¿Es obligatorio inscribir una compra de vivienda en el Registro de la Propiedad?

Registros públicos | 31 de Enero de 2010 | 3 Comentarios

El Registro de la Propiedad es un registro público de carácter oficial en el que se inscriben para conocimiento general de todos los ciudadanos, los derechos de propiedad que recaen sobre los bienes inmuebles (fincas, casas, edificios, naves, etc.), así como todos los demás derechos reales que recaigan sobre ellos (hipotecas, embargos, etc.).

La inscripción en el Registro de la Propiedad de estos derechos es voluntaria porque en el Derecho español es voluntario inscribir viviendas o sus hechos en el Registro de la Propiedad, aunque no es nada recomendable no hacerlo (aunque hay gente que no lo hace por razones fiscales u otras).

No inscribir la compra de nuestra vivienda en el Registro de la Propiedad es muy arriesgado ya que si tras el acuerdo privado (un contrato sin pasar por el Notario o el Registrador) el titular registral (la persona a nombre de la cual la vivienda sigue inscrita) la volviera a vender (transmitir) o la hipotecara o se la embargaran, el propietario tendría que dar la cara.

Inscribiendo una compra se obtiene seguridad jurídica pues, una vez inscritos, los derechos se encuentran bajo la tutela de los Tribunales y se considera como cierto sólo lo que dice el Registro.

Además, la inscripción de la compra-venta de un inmueble facilita su transmisión y la obtención de financiación a costes inferiores a los que se tendrían sin ella, por muy interesante que pueda parecer no inscribir por las razones que sean (fiscales básicamente).

Compartenos!

Eva Tamames

Autor: Eva Tamames

Soy una abogado con ejercicio en Madrid con muchos años de experiencia en el derecho de recuperaciones. He trabajado para varios de los más grandes bancos de este país, en su área de recuperaciones. En la actualidad ejerzo la abogacía en el ámbito de la violencia de género. Creo que Consumoteca es un proyecto participativo que tiene que ocupar un gran vacío entre la información de las empresas por un lado, y la de las asociaciones e instituciones de consumo. En medio no hay nada, y mucho menos, nada que sea participativo, terreno que están ocupando Blogs y contenidos poco elaborados de baja factura.