Incineración

La incineración o cremación es, según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), la “acción y efecto de incinerar, que es reducir algo, especialmente un cadáver, a cenizas”.

Según la normativa autonómica (por ejemplo, la del Principado de Asturias*), la incineración es la “destrucción por medio del calor de cadáveres, restos humanos y restos cadavéricos hasta su reducción a cenizas”.

Al lugar donde se realiza la incineración o cremación del cadáver se le conoce como horno crematorio.

La Ley obliga a que las cenizas viajen en una urna de cenizas sellada que permita identificar al difunto al que correspondan mediante el oportuno certificado de cremación.

Quién se puede incinerar
A priori cualquier cadáver puede ser incinerado con independencia de la causa de la muerte, salvo los cadáveres contaminados por radiaciones o productos radiactivos.

Trámites
En España, para que se pueda producir legalmente la incineración, se tienen que dar necesariamente los siguientes pasos:

 Obtener un certificado médico de defunción;

 Inscripción de la defunción en el Registro Civil (gracias al certificado médico de defunción);

 Obtención de la licencia de enterramiento por parte del funcionario encargado de la inscripción de la defunción en el Registro Civil.

Esta licencia de enterramiento es la que finalmente permite incinerar el cadáver.

Proceso de incineración
Para saber, paso a paso, en qué consiste el proceso, lee nuestra entrada, ¿En qué consiste la incineración de un cadáver?

* Decreto 72/1998, de 26 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria en el ámbito del Principado de Asturias.

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género. Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo. En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú