Libre circulación de mercancías

Economía y finanzas | 19 de Enero de 2010 | Deja un comentario

La libre circulación de bienes o mercancías es la facultad que tienen las personas que en una economía emprenden actividades comerciales, generalmente con el fin de obtener un beneficio, de hacer llegar estas a cualquier punto de un territorio sin que les sean impuestas trabas, salvo las que legalmente se dispongan por razones de seguridad para la población.

La libre circulación de bienes o mercancías es, junto con la libre circulación de personas un principio básico reconocido en el artículo 139.2 de nuestra Constitución, y un acicate para la competencia y un mejor servicio a los consumidores finales. Dice así:

Artículo 139

1. Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado.

2. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español.

Por su parte, el artículo 4 de la Ley de Comercio* (Libre circulación de bienes), dice así:

1. Se reconoce el principio de libre circulación de mercancías dentro del territorio español, de acuerdo con lo establecido en el artículo 139.2 de la Constitución.

2. Las distintas Administraciones públicas adoptarán las medidas adecuadas, para evitar que la libertad de circulación de los bienes resulte falseada.

* Ley 7/1996, de 15 de enero de 1996, de Ordenación del Comercio Minorista (Boletín Oficial del Estado nº 15, de 17 de enero de 1996).

Compartenos!

Juan del Real Martín

Juan del Real Martín

Soy economista y experto en derecho del consumo y comercio electrónico. He vivido en un montón de sitios y me gusta leer y montar en moto. Tras trabajar ocho años en la más grande de las asociaciones de consumidores de nuestro país, decidí montar y financiar de mi bolsillo Consumoteca.com en 2009 para ayudar a conseguir gente más informada a la que no timen las empresas. Consumoteca, con cuatro mil contenidos prácticos, tiene una vocación de servicio gratuito para toda la comunidad y quiero contribuir con mis conocimientos tanto en derecho del consumo como en Internet, diseño y usabilidad web a una sociedad más informada y a que las empresas nos respeten más como consumidores y usuarios. Lo que me gusta de este proyecto es que está vivo y crece cada día. Todos tenemos una responsabilidad como consumidores. La mía está aquí, en Consumoteca.com