El Tribunal Supremo ordena la división de la vivienda familiar en dos partes tras un divorcio

El Tribunal Supremo ordena la división de la vivienda familiar en dos partes tras un divorcio

Leemos en Europa Press que el Tribunal Supremo ha dictado una sentencia permitiendo la posibilidad de dividir una vivienda en un procedimiento de divorcio, por ser “lo más adecuado para la protección del menor” y “siempre que sea posible la división y reunir las viviendas resultantes las condiciones de habitabilidad, a pesar de que no haya acuerdo entre los cónyuges“.

Esta novedosa Sentencia, que sienta jurisprudencia que podrá ser seguida por nuevas sentencias judiciales tiene su origen en 2010, cuando un matrimonio en trámites de divorcio no se ponía de acuerdo sobre la atribución del uso de la vivienda familiar tras el divorcio, una casa de dos plantas en la que vivía la pareja con sus dos hijos, cuya custodia le fue atribuida a la madre.

El marido, sin otro lugar en propiedad, proponía quedarse con la planta inferior de la vivienda dejando la superior a la esposa e hijos, alegando que las condiciones arquitectónicas de la misma podían satisfacer las necesidades de todas las partes, sin interferir en la vida privada o íntima que pudiera iniciar cada uno.

Primera Instancia

El Juzgado de Primera Instancia de Vélez-Málaga (Málaga) accedió a la solicitud, atribuyendo al marido la planta baja de la casa “siempre y cuando acometiera obras mínimas para independizar ambas viviendas”.

La esposa, por su parte, presentó recurso ante la Audiencia Provincial de Málaga, la cual falló en contra de la sentencia de Instancia, indicando que en caso de discrepancia entre ambos cónyuges había que aplicar “estrictamente” el artículo 96 del Código Civil, el cual no permite la división de la vivienda. Dice así:

Artículo 96

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que, atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

Tribunal Supremo

Finalmente, el marido recurrió la decisión de la Audiencia ante el Tribunal Supremo, quien “sienta como doctrina jurisprudencial que cabe la división de una vivienda en un procedimiento matrimonial cuando ello sea lo más adecuado para la protección del menor“.

Consumoteca

Consumoteca es una iniciativa de Juan del Real Martín para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. En nuestros 4300 contenidos te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close