La etiqueta energética: qué es, para qué sirve

Ahorro energético | 14 de Febrero de 2015 | 1 Comentario
La etiqueta energética: qué es, para qué sirve

La etiqueta energética es una herramienta informativa al servicio de los compradores de aparatos consumidores de electricidad que nos permite conocer de forma rápida la eficiencia energética de un electrodoméstico de los obligados a llevarla.

Las etiquetas energéticas incluyen los datos sobre consumo y eficiencia que aportan los fabricantes con arreglo a la normativa que las regula y los distribuidores (empresas de distribución al consumidor final) tienen que exhibirlas obligatoriamente en cada electrodoméstico puesto a la venta de las categorías que se muestran a continuación. Desde 2010, hay una normativa sobre etiquetado energético más exigente que la existente hasta entonces.

Tipos de electrodomésticos con etiqueta energética

Los tipos de electrodomésticos que tienen obligación de etiquetarse energéticamente son:

 Frigoríficos y congeladores,

 Lavadoras,

 Lavavajillas,

 Secadoras,

 Lavadoras-secadoras

 Fuentes de luz domésticas,

 Hornos eléctricos,

 Aires acondicionados

Cómo interpretarla

Existen 7 clases de eficiencia, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes.

Etiqueta energética frigorifico-combi fagor
Etiqueta energética de un frigorifico combi de la marca Fagor

Un electrodoméstico con una etiqueta energética de la clase A es más caro a priori que uno con la letra G, pero a lo largo del tiempo consume y contamina mucho menos (menos agua, menos energía y mayor eficacia en su cometido), razón por la cual hay que comprar con cabeza

La etiqueta tiene además, dentro de cada clase tres niveles (A+, A++ y A+++), y deberá formar parte de cualquier anuncio o publicidad de electrodomésticos en los que se ofrezcan datos sobre la energía que consumen o su precio, así como en el material promocional técnico.

Los fabricantes están obligados a indicar el consumo energético anual en una escala de colores y letras de la A (verde oscuro) a la G (rojo). En el caso de algunos productos, la etiqueta también indicará el consumo de agua y el nivel de ruido y de calor.

El número máximo de clases será siempre de siete, de tal manera que si un nuevo producto que utiliza menos energía se clasifica como A+, la clase menos eficiente será la F (y no la G), y así sucesivamente (a un nuevo producto de clase A++ le corresponderá la clase E como la menos eficiente y a uno A+++ le corresponderá la clase D).

La Comisión Europea (CE) será la encargada de determinar las clases energéticas de los productos etiquetados, como calentadores de agua, televisiones, cadenas de alta definición o consolas de videojuegos.

La nueva norma establece también que los organismos nacionales de contratación procurarán adquirir únicamente productos que pertenezcan a la clase de eficiencia energética más elevada. Las autoridades nacionales podrán incentivar además a los consumidores y a la industria a que opten por productos eficientes.

Plan Renove de electrodomésticos

El Plan Renove de electrodomésticos es un programa autonómico de ayudas a la sustitución de electrodomésticos viejos (frigoríficos, congeladores, lavadoras y lavavajillas), sustituyéndolos por otros con la máxima eficiencia energética (con la etiqueta energética, letra A).

Compartenos!

Eva María

Autor: Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com. Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.