Definición y principales características de los productos milagro

Los productos milagro o productos con pretendida finalidad sanitaria son todos los productos, sustancias, energías o métodos que alegan disponer de una pretendida finalidad sanitaria (alegan propiedades adelgazantes, saciantes, magnéticas, etc. para el diagnóstico, prevención e incluso tratamiento de enfermedades), incumpliendo las exigencias de veracidad, claridad e información sobre su contenido, composición, naturaleza o efectos.

Características
Son características de los productos milagro:

1.-Se trata de productos, materiales, sustancias, energías o métodos que alegan disponer de una pretendida finalidad sanitaria y de utilidad para:

 el diagnóstico, la prevención o el tratamiento de enfermedades (sobre todo las de carácter crónico);

 modificar el estado físico y/o fisiológico (estado de ánimo);

 la restauración, corrección o modificación de funciones orgánicas.

2.-Obedecen a modas de temporada (por ejemplo, en verano de 2010, están muy de moda en España las pulseras magnéticas) y muy relacionados con la sugestión de su usuario (su capacidad para pensar que realmente son beneficiosos para él).

3.-Su precio es elevado (parece que sin ello no serían tan creíbles sus capacidades), pero dentro de un margen asequible para la gran masa de consumidores (entre 30 y 100 euros) y suelen ser de muy baja calidad y garantizan a sus distribuidores márgenes de beneficio altísimos (su producción apenas les cuesta).

4.-Se anuncian en canales anónimos y populares como la radio o Internet, donde pueden pasar más o menos desapercibidos a las autoridades sanitarias donde una larga temporada;

5.-Algunos presentadores famosos sin escrúpulos se prestan (a cambio de un dinero o incluso de participaciones en el negocio) a promover en sus programas este tipo de productos, confundiendo aún mas (aunque la ley no lo permite);

6.-Recurren al “testimonio” de pretendidos consumidores “sanados” gracias al producto o servicio en cuestión, con fotos del antes y el después que se cuidan bien de que contrasten un montón, y a otros mensajes e imágenes con apariencia sanitaria, médica, farmacéutica, terapéutica o preventiva que no se corresponden con la realidad ni están contrastados.

7.-Recurren a técnicas promocionales que fomentan la inmediatez de su compra y consumo. Por ejemplo, “si las pides en este momento tendrás este descuento” o “te regalamos esto otro”, etc.

8.-No identifican correctamente a sus fabricantes y promotores por la naturaleza del canal en el que se anuncian (generalmente la radio), con lo cual, el consumidor lo tiene difícil para reclamar.

9.-Se envían a domicilio, es decir, no se encuentran en canales de distribución tradicionales con establecimiento físico.

10.-Además de ser un fraude a los consumidores, pueden causar graves perjuicios a aquellos usuarios que, por atravesar un proceso crónico o atribuirse cualidades sanadoras, demoren su visita o se confíen a los profesionales de la salud.

Qué dice la Ley
En general, la ley* no permite que productos que no son medicamentos se anuncien y presenten como tales, o la publicidad de productos, servicios o actividades susceptibles de causar riesgos a la salud y la seguridad de las personas.

Según la Ley General de Sanidad*, las Administraciones públicas están obligadas, en el ámbito de sus competencias, a controlar la publicidad y propaganda comerciales para que se ajusten a criterios de veracidad en lo que atañe a la salud y para limitar todo aquello que pueda constituir un perjuicio para la misma (artículo 27).

Además, el artículo 30 de esta ley dice que “todos los centros y establecimientos sanitarios, así como las actividades de promoción y publicidad, estarán sometidos a la inspección y control por las Administraciones sanitarias competentes”.

Y su artículo 102 dice: “La información y promoción de los medicamentos y los productos sanitarios dirigida a los profesionales se ajustará a las condiciones técnicas y científicas autorizadas del producto y cumplirá con las exigencias y controles previstos en el artículo 76 de la Ley 29/2006, de 26 de julio, de garantías y uso racional de los medicamentos y productos sanitarios”.

Normativa
La normativa que regula los productos milagro es la siguiente:

* Real Decreto 1.907/1996, de 2 de agosto, sobre publicidad y promoción comercial de productos, actividades o servicios con pretendida finalidad sanitaria.

* Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad.

*Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.

GD Star Rating
loading...
Comparte!