Perro-guía

Perro-guía
Perro guia labrador

Perro-guía

Un perro es según el DRAE un

mamífero doméstico de la familia de los Cánidos, de tamaño, forma y pelaje muy diversos, según las razas. Tiene olfato muy fino y es inteligente y muy leal al hombre”.

Por su parte, un perro-guía es aquel que por su especial temple y cualidades, prestan sus servicios y ayuda a una persona con discapacidad física consistente en visión reducida o ceguera.

Los perros-guía tienen la consideración de animales domésticos o de compañía. Y están sometidos por razones de higiene y sanidad a una serie de requisitos.

La normativa les da un especial tratamiento en forma de discriminación positiva: las personas con perros-guía pueden acceder a lugares vedados para el resto de perros como transporte público, establecimientos comerciales, etc.

Perros de asistencia

La normativa en España (por ejemplo la Ley 4/2015 murciana*),  incluye a los perros guía como  uno de los cuatro tipos de “perros de asistencia” y los define y cataloga así en atención a las aptitudes y habilidades adquiridas en su adiestramiento:

a) Perros guía: son aquellos perros adiestrados para guiar y orientar a una persona con discapacidad visual, total o parcial, o a una persona que además de una discapacidad visual tiene una discapacidad auditiva.

b) Perros de señalización de sonidos: son aquellos perros adiestrados para avisar a las personas con discapacidad auditiva, total o parcial, de diferentes sonidos e indicarles su origen.

c) Perros de apoyo o de servicio: son aquellos perros adiestrados para prestar ayuda y auxilio en el desarrollo de las actividades de la vida diaria a aquellas personas con discapacidad que tengan reducida su capacidad motora.

d) Perros de aviso: son aquellos perros adiestrados para dar una alerta médica a las personas que padecen epilepsia, diabetes o alguna de las enfermedades que se reconozcan de acuerdo con lo que se determine reglamentariamente.

Orígenes de los perros-guía

Según www.nodo50.org, los primeros manuales sobre perros-guía se conocen en Austria en 1827, y en España llegaron a la ONCE en 1963.

Cómo comportarnos ante un perro-guía de un ciego

La ONCE, en su página web ofrece un interesante “Decálogo del comportamiento ciudadano ante un perro-guía” que citamos textualmente por lo revelador que es:

1.-No me des de comer ni me llames cuando estoy trabajando. Los silbidos me distraen.

2.-Si quieres saludarme pregunta primero a la persona.

3.-No dejes tu perro suelto cerca de mí. Intenta controlarle.

4.-Para dar una indicación a mi dueño, no tires de la correa ni me agarres del arnés.

5.-Recuerda que soy los ojos de una persona. No impidas mi paso a los establecimientos ni transportes. La ley me ampara.

6.-No me tengas miedo. Ni soy agresivo ni transmito enfermedades.

7.-Si cuando vas conduciendo ves que intento cruzar, ten precaución y para a una distancia suficiente para no asustarme.

8.-Facilítame una ubicación cómoda en los transportes públicos.

9.-Somos perros limpios. El pipí y las cacas siempre lejos de las aceras en los lugares adecuados.

10.-Si estoy trabajando, vendiendo el cupón… ¡Cómprame uno… o dos!

Fuente: ONCE http://perrosguia.once.es/

Normativa de perros guía

* Ley 4/2015, de 3 de marzo, de perros de asistencia para personas con discapacidad (Región de Murcia).

Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com. Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú