Un contrato de depósito es aquel por el cual una persona (el depositante) entrega a otra (el depositario) una cosa con la obligación de guardarla y restituirla en un futuro en iguales condiciones en las que se le entregó.

Cada día hacemos decenas de contratos de depósito sin saberlo. Cuando dejamos nuestro carro de la compra atado en la entrada del supermercado, cuando dejamos el automóvil en el parking, cuando dejamos nuestras pertenencias en la caja fuerte del hotel donde veraneamos.

Aunque no firmemos ningún documento es bueno saber que tenemos una serie de derechos adquiridos por el uso y la costumbre en caso de problemas a la hora de recoger nuestros bienes dejados en depósito.

¿Buscas abogado especialista en contratos de depósito?

Podemos ayudarte. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte.







Cerrar menú