Cómo funciona una campana extractora

Campanas y detectores de humo | 9 de octubre de 2009 | 4 Comentarios

La campana extractora desempeña una labor importante en nuestras cocinas. Solemos fijarnos en su rendimiento y diseño a la hora de comprarla, lo que no está mal, pero es importante hacer hincapié en que una vez instalada en casa la campana la uses, especialmente si tienes cocina de gas, ya que al encender el gas se producen diversos contaminantes, como monóxido de carbono y a veces, óxidos de nitrógeno.

La campana elimina el humo, los olores, el calor, el vapor del aire, la grasa en suspensión en el aire y los productos de combustión, contribuyendo a mejorar la calidad del aire que los expertos recomiendan renovar en la cocina entre 6 y 12 veces la hora.

También contribuye a alargar la vida de los muebles de cocina al eliminar la humedad que los estropea. Mucha gente apenas usa la campana porque hace ruido o por olvido. Por suerte, los nuevos modelos son más silenciosos, aunque algo más caros por ello, y en aras de la seguridad, ahora traen funciones para los olvidadizos, como la conexión y desconexión automática, o temporizadores de funcionamiento que se pueden programar.

Funcionamiento
La mayoría de las campanas del mercado pueden funcionar alternativamente de dos formas:

-Por extracción: el motor de la campana aspira el aire, lo hace pasar por un filtro metálico anti-grasa que se puede limpiar en el lavavajillas y lo expulsa fuera de la vivienda a través de un tubo de salida de humos.

Este tubo tiene unas medidas establecidas por norma (mejor que sea corto, ya que cuanto más largo sea el tubo, más potente debería ser el motor, y el diámetro mínimo mide unos 120 milímetros) y debe incluir una válvula antirretorno para que ni el humo ni el olor regresen a la cocina.

-Por recirculación, en cocinas sin salida de humos, la campana absorbe y limpia el aire haciéndolo pasar primero por un filtro antigrasa y después por otro desechable de carbón activo que absorbe los olores y devuelve el aire a la cocina.

Por razones de seguridad, especialmente en cocinas de gas, es mejor este sistema de extracción.

Compartenos!

Eva María

Eva María

Licenciada en Derecho y Postgrado en traducción. Soy una profesional por cuenta propia que se dedica a la traducción de documentación y al mantenimiento de sitios web, en particular mantengo el sitio www.consumoteca.com. Colaboro con Consumoteca porque creo en este proyecto y creo que hacía falta ordenar la información de ayuda a la compra y presentarla de una forma amigable, en una web bien diseñada. Animando a la gente a que se exprese se está dando un gran paso adelante en la emancipación de los consumidores españoles.

  • OmarNV

    Pongo sobre aviso respecto a las campanas de recirculación, en mi caso una TEKA modelo DVT 985 NEGRO con SET de Recirculación instalado por el Servicio Técnico oficial. La campana no elimina los olores sino que los reparte por toda la casa, unas simples patatas fritas se pueden oler a 20 metros a parte de dejar llena de humo la cocina. El servicio técnico a petición mía ha hecho una par de mediciones y según ellos la campana tiene muy buena extracción, cosa que ya he podido comprobar, el problema es que los filtros de carbono que han instalado no eliminan ningún tipo de olor. La solución que me han dado es que instale un tubo de extracción, esta no me parece una solución aceptable ya que yo compre esta campana por su diseño y por qué permite la recirculacion del aire.

    Desde la central de Teka me vuelven a insistir que los filtros de carbono apenas eliminan el olor, solo la grasa (el humo tampoco lo elimina).

    Conclusión, la campana es muy bonita, buen precio, pero solo si la quieres de adorno. Si quieres utilizarla a parte del ruido que hace prepárate para los olores.

    Muy decepcionado con la compra.