sanidad pública no sobre el médico. La demanda que se presenta ante los Juzgados de lo Contencioso Administrativo.
  • En caso de hospital privado: aquí sí que recae la responsabilidad por la negligencia sobre el médico o profesional sanitario responsable de la negligencia. La denuncia o querella, en este caso, se debe presentar en el Juzgado de Primera Instancia de tu Comunidad autónoma.

¿Qué es el informe pericial?

El informe pericial es el punto clave para que nuestra denuncia (vía penal) o demanda (vía civil) prospere. Los peritos médicos son los responsables de analizar el diagnóstico y el tratamiento médico que siguió la persona afectada por la negligencia médica para poder demostrar que hubo mala praxis o fallo humano elaborando un informe con todo detalle siendo un documento contundente a la hora de elaborar la sentencia.

Los peritos médicos los hay privados que cobran entre unos 300 y 3.000 euros por un informe, dependiendo de su especialidad y los hay de oficio. En tu mano se deja la opción que más te convenga.

Recurrir una sentencia en contra

Vayamos por lo Civil (buscamos la compensación por el daño producido) o por lo Penal (buscamos la compensación y la condena del profesional por un delito), si pronunciado el juez de Primera Instancia, no nos da la razón, podemos recurrir a una segunda instancia.

Recuerda que en el caso de centros públicos tendrás que seguir la vía Contencioso Administrativa que puede suponer varios años hasta ver una sentencia. En este caso presentaremos el recurso ante la sala de los contencioso administrativo de la Audiencia Nacional y si el resultado vuelve a salir en nuestra contra recurriremos ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad autónoma.

Si vas por la vía civil o penal, puedes presentar el recurso ante la Audiencia Provincial. Y si esta no te da la razón tampoco, o solo parcialmente, podrías recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia y luego al Tribunal Supremo.

Las costas de estos juicios, en caso de tener una sentencia en tu contra, rondan el 10% de la indemnización solicitada (ejemplo claro: indemnización de 200.000 euros las costas ascenderían a 20.000 euros).

Por norma general, son más fáciles de ganar los juicios presentados contra hospitales públicos que contra los privados, ya que en estos últimos, los médicos están respaldados por un gran equipo de juristas que hacen muy difícil demostrar una negligencia.

¿Cómo se valora la indemnización?

La cuantía de la indemnización que se puede percibir por una negligencia médica puede variar mucho: depende de la edad del paciente, del tipo de lesión, si ha habido fallecimiento, si el resultado es el resto de la vida gravemente lisiado, etc. Hay que valorar el daño físico y moral y la incapacitación laboral derivadas de la lesión o fallecimiento.

Para hacernos una idea tenemos unos ejemplos de indemnizaciones recibidas por las víctimas de negligencias:

  • Los daños morales para secuelas muy graves pueden rondar los 100.000 euros.
  • Las lesiones permanentes que incapaciten a la víctima para el desarrollo de su actividad laboral de forma definitiva rondan entre los 100.000 y 200.000 euros. Este tipo de lesiones las acredita una resolución de la Seguridad Social.
  • Indemnización por muerte: esta se calcula, como hemos dicho anteriormente, en función de la edad de la víctima, y en función de la realidad familiar tras su muerte. Por ejemplo, si solo hay cónyuge viudo, o si hay hijos menores o hijos mayores, etc. Las cuantías por indemnización por muerte son siempre bastante menores que para una persona que queda incapacitada aunque este tema ha sido muy discutido por los expertos en la materia.

Por último, recuerda que el dinero que se cobra en estas compensaciones no tributa, ya que entra dentro de la categoría de las indemnizaciones por daño moral, exentas de cualquier obligación fiscal.

¿Buscas abogado especialista en reclamación de negligencias médicas?

Podemos ayudarte. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte.







Cerrar menú