El contrato de arras penitenciales explicado

Imagina que eres el futuro comprador de un piso que os ha encantado a la pareja. Todo os encaja, el lugar, los metros cuadrados, el estado, las vistas, y ¡el precio! Pero, ¿y si antes de que podáis hablar con el banco y concretar el préstamo hipotecario el vendedor se lo vende a otra persona? La solución se llama…