Factura

Factura

En materia de consumo, una factura es un documento acreditativo y justificante de una operación entre una empresa y un particular (una compra del consumidor al vendedor) con efectos y validez fiscal. Se podría decir que una factura es un recibo “musculado”, que además de incluir todos los datos identificativos del vendedor, contiene los datos completos, incluido el CIF o NIF del comprador. Por ley nunca se podrá cobrar a un consumidor por el hecho de emitirle una factura.

La Ley general para la defensa de los consumidores en España, de 2007** dice respecto a la factura electrónica (y lo mismo cabría aplicar al tique electrónico cuando se generalice) en su artículo 63 (dentro del Capítulo I del Libro II, “Contratos con los consumidores y usuarios“):

Artículo 63 Confirmación documental de la contratación realizada

1. En los contratos con consumidores y usuarios se entregará recibo justificante, copia o documento acreditativo con las condiciones esenciales de la operación, incluidas las condiciones generales de la contratación, aceptadas y firmadas por el consumidor y usuario, cuando éstas sean utilizadas en la contratación.

2. Salvo lo previsto legalmente en relación con los contratos que, por prescripción legal, deban formalizarse en escritura pública, la formalización del contrato será gratuita para el consumidor, cuando legal o reglamentariamente deba documentarse éste por escrito o en cualquier otro soporte de naturaleza duradera.

3. En los contratos con consumidores y usuarios, estos tendrán derecho a recibir la factura en papel. En su caso, la expedición de la factura electrónica estará condicionada a que el empresario haya obtenido previamente el consentimiento expreso del consumidor. La solicitud del consentimiento deberá precisar la forma en la que se procederá a recibir la factura electrónica, así como la posibilidad de que el destinatario que haya dado su consentimiento pueda revocarlo y la forma en la que podrá realizarse dicha revocación.

El derecho del consumidor y usuario a recibir la factura en papel no podrá quedar condicionado al pago de cantidad económica alguna.

RELACIONADO  Albarán de entrega

Partes de una factura

En la factura debe constar:

 su número correlativo,

 lugar y la fecha de emisión,

 datos personales, tanto del vendedor (emisor) como del comprador (destinatario),

 N.I.F. y domicilio del emisor y del destinatario,

 descripción de la operación (concepto y desglose por partidas en su caso)

 forma de pago

 importe de la misma (con desglose e IVA, si procede)

factura-plantilla-de-ejemplo
Ejemplo de factura imaginaria

 

La factura es de gran utilidad en el caso de una falta de conformidad del producto comprado o servicio contratado. Gracias a ella podemos reclamar y exigir al vendedor la reparación del producto en garantía, dentro de unas fechas marcadas por la ley.

Tipos de factura

En el tráfico mercantil hay diferentes tipos de facturas:

 Factura ordinaria: la que se hace para cualquier operación de compraventa de productos o prestación de servicios;

 Factura rectificativa: se usa cuando queremos corregir algún error que hayamos cometido.

 Factura recapitulativa: se hace para englobar varias operaciones que hayamos hecho a un mismo destinatario en un margen de tiempo.

 Factura proforma: se usa cuando queremos hacer una oferta comercial antes de finalizar la venta. También nos la pedirán para justificar el interés en un producto o servicio nuestro y de cara a demostrar el importe a desembolsar, se necesita un documento demostrativo.

También se utilizan en el transporte de mercancías para demostrar el contenido a enviar o transportar, especialmente cuando hay aduanas de por medio.

 Factura completa (clasificación según la Agencia Tributaria): es una factura normal cuando cumple todos los requisitos (número de factura, datos del cliente, datos del emisor, etc).

 Factura simplificada (clasificación de la Agencia Tributaria): es cuando la factura no debe tener toda la información requerida por la Ley. Por ejemplo la factura simplificada sustituye a un ticket. Este enlace explica en qué casos se puede o no hacer una factura simplificada.

RELACIONADO  Albarán de devolución

 Factura electrónica: es la factura en soporte electrónico. Además el gobierno tiene una página donde explica cómo facturar de manera electrónica a la Administración Pública, ya que, desde el pasado 15 de enero del 2015 es obligatorio. Además, si eres pequeña o media empresa o autónomo hay un programa gratuito para hacer facturas electrónicas que ofrece el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

Factura electrónica

Cada vez son más frecuentes las empresas de suministros, aseguradoras y bancos que nos ofrecen dejar de enviarnos facturas y extractos periódicos a nuestro buzón para hacerlo de forma electrónica. Como hemos visto antes, por ley, no se nos podrá cobrar nada por una factura (todo lo contrario, las empresas se ahorrar imprimirlas y los costes postales del envío a domicilio) y además se deberá contar con nuestro consentimiento expreso, que será revocable (pasando a recibir la factura de nuevo en papel).

En los contratos con consumidores y usuarios, estos tendrán derecho a recibir la factura en papel. En su caso, la expedición de la factura electrónica estará condicionada a que el empresario haya obtenido previamente el consentimiento expreso del consumidor. La solicitud del consentimiento deberá precisar la forma en la que se procederá a recibir la factura electrónica, así como la posibilidad de que el destinatario que haya dado su consentimiento pueda revocarlo y la forma en la que podrá realizarse dicha revocación.

Aquí tienes un ejemplo del alta en el servicio de facturación electrónica de la web de una empresa de suministros:

edp-facturacion-electronica

Diferencias entre factura y recibo

La diferencia entre un recibo y una factura es que ésta lleva incluida además de la razón social completa del vendedor, el desglose de impuestos, la fecha, el servicio prestado y una numeración única correlativa, los datos identificativos y fiscales de la persona (física o jurídica), que pretende hacer uso de ella. En este otro post te decimos cómo hacer una factura.

Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género.Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo.En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close