Skechers USA condenada a desembolsar 40 millones por publicidad engañosa de su deportivas

Leemos en la página de la Federal Trade Commission norteamericana (un híbrido entre el Instituto Nacional del Consumo y la Comisión para la Defensa de la Competencia en España) que el fabricante de calzado Skechers USA ha acordado desembolsar la cifra de 40 millones de dólares para poder atender las posibles reclamaciones de los consumidores de a pie usuarios de sus deportivas.

Skechers USA anunciaba desde agosto de 2008 en su publicidad que algunos de sus calzados deportivos (los modelos Shape-Ups, los Resistance Runner, los Toner y los Tone-ups) ayudan a sus usuarios a tonificar su silueta (glúteos, piernas y abdominales) y perder peso, un reclamo juzgado como engañoso por no estar respaldado por estudios clínicos creíbles.

 

Skechers niega la mayor y mantiene que sus anuncios fueron apropiados y no engañosos, pero que con el ánimo de evitar una escalada en los tribunales, acepta devolver sus dinero a los compradores que, sintiéndose engañados, reclamen ante un tribunal o ante la propia FTC en la página especial creada al efecto.

El caso Reebok
Este acuerdo entre el fabricante y la FTC es el segundo relevante tras el acuerdo anterior de Reebok hace ocho meses por el que la compañía se comprometió a abonar 25 millones de dólares por un caso similar de publicidad engañosa.

La FTC, que ha lanzado una batería de medidas contra la publicidad con falsos reclamos sanitarios en Estados Unidos y tiene su ojo puesto en Danone (Dannon por el Yogur Activia adelgazante o a Nivea por una crema adelgazante), recomienda a los consumidores americanos hacer denuncias y recuerda que a diferencia de los medicamentos, que deben probar su inocuidad y efectividad con muchos tests, los demás productos están sometidos al compromiso de sus fabricantes y distribuidores de que lo que prometen es real, cosa que en estos casos no es evidente.

La realidad es que ya sea por falta de ganas, por el escaso importe a reclamar o por no tener un ticket de compra, la mayoría de los consumidores de Skechers no reclamarán. ¿Para cuando en España acuerdos masivos de este tipo?

Los expertos dirán que en el derecho anglosajón funcionan bien las acciones masivas (“class action”) y que en el Derecho Romano lo que se juzga sólo tiene eficacia entre las partes, pero la realidad es que las empresas se lo pensarán mucho más a la hora de hacer alegaciones en USA que en España.



Fuente: FTC
http://www.ftc.gov

 

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en muchos lugares y me gusta leer y montar en moto.Después de trabajar durante ocho años en la asociación de consumidores más grande de España, decidí crear y financiar Consumoteca.com de mi bolsillo en 2009 para ayudar a las personas a no ser engañadas por las empresas.Consumoteca, con 4.200 contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad. Quiero contribuir con mis conocimientos en derecho del consumo, así como en Internet y comercio electrónico a una sociedad más informada.Lo que me gusta de mi proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com.

Esta entrada tiene un comentario

  1. Post de Blog En mi opinión, una buena medida y mis felicitaciones a los causantes de esta respuesta de la empresa Sketchers, y a los consumidores que la iniciaron. No es nada nuevo decir que la publicidad mueve en gran medida nuestros comportamientos como consumidores, y los responsables del marketing lo saben, pero… claro que no vale todo a la hora de hacer publicidad, por eso me parece una medida justa; ya que de no ser por esa publicidad que hace que los consumidores veamos las zapatillas como un instrumento para tonificarnos; nada las diferenciaría de otras zapatillas de deporte. Con respecto a lo que ocurre en España, claro que aquí la situación sería distinta, pero aquí existe cierto cuidado a ese respecto, ya que podemos ver que las marcas se cuidan muy mucho de compararse con otras o de decir cosas como: “el mejor jamón” sino que se decantan por “problabemente el mejor jamón”. Además existe una agencia reguladora de publicidad que incluso ha pasado anuncios por televisión para que se sepa de su existencia. En resumen, muy buena medida, y que los consumidores no nos conformemos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close