En este post vamos a analizar cómo saber si estás en una lista de morosos, que son aquellos ficheros en los que se incluyen a las personas que en algún momento han tardado en cumplir sus obligaciones de pago. Saber si figuras en una de estas listas es relativamente importante, ya que:

  • Las entidades bancarias consultan estos ficheros antes de conceder crédito. Lo cual significa que si estás en una lista de morosos podrían negarte el acceso a financiación.
  • También las empresas de telecomunicaciones, suministros y otras consultan estas listas antes de cerrar sus contratos. De modo que si estuvieras en una lista negra podrías encontrarte con que se te deniega un contrato de servicios.
  • Por último, es frecuente que las empresas busquen en estas listas a posibles colaboradores y contratistas. Si estás a punto de cerrar un negocio podrías ver como se va al traste por culpa de estar inscrito en un fichero de morosidad.

¿Qué es un listado de morosos?

Los listados de morosos son ficheros en los que una empresa puede inscribir a las personas que le deban dinero. En España las tres principales listas de morosos son:

  • ASNEF
  • BADEXCUG
  • RAI

Cada uno de estos índices es gestionado por una entidad particular. De modo que las reglas de inclusión y permanencia en los mismos pueden variar. Sin embargo, debes saber que la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos y Garantías de los Derechos Digitales estableció unas normas que toda institución debe respetar.

¿Cuándo puedes terminar en la lista de morosos?

Mientras unas entidades requieren que la deuda esté acreditada mediante documento comercial, a otras les basta con que tu banco haya devuelto una factura. De modo que las condiciones de inclusión en la lista de morosos dependerán de la entidad gestora de la misma.

Sin embargo, sí hay unos requisitos básicos para terminar en un listado de morosidad:

  1. En primer lugar, debes tener una deuda vencida. Esto implica que la entidad acreedora tendrá derecho a reclamarla.
  2. En segundo lugar, la entidad deberá haber hecho la reclamación pertinente. Es necesario que cuando el acreedor haya exigido el pago de la deuda tú no hayas cumplido tu obligación.
  3. En tercer lugar tu acreedor tendrá que advertirte en su requerimiento de que si persistes en tu impago, te incluirá en un fichero de morosos. Además, tendrá que otorgarte un plazo para pagar tu deuda.
  4. Solo tras este camino, y siempre que persistas en tu impago, la entidad acreedora podrá solicitar al fichero que incorpore tus datos.

Ten en cuenta que la reclamación determinante de la inclusión en la lista de morosos debe ser fehaciente. Esto implica que bastará cualquier reclamación administrativa o judicial.

Sin embargo, para poder introducirla en el fichero a partir de una reclamación privada, esta deberá realizarse mediante burofax o similar. Cabe la notificación postal siempre y cuando estés vinculado al acreedor mediante un contrato que haya previsto esta posibilidad.

¿Cómo comprobar si estás en un fichero de morosos?

Si has persistido en un incumplimiento de pago del modo señalado en el apartado anterior, es probable que hayas terminado inscrito en un fichero de morosos. En ocasiones, algunas personas se encuentran con que les han introducido en la lista sin haberles advertido previamente.

Esta situación no es habitual, ya que la entidad administradora del fichero debería comprobar que se han seguido todos los pasos establecidos. En caso contrario, podría estar infringiendo la normativa de protección de datos, cuestión que podría motivar una reclamación con su correspondiente indemnización.

Para comprobar si estás en las principales listas de morosos bastará con que accedas a sus portales web. Ten en cuenta que el RGPD y la Ley Orgánica de Protección de Datos te otorgan el derecho de acceso.

Este derecho te permite consultar en cualquier entidad que tenga en su poder tus datos personales la información incluye en sus ficheros. Para ejercitar tu derecho de acceso tendrás que identificarte.

Aunque cada entidad gestora puede solicitar un proceso de identificación propio, lo más común es que te pidan:

  • DNI, CIF o pasaporte.
  • Dirección postal.
  • Teléfono o información de contacto.
  • En su caso, documentación relativa a la deuda controvertida.

En general es fácil saber si estás en una lista de morosos realizando esta comprobación. Lo que podría ser más complejo es salir de la misma.

¿Cómo salir de la lista de morosos?

En principio deberías salir de las listas de morosos en el momento en que pagues o impugnes tu deuda. El problema es que será el acreedor quien deberá echar atrás el registro o solicitar la eliminación.

De modo que podrías descubrir que, habiendo pagado la cantidad debida o conseguido una sentencia que demuestre que esta no existía, todavía figuras en la lista de morosos.

En estos casos deberás contactar con la entidad gestora del fichero para demostrar que has impugnado satisfactoriamente tus deudas o las has pagado. Podría ser recomendable que contaras con la ayuda de un abogado especialista en protección de datos o en reclamación de deudas. De hecho, en el caso de que hayas sido introducido ilegítimamente en este tipo de ficheros, podrás exigir una indemnización.

¿Buscas abogado especialista en morosidad?

Podemos ayudarte. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte.







Cerrar menú