Si atraviesas una crisis matrimonial deberías conocer los efectos y trámites del divorcio. En este artículo te ofrecemos información de interés al respecto, pero recuerda que antes de divorciarte debes consultar con un abogado de familia.

Las consecuencias de estas decisiones son muy relevantes y se dilatan al largo del tiempo. De modo que no deberías divorciarte sin consultar primero con tu letrado.

Tipos de divorcio

En primer lugar, cabe diferenciar los dos tipos de divorcio que reconoce nuestro ordenamiento.

  • Cuando ambos cónyuges quieren divorciarse y pactan cómo hacerlo estaremos ante un divorcio de mutuo acuerdo. Esta suele ser la mejor opción, ya que se tramita más rápida y económicamente y sus efectos dependerán de los cónyuges.
  • Pero cuando no hay acuerdo hay que recurrir a una acción de divorcio. Se trata de un proceso judicial del orden civil. El problema de esta vía es que se disparan los costes y además será el juez el que defina los efectos jurídicos del divorcio. Sin embargo, en en ocasiones no queda otra opción más que acudir al divorcio contencioso.

Evidentemente, cada forma de divorcio se somete unos trámites particulares. Empecemos analizando los trámites para divorciarse de mutuo acuerdo.

Trámites para divorciarse de mutuo acuerdo

Si, pese a los problemas conyugales, la pareja tiene la capacidad de llegar a un acuerdo, esta es la vía idónea para divorciarse. El procedimiento resultará más rápido y económico y tendrá un menor coste emocional.

Además, los cónyuges podrán determinar los efectos jurídicos de la ruptura del vínculo matrimonial. Esto significa que las obligaciones que contenga el convenio regulador serán, en principio, más fáciles de cumplir.

Iniciación del divorcio de mutuo acuerdo

Para iniciar el divorcio de mutuo acuerdo bastará con que ambos cónyuges quieran romper el vínculo matrimonial. El único requisito es que lleven al menos 3 meses casados.

Tendrán que redactar un convenio regulador, que es un documento donde se establecen las consecuencias del divorcio. El artículo 90 del Código Civil establece el contenido mínimo de los convenios reguladores, que incluye:

  • Respecto de los hijos, el régimen de custodia, visitas y comunicaciones. No hay que olvidar incluir los regímenes de visitas y comunicaciones de los abuelos y los familiares más allegados.
  • Respecto del patrimonio común, la disolución de la comunidad de bienes y en su caso su liquidación. Si no se liquidan los bienes del matrimonio se deberá determinar cómo se van a gestionar. En particular, hay que regular la atribución de la vivienda y el ajuar familiar, es decir, quién va a habitar la casa en la que vivía el matrimonio. También se tendrán que distribuir las cargas que pesen sobre este patrimonio, como cuotas hipotecarias o tasas e impuestos.
  • En caso de que una de las partes quede perjudicada por el divorcio se deberá pactar una pensión compensatoria. Esta pensión se regula en el artículo 97 del Código Civil y eso uno de los elementos más litigiosos en cualquier convenio regulador. Si el matrimonio tiene hijos comunes también tendrá que establecer una pensión alimenticia en su favor y acordar cómo se va a hacer cargo de los gastos extraordinarios.

Formalización del divorcio de mutuo acuerdo

Tras acordar el divorcio y redactar el convenio regulador, tarea en la que debería intervenir un especialista, tan solo quedará formalizar la decisión.

En el caso de que no medien hijos comunes se podrá hacer por vía notarial. Este es el llamado divorcio express, y es el más recomendable dado que es rápido y económico.

Para promover el divorcio express basta con que los cónyuges se presenten ante el notario y manifiesten su voluntad inequívoca de divorciarse, aportando el convenio regulador.

El notario verificará el cumplimiento de la legalidad y solo denegará el divorcio en el caso de que el convenio perjudique gravemente los intereses de uno de los ex cónyuges o de los hijos mayores de edad.

Otorgada la escritura pública deberá inscribirse en el Registro Civil para producir efectos frente a terceros.

Resumen de los trámites para divorciarse de mutuo acuerdo

En definitiva, el divorcio de mutuo acuerdo es un trámite muy sencillo. Tan solo hay que seguir estos pasos:

  1. Redactar el convenio regulador.
  2. Manifestar la voluntad de divorciarse frente al notario aportando el convenio.
  3. Abonar las tasas correspondientes la escritura pública e inscribirlo en el Registro Civil.

Pese a que se trata de un trámite muy sencillo insistimos en la importancia de contar con la asistencia de profesionales especializados.

Por último, recordar que esta gestión también puede realizarse en los juzgados, frente al Secretario Judicial.

Trámites para divorciarse de mutuo acuerdo cuando hay hijos menores

En caso de que haya hijos menores no se podrá acudir al divorcio express. Esto se debe a que en nuestro ordenamiento jurídico prima la protección de los menores. Por tanto, en estas situaciones debe intervenir el Ministerio Fiscal para garantizar el respeto a sus derechos y sus intereses.

Lo cual se traduce en que cuando medien hijos menores será un Juez y no un notario el encargado de formalizar el divorcio. Pese a ello, los trámites son muy similares a los del divorcio express, con la diferencia de que se sustanciarán en los tribunales con audiencia del Ministerio Fiscal.

Trámites para divorciarse en el juzgado

El divorcio contencioso es un procedimiento más complejo y costoso que el divorcio de mutuo acuerdo. Sin embargo, será la única vía para romper el vínculo matrimonial en caso de que uno de los cónyuges no esté dispuesto a negociar.

En este caso habrá que contratar a un abogado de familia para promover una acción de divorcio frente a los tribunales. Deberá seguirse el procedimiento establecido en los artículos 769 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Básicamente se trata de aportar los motivos para proceder al divorcio y determinar las circunstancias concurrentes para que el juez pueda establecer las medidas que de otro modo se contendrían en el convenio regulador. Como hemos indicado antes, en el caso de que haya hijos menores será preceptiva la intervención del Ministerio Fiscal, cuyo objetivo es velar por los intereses de aquellos.

Muchos progenitores están centrados en el conflicto y no en las necesidades de sus hijos. A la hora de negociar las condiciones de la separación o divorcio, es un ejercicio imprescindible dejar a un lado las discrepancias como pareja y centrarse en el objetivo común: el bienestar de los niños y la vuelta a la normalidad de la pareja, ahora por separado.

Ello pasa por evitar el conflicto y tratar de evitar la vía judicial, donde será el juez el que decida por ellos, perdiéndose, por tanto, control sobre el convenio final.

Elena Crespo Lorenzo – Abogada especialista en derecho de familia

Proceso de divorcio contencioso

Para acudir al proceso de divorcio contencioso será necesaria la asistencia de abogado y procurador. Se iniciará interponiendo una demanda mediante la cual se expondrá ante el Juez de Familia la situación y solicitudes del demandante.

Además, en esta demanda se manifestará la voluntad de poner fin al nexo matrimonial y se propondrán las medidas que deban adoptarse como consecuencia de la ruptura. Estas medidas son las que incluiría cualquier convenio regulador.

La demanda será notificada al cónyuge, para que la conteste en un plazo de 20 días. En su contestación podrá manifestar su conformidad o podrá oponerse a las medidas propuestas, solicitando otras.

Con la demanda y la oposición en la mano, el Juez citará a las partes para celebrar la vista, donde estas podrán presentar las pruebas que estimen convenientes para justificar las medidas solicitadas. A la vista de lo actuado el juez dictará sentencia de divorcio, en la cual expresará las medidas que definitivamente regulen la ruptura matrimonial.

Resumen de los trámites para divorciarse en el juzgado

En definitiva, los trámites para divorciarse en el juzgado tampoco presentan gran complejidad. Así, lo único difícil es seguir una buena estrategia procesal para defender tus intereses y que se apliquen las medidas que hayas propuesto en tu demanda. Por eso conviene contar con un especialista en divorcios. Una vez contratado, los pasos a seguir son:

  1. Redactar la demanda incluyendo las medidas que deban derivarse del divorcio.
  2. Presentar la demanda ante los tribunales y esperar a la contestación del cónyuge.
  3. Salvo que acepten las medidas propuestas (cosa poco probable debido a la naturaleza de este tipo de divorcios) habrá que ir a juicio para defender los intereses contrapuestos de los cónyuges.
  4. Tras la celebración del juicio solo quedará esperar a que se dicte sentencia.

En conclusión, si vas a divorciarte siempre va a ser más pacífico, económico y rápido hacerlo de mutuo acuerdo. En particular, la mejor vía es el divorcio express (siempre que se cumplan los requisitos), ya que permite tramitar todo el procedimiento frente al notario.

Los divorcios de mutuo acuerdo posibilitan que el mismo abogado asista a ambos cónyuges, abaratando todavía más el procedimiento.

En caso de llegar a los tribunales, cada uno de vosotros necesitará su propio letrado. Recuerda que la asistencia de un abogado de familia puede ayudarte establecer un convenio regulador más realista y menos lesivo. Además, te ayudará a lo largo de la cumplimentación de todos los trámites para divorciarse.

¿Buscas abogado especialista en divorcios?

Podemos ayudarte. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte.







Cerrar menú