Compra de coche nuevo, consejos al entregar nuestro vehículo viejo como señal

Cada vez es una práctica más común dejar el vehículo viejo en depósito en el concesionario, ya sea para su desguace (por ejemplo, para beneficiarse del Plan Renove), ya sea para que éste lo venda por su cuenta a un tercero, obteniendo el comprador en ambos casos un descuento en el precio final del nuevo vehículo.

El principal problema con esta operación es que el precio que el concesionario nos va a ofrecer por nuestro vehículo viejo será bajo, o al menos, más bajo de lo que con tiempo, una caña e internet, el propietario original podría obtener si lo vendiera por su cuenta. Todo depende de lo apurados en tiempo que estemos.

¿Cuánto vale mi coche viejo?
Hay, resumiendo mucho, dos formas de saber el precio de nuestro vehículo en el mercado de segunda mano:

 La más oficial, es la lista de precios que emite y actualiza constantemente la GANVAM, (Asociación nacional de vendedores de vehículos a motor). Estos precios de tasación son los que utilizará el concesionario para aplicarte, “un buen descuento” a tus expectativas.

 Otra es Internet, que hoy en día se ha constituido en un árbitro entre la oferta y la demanda. Entra en cualquier web de venta de vehículos y podrás ver y ordenar según el criterio que quieras, cientos de vehículos con la misma antigüedad y kilometraje que el tuyo y calcular un precio medio “razonable”.

Si puedes compara ambos precios. Es insultante la diferencia ¿verdad? La respuesta es “servicio” y tiempo, y eso se paga.

Entregar nuestro coche viejo al concesionario
Si te decides por entregar tu vehículo al concesionario y no está para el desguace, debes saber que el concesionario puede hacer tres cosas diferentes con tu vehículo y te las contamos para que estés prevenido en función de cada una:

RELACIONADO  Consejos para negociar la compra de una moto nueva

 La primera, la que más nos gusta, es “comprarte” a ti el vehículo viejo que entregas como parte del pago del nuevo. Es decir, tasártelo y descontar el precio de tasación del precio final del coche nuevo, ponerlo a su nombre, con lo cual ya no será propiedad tuya y en adelante te puedes despreocupar,
 
 La segunda, más habitual, es tasártelo con un precio fijo que te descuenta del coche antiguo, y aceptarlo en “depósito” en su exposición sin hacer ningún tipo de cambio de titularidad en tu coche. Es decir, que el coche sigue siendo tuyo, ¡¡¡¡hasta que se venda!!!!

 La tercera, aún peor y que no te recomendamos, es quedarse con el coche en depósito e intentar hacer las gestiones de presentación y venta a su posible comprador, por tu cuenta, al precio que tú le indiques que lo venda, como mínimo.

En este supuesto, estarás en manos del concesionario doblemente, para que te entregue un coche nuevo, y para que te venda el viejo, y no sabes a priori el interés que pondrá en vender tu coche nuevo. Piensa que si no lo ha vendido en unos meses y decides poner fin al contrato de venta, tendrás que buscarte una plaza de garaje o dejar el coche en la calle y tendrás que venderlo por tu cuenta, así que no aceptes esta modalidad.

Además, en el contrato de mandato de venta que firmes no se te ocurra aceptar ningún tipo de exclusividad en la venta del auto viejo a favor del concesionario, si encontrarás por tu cuenta un comprador te verías obligado a pagar una comisión al concesionario, aunque no haya hecho la venta él.

RELACIONADO  Cómo elegir la mejor moto nueva para nuestras necesidades

Si te decides por una de las dos primeras, te aconsejamos comunicar de inmediato a tu aseguradora, que deseas “congelar” tu póliza de seguros a la espera de un nuevo vehículo que te han de entregar. Tienes por ley hasta un mes para conservar la parte no consumida de la prima del seguro del coche antiguo.

En el tercer caso (mandato al concesionario que te busque un comprador para el coche viejo), te aconsejamos que hables asimismo con tu aseguradora para que también “congele temporalmente” tu seguro ya que si dentro de unas semanas decides llevártelo a casa e intentar venderlo por tu cuenta,

Mi coche viejo se queda en depósito en manos del concesionario
Nos vamos a extender un poco en la anterior segunda modalidad (el depósito de nuestro viejo coche) porque al ser propiedad nuestra, el depositario (el concesionario), nos tiene que dar una serie de garantías escritas.
Como mínimo ten en cuenta las siguientes:

 Exige un contrato de depósito por escrito en el que se describa el vehículo que dejas (marca, modelo, matrícula, su estado, sus kilómetros, sus extras, etc.),

 Exige al concesionario que conste por escrito la existencia de un seguro que cubra en sus instalaciones los riesgos de daños, incendio 0 robo de tu vehículo y su deber de informarte de esta situación en caso de ocurrencia,

Si fuéramos tú incluiríamos una mención concreta al hecho de que el depositario es consciente y acepta que el vehículo dejado en depósito no estará asegurado por su propietario (por ti) y a que cualquier demostración rodada del vehículo a un posible comprador será por su cuenta, deber de seguro y riesgo,

RELACIONADO  Automóviles, guía de ayuda a la compra de un coche nuevo

 Aunque parezca imposible, puede que tu vehículo no se haya vendido en meses, pudiendo transcurrir el año en curso.

¿Sabías que si llega enero y el vehículo sigue en depósito, el obligado tributario en el Impuesto de vehículos de tracción mecánica eres tú? Así que pacta por escrito con el concesionario que conste por escrito que se hará cargo del IMVTM en caso de que transcurra diciembre del año en curso y siguientes sin haberse producido la venta.

Este impuesto se devenga el 1 de enero del año en curso, así que si se vende ese mismo día, en primavera el Ayuntamiento de turno te va a pedir a ti que lo pagues y tendrás que hacerlo. Así que, si has de hacerlo, por lo menos luego se lo podrás entregar al concesionario y que este te lo abone (o te lo descuente de una revisión de tu nuevo vehículo).

Ya puedes dejar el coche en el concesionario con garantías a tu favor. Si el concesionario te ajusta a ti el precio de compra de tu querido y viejo coche, al menos exígele tú que si se lo queda en depósito a tu nombre, no te pueda perjudicar, aunque parezcas un consumidor “pesado”.

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en un montón de sitios y me gusta leer y montar en moto.Tras trabajar ocho años en la más grande de las asociaciones de consumidores de nuestro país, decidí montar y financiar de mi bolsillo Consumoteca.com en 2009 para ayudar a conseguir gente más informada a la que no timen las empresas.Consumoteca, con cuatro mil contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad y quiero contribuir con mis conocimientos tanto en derecho del consumo como en Internet, diseño y usabilidad web a una sociedad más informada y a que las empresas nos respeten más como consumidores y usuarios.Lo que me gusta de este proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com

Deja un comentario

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close