El Reglamento nacional del taxi en detalle

Taxi | 10 de Enero de 2016 | Deja un comentario
El Reglamento nacional del taxi en detalle

Es objeto de este Reglamento la regulación, con carácter general, del servicio de transporte urbano de viajeros en automóviles ligeros de alquiler con Conductor.

Sin contradecir las normas, de este Reglamento, las Entidades locales podrán aprobar la Ordenanza reguladora de este servicio al público, teniendo en cuenta las circunstancias y peculiaridades de los núcleos urbanizados de su territorio jurisdiccional.

En los aeropuertos, puertos y estaciones ferroviarias se señalarán las peculiaridades del régimen de prestación del servicio regulado en este Reglamento, referentes a paradas y horarios, por el Ministerio de Transportes, Turismo y Comunicaciones, oídos los dictámenes de las Entidades locales cuyas poblaciones estén afectadas.

¿Quién regula este servicio?

Según el Reglamento nacional del taxi (*) de 16 de marzo de 1979, las entidades locales podrán aprobar la ordenanza reguladora de este servicio al público, teniendo en cuenta las circunstancias y peculiaridades de los núcleos urbanizados de su territorio.

Son los Ayuntamientos, por tanto, quienes determinan el número máximo de licencias de auto-taxi en cada uno de los distintos municipios en función de su volumen de población u otros parámetros objetivos, para garantizar el adecuado funcionamiento de su sistema general de transporte.

Tarifas del taxi

Las tarifas del taxi se fijan por los Ayuntamientos, una vez escuchadas las asociaciones profesionales de empresarios y trabajadores del sector (taxistas) y las de los consumidores y usuarios.

Deben ser visibles para el usuario desde el interior del vehículo, conteniendo los suplementos y tarifas especiales que proceda aplicar a determinados servicios (traslados a campos de deportes, sanatorios, aeropuertos, puertos, estaciones, cementerios y otros) o fechas especiales como el Día de Navidad y año nuevo.

Taxímetro

“Los auto-taxis deberán ir provistos de un aparato taxímetro debidamente comprobado y precintado, situado en la parte delantera del interior de la carrocería, de forma que en todo momento resulte completamente visible para el viajero la lectura de la tarifa o precio, debiendo estar iluminado desde el anochecer hasta el amanecer. El aparato taxímetro entrará en funcionamiento al bajar la bandera o elemento mecánico que la sustituya”.

Al final del trayecto contratado, “la posición de punto muerto interrumpirá la continuidad del contador definitivamente”.
También el taxista deberá  interrumpir el taxímetro provisionalmente “en caso de accidente, avería, reposición de carburante, o cualquier motivo no imputable al usuario. Después de resuelto el incidente, volver a funcionar sin necesidad de proceder a bajar de nuevo la bandera”.

Obligaciones de documentación de los taxistas

Durante la prestación del servicio los conductores deberán ir provistos de los siguientes documentos:

a) Referentes al vehículo: licencia; placa con el número de licencia municipal del vehículo y la indicación del número de plazas del mismo; permiso de circulación del vehículo; pólizas de seguro en vigor.

b) Referencias al conductor: carnet de conducir de la clase exigida por el código de la circulación para este tipo de vehículos y permiso municipal de conducir.

c) Referentes al servicio:

 Libro de reclamaciones, según el modelo oficial que se apruebe,

 Un ejemplar del Reglamento, y, en su caso, de la ordenanza del Ayuntamiento que regule el servicio del taxi,

 Direcciones y emplazamientos de casas de socorro, sanatorios, comisarías de policía, bomberos y demás servicios de urgencia,

 Plano y callejero de la ciudad

 Talonarios recibo autorizados por la entidad local referente a la cuantía total percibida, de las horas de espera, de las salidas del territorio de la jurisdicción del ente local, los cuales podrán ser exigidos por los usuarios y comprobados en las revisiones periódicas,

 Ejemplar oficial de la tarifa vigente.

Los taxistas

El taxista debe estar en posesión de la correspondiente habilitación legal específica (permiso local de conducir expedido por los entes locales), y superar las pruebas de aptitud establecidas en las ordenanzas locales y como mínimo:

 Hallarse en posesión del permiso de conducción adecuado, expedido por la Jefatura de Tráfico,

 No padecer enfermedad infecto-contagiosa o impedimento físico que imposibilite o dificulte el normal ejercicio de la profesión,

 Aquellos otros que disponga el código de la circulación o expresamente señale, con carácter general, la Dirección General de Tráfico.

 Los taxistas están obligados a realizar un servicio y no podrán negarse a ello sin causa justa, en concreto podrán rechazar un servicio al:

-ser requeridos por individuos perseguidos por la policía,

-tener que transportar un número de personas superior al de las plazas autorizadas para el vehículo,

-ser requeridos por viajeros en estado de manifiesta embriaguez o intoxicación por estupefacientes, excepto en los casos de peligro grave o inminente para su vida o integridad física

-cuando el atuendo de los viajeros, o la naturaleza y carácter de los bultos equipajes o animales de que sean portadores, puedan deteriorar o causar daños en el interior del vehículo,

-cuando sea requerido para prestar el servicio por vías intransitables que ofrezcan peligro para la seguridad e integridad tanto de los ocupantes y del conductor como del vehículo.

En todo caso, los conductores observarán con el público un comportamiento correcto y a requerimiento del usuario deberán justificar la negativa ante un agente de la autoridad.

(*) Real Decreto 763/1979, de 16 de marzo, por el que se aprueba el Reglamento Nacional de los Servicios Urbanos e Interurbanos de Transportes en Automóviles Ligeros.

Compartenos!

Juan del Real Martín

Autor: Juan del Real Martín

Experto en derecho del consumo, internet y motero hasta la médula. Soy Economista, y he vivido en un montón de sitios. Trabajé ocho años en la más grande de las asociaciones de consumidores de nuestro país, y después, los últimos 17 años en el área de Internet y comercio electrónico de varias compañías multinacionales de distribución, fabricantes, seguros y cambio de divisas. Consumoteca tiene una vocación de servicio para toda la comunidad y quiero contribuir con mis conocimientos tanto en derecho del consumo como en Internet, diseño y usabilidad web a una sociedad más informada y a que las empresas nos respeten más como consumidores y usuarios. Lo que me gusta de este proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí.