¿Está obligado un comercio a admitir devoluciones?

No, en principio, un comercio tradicional en el que el consumidor y el tendero contratan mano a mano, no está obligado a admitir devoluciones tras una compra (salvo que el producto comprado esté defectuoso, en cuyo caso debería repararlo, entregarnos uno nuevo igual, otro similar o mejor por el mismo precio, o devolvernos el importe).

La Ley no obliga a los comercios a aceptar devoluciones sin causa objetiva, salvo que como valor añadido y para diferenciarse de su competencia, quieran tener ese gesto comercial con sus clientes.

Ahora bien, para determinados tipos de venta como las ventas a distancia, la Ley* prevé la posibilidad de devolver los artículos comprados durante al menos los siete primeros días hábiles tras su recepción (derecho de desistimiento).

Venta a distancia y derecho de desistimiento
El principal derecho de un consumidor que ha comprado o contratado algo que no ha podido ver o probar directamente (es decir, a distancia) es el de “ver o probar” la cosa durante un plazo prudencial, durante el cual pueda echarse para atrás si el producto o servicio no responde a sus expectativas.

La Ley de defensa de los consumidores (y su reforma de junio de 2014*) reconoce a los consumidores que compran a distancia por Internet, teléfono o catálogo un plazo de siete días hábiles mínimo de catorce días naturales para desistir de la compra sin tener que alegar nada ni sufrir penalización (derecho de desistimiento).

La empresa vendedora te tiene que informar de este derecho de desistimiento antes de contratar y con la entrega de tu pedido, el cual debe venir acompañado de un documento de desistimiento con instrucciones claras para devolver el producto en el plazo señalado de siete días como mínimo.

Si el empresario no hubiera cumplido con el deber de información y documentación sobre el derecho de desistimiento, el plazo para su ejercicio finalizará doce meses después de la fecha de expiración del periodo de desistimiento inicial, a contar desde que se entregó el bien contratado o se hubiera celebrado el contrato, si el objeto de éste fuera la prestación de servicios.

Si el deber de información y documentación se cumple durante el citado plazo de doce meses, el plazo legalmente previsto para el ejercicio del derecho de desistimiento empezará a contar desde ese momento.

Para determinar la observancia del plazo para desistir se tendrá en cuenta la fecha de expedición de la declaración de desistimiento.

(*) Normativa estatal que regula el derecho de desistimiento (ambas usan una redacción prácticamente similar salvo por el detalle en el que entra la más reciente):

 Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias (artículos 68 al 79).

 Ley 7/1996, de 15 de enero, de Ordenación del Comercio Minorista (artículos 44 y 45).

* Ley 3/2014, de 27 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre.

GD Star Rating
loading...
Comparte!