La entrega del coche nuevo, cosas a tener en cuenta

La entrega del vehículo es el momento más esperado por el comprador y el vendedor. Conviene tomarse tiempo para que el vendedor nos explique los principales mandos del vehículo, trucos, pistas y consejos.

Cosas que te tiene que dar el concesionario
Recuerda que el concesionario te tiene que hacer entrega al menos de:

-Una factura completa

-Documentación completa del coche: Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos del Ministerio de Industria, Permiso de circulación del Ministerio del Interior y Declaración de alta en el Impuesto sobre vehículos de tracción mecánica (IMVTM).

-Detalle de la garantía (legal y comercial adicional), sus coberturas, su plazo de vigencia, sus limitaciones, sus exclusiones,

-Documentos que acompañan al vehículo: manual del usuario, libro de revisiones, etc.,

-Datos de contacto en caso de problemas y a efectos de las revisiones oficiales,

-Objetos que acompañan al vehículo en la entrega: juego de herramientas, juego de llaves, etc.

Consejos que te damos
Consejos que te damos desde que sales del concesionario, a los mandos de tu flamante nuevo vehículo:

-Vete a la primera gasolinera que te encuentres y llena,

-Tómatelo con calma los primeros kilómetros. Ni tú conoces las reacciones de tu coche ni éste está para rodar a toda mecha. Los neumáticos nuevos llevan una cera especial que es muy resbaladiza, sobre todo con lluvia, el motor tiene que recorrer muchos kilómetros a un régimen moderado para acoplarse, etc.,

-Si eres de los que cambia de vehículo de vez en cuando, empieza a pensar en el día del siguiente cambio desde el día en que lo uses por primera vez.

Guarda una de las dos llaves originales, junto con la chapita con el número de serie de las llaves, en lugar seguro y procura usar siempre la otra llave. En unos años, si lo vendes, el nuevo propietario te lo agradecerá, y pensará que el mismo celo que has puesto con la llave original sin uso, lo has puesto cuidando el vehículo.

Lo mismo se aplica a la documentación que acompaña a tu vehículo: permiso de conducir, tarjeta de inspección técnica, libro de mantenimiento, manual del usuario, etc. Trátalos bien, guárdalos en una funda protectora, etc.

Y  por supuesto a las facturas de las revisiones que le vayas haciendo al coche. Guárdalas ordenadamente, anotando el histórico de revisiones del coche (fecha, kilómetros, importe, etc.).

Un pequeño esfuerzo cuando se van haciendo las cosas te ahorran muchos quebraderos de cabeza después, y darás una imagen impecable el día que lo puedas querer vender.

Revisiones periódicas establecidas
Los fabricantes exigen como contrapartida de la garantía que ofrecen sobre sus vehículos, que éstos pasen una serie de revisiones en servicios técnicos (talleres) de su confianza. Mediante este servicio complementario a la venta, los concesionarios se garantizan una fuente continuada de ingresos a lo largo de la vida del vehículo, al menos, mientras dure la garantía del fabricante.


GD Star Rating
loading...
Comparte!