La etiqueta energética: qué es, para qué sirve

La etiqueta energética es una herramienta informativa al servicio de los compradores de aparatos consumidores de electricidad que nos permite conocer de forma rápida la eficiencia energética de un electrodoméstico de los obligados a llevarla.

Las etiquetas energéticas incluyen los datos sobre consumo y eficiencia que aportan los fabricantes con arreglo a la normativa que las regula y los distribuidores (empresas de distribución al consumidor final) tienen que exhibirlas obligatoriamente en cada electrodoméstico puesto a la venta de las categorías que se muestran a continuación.

Tipos de electrodomésticos que  la llevan
Los tipos de electrodomésticos que tienen obligación de etiquetarse energéticamente son:

 Frigoríficos y congeladores,

 Lavadoras,

 Lavavajillas,

 Secadoras,

 Lavadoras-secadoras

 Fuentes de luz domésticas,

 Hornos eléctricos,

 Aires acondicionados

Cómo interpretarla
Existen 7 clases de eficiencia, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes.

Ejemplo de etiqueta energética

Un electrodoméstico con una etiqueta energética de la letra A es más caro a priori que uno con la letra G, pero a lo largo del tiempo consume y contamina mucho menos (menos agua, menos energía y mayor eficacia en su cometido), razón por la cual hay que comprar con cabeza.

Plan Renove de electrodomésticos
El Plan Renove de electrodomésticos es un programa autonómico de ayudas a la sustitución de electrodomésticos viejos (frigoríficos, congeladores, lavadoras y lavavajillas), sustituyéndolos por otros con la máxima eficiencia energética (con la etiqueta energética, letra A).

Puedes leer El Plan Renove de Electrodomésticos de Andalucía en 2010 en detalle.


GD Star Rating
loading...
Comparte!