¿Es realmente útil un impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas?

¿Es realmente útil un impuesto sobre bebidas azucaradas envasadas?

En Cataluña ya ha entrado en vigor el impuesto* sobre las bebidas azucaradas envasadas del que hablábamos en otro post de 31 de marzo pero si algo ha conseguido es poner a todos, consumidores, industria alimentaria, empresas de distribución y hostelería, en contra. Además de que se considera que este impuesto rompe la unidad de mercado que debería haber en toda España (¿por qué un catalán tiene que pagar más caro un refresco o un zumo de naranja ahora, que en murciano o un cántabro?), además también se dice que la medida no pretende mejorar la salud (ni lo conseguirá), sino que tiene carácter recaudatorio.

Pero sus creadores, defienden que el fin que se persigue es tener sociedades más sanas, que recurran menos a las bebidas azucaradas, en línea con las recomendaciones de organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS). En medio está el gobierno español que tiene prevista una medida estatal similar, que tuvo que retirar por las presiones de Ciudadanos. ¿Son útiles estas medidas fiscales?

Postura de la OMS

Según estadísticas mundiales, en 2014 el 39% de los adultos de 18 años o más tenía sobrepeso. La prevalencia mundial de la obesidad se duplicó con creces entre 1980 y 2014 y, en ese año, el 11% de los varones y el 15% de las mujeres (más de medio billón de adultos) eran obesos. Además se estima que para 2015, 42 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso u obesidad y que, en los últimos 15 años, esta cifra ha aumentado en cerca de 11 millones. Casi la mitad de estos niños (el 48%) vivían en Asia, y el 25% en África. El número de diabéticos también aumentó de 108 millones en 1980 a 422 millones en 2014. En 2012, 1,5 millones de personas fallecieron a causa de la diabetes.

RELACIONADO  Qué tengo que hacer para alquilar un apartamento en Airbnb

La OMS defiende en su informe “Fiscal policies for Diet and Prevention of Noncommunicable Diseases (NCDs)”, que los impuestos a las bebidas azucaradas ayudan a reducir el consumo de estos productos y también la prevalencia de la obesidad, la diabetes de tipo 2 y la caries dental. Las políticas fiscales que conducen a un aumento de al menos el 20% del precio de venta al público de las bebidas azucaradas podrían redundar en una reducción proporcional del consumo de estos productos.

El menor consumo de bebidas azucaradas implica una reducción de la ingesta de «azúcares libres» y de la ingesta calórica total, una mejor nutrición y una disminución en el número de personas que presentan sobrepeso, obesidad, diabetes y caries dental.

La postura de los fabricantes y distribuidores

La FIAB (Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas), ya se ha pronunciado negativamente contra el impuesto porque estas medidas envían un mensaje negativo a la sociedad porque “retrae el consumo y afecta a la economía y al empleo”, además de ser un “impuesto que crea inseguridad jurídica y quiebra la unidad de mercado tan necesaria para garantizar la competitividad de la industria”.

La decisión adoptada por el Parlamento catalán plantea un escenario que penaliza la demanda y castiga el crecimiento, no sólo de la industria de alimentación y bebidas, sino de aquellos sectores vinculados, como el turismo o el canal de hostelería y restauración, claves para el desarrollo de España dentro y fuera de nuestras fronteras.

Los distribuidores han trasladado además su enorme preocupación por la precipitada entrada en vigor en Cataluña del nuevo impuesto y lo que complica la gestión de las compañías que operan en un mercado único (no han tenido tiempo material de preparar sus sistemas de gestión para poder asumir el importante cambio que supone tener que recalcular y modificar el precio de una gran cantidad de productos).

RELACIONADO  Estilo de vida

La postura de los consumidores

Para un consumidor de a pie, si tiene una marca de refrescos o de zumos favorita, su comportamiento frente a esa bebida probablemente no cambie. Es decir, que continuará consumiendo la bebida al mismo ritmo, y mientras que nadie le demuestre lo pernicioso que hay en su consumo desmedido, no abandonará el hábito de tomar esa bebida. Efectivamente, los consumidores con recursos, seguirán consumiendo las bebidas azucaradas y los menos pudientes, intentarán recurrir a las marcas blancas de esos refrescos o se preocuparán de buscar los supermercados más baratos donde encontrarlos. Pero a corto plazo es muy difícil que una medida sobre el precio vaya a tener el efecto buscado, si no va acompañada de concienciación y cambio en estilos de vida y consumo.

En el caso de Cataluña, los consumidores que vivan cerca de otras Comunidades autónomas limítrofes o lindan con Francia o Andorra, se desplazarán a sus supermercados para comprar, con lo cual, la rotura de la unidad de mercado generará ineficiencias y pérdidas a los establecimientos catalanes.

Por su parte el Institute of Economic Affairs inglés, un think-tank económico dedicado a analizar mercados y regulaciones, se ha pronunciado en contra de los impuestos sobre los alimentos con incidencia en la obesidad (bebidas azucaradas, snacks y productos altos en grasas saturadas) ya que, según él:

  • Su demanda es inelástica al precio: pase lo que pase con su precio, la gente los sigue consumiendo. Por tanto subir el precio sólo puede tener una motivación recaudatoria.
  • Los consumidores con menos recursos buscan marcas más baratas, marcas blancas o establecimientos más baratos.
  • Esto lleva al consumo de productos de menor calidad, con peores ingredientes, y tal vez más calóricos.
  • Las tasas e impuestos sobre bebidas azucaradas provocan la sustitución de estas por otras bebidas sin impuestos (zumos frescos de frutas, leche o alcohol)
  • Gravar el consumo mediante impuestos directos penaliza a las economías más pobres (es decir, es una medida regresiva)
  • No se ha demostrado ningún impacto positivo de reducción de la obesidad o mejora en la salud de estas medidas.
RELACIONADO  ¿Qué son los bancos de leche materna? ¿Cómo funcionan?

Los azúcares libres

Los «azúcares libres» son los monosacáridos (como la glucosa y la fructosa) y los disacáridos (como la sacarosa o azúcar de mesa) que añaden a los alimentos y las bebidas los fabricantes, cocineros y consumidores, así como a los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los zumos (jugos) de frutas y los zumos a base de concentrado.

¿Y tú sufrido, consumidor, qué opinas?

*Ley 5/2017, de 28 de marzo, de medidas fiscales, administrativas, financieras y del sector público y de creación y regulación de los impuestos sobre grandes establecimientos comerciales, sobre estancias en establecimientos turísticos, sobre elementos radiotóxicos, sobre bebidas azucaradas envasadas y sobre emisiones de dióxido de carbono (DOGC de 30 de marzo de 2017).

Consumoteca

Consumoteca es una web con contenidos prácticos clasificados por temática para hacer tu vida como consumidor o usuario más fácil y ayudarte a elegir bien. Te ofrecemos consejos y experiencias de otros consumidores para que no te pase a ti lo mismo, muy poca publicidad, la suficiente para mantener viva esta Comunidad de consumidores y un lenguaje de la calle, sin enredos ni terminología de expertos profesionales.

Deja un comentario

Cerrar Menú

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración. Más Info

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close