Servicios funerarios

En materia de muerte, los servicios funerarios son el conjunto de servicios prestados por las empresas funerarias (o funerarias a secas) a los familiares y allegados de un difunto cadáver.

Legalmente, se entiende por servicios funerarios “todos los servicios prestados por empresas funerarias legalmente autorizadas, incluidos los tanatorios y los cementerios“.

La oferta de los servicios funerarios debe ser veraz, objetiva y suficiente e incluirá la forma en que las empresas funerarias pueden ofertar y dar publicidad a sus servicios, la información que deben dar al usuario, la obligación de emitir facturas y la adquisición o arrendamiento de sepulturas mediante un contrato.

Tipos de servicios prestados
Entre los servicios prestados por las empresas funerarias podemos citar:

 servicios relacionados con el difunto (vestido, embalsamamiento, cirugía, maquillaje, operaciones de modelado y estética de cadáveres, operaciones de recogida de órganos o tejidos, autopsias no judiciales, etc.) como el acondicionamiento del cadáver, la tanatopraxia, la tanatoestética o la tanatoplastia;

 ataúdes, transporte local, nacional o internacional del cadáver y su entierro o incineración (incluyendo el esparcimiento de cenizas);

 coches de traslado y autocares para los familiares;

 gestiones administrativas (gestiones para la obtención de licencias, autorizaciones y cualquier otro documento obligatorio);

 otros servicios:

esquelas (domiciliarias y en medios de comunicación),

-utilización de tanatorios,

flores o coronas, servicios religiosos, gastos de tramitación u otros, según los casos,

ceremonia (música, flores, registro de la ceremonia en vídeo).

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género. Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo. En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.