Consentimiento informado

La Ley 41/2002* sobre autonomía del paciente y derechos en materia de información, define el consentimiento informado en su artículo 3 como “la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en el pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud”.

El consentimiento informado es uno de los principales derechos de los pacientes, junto con el derecho a la información sanitaria, y el reconocimiento y custodia de la intimidad de la información sanitaria del paciente.

Se puede decir que este consentimiento es el reconocimiento del derecho moral que cada persona tiene a participar de forma libre, y válidamente manifestada sobre la atención que se le preste.

Deber de obtención del consentimiento informado

Los profesionales sanitarios (particularmente médicos y enfermeras), en el ejercicio de sus funciones están obligados a respetar la libertad del paciente, a elegir y controlar la atención que se le presta, obteniendo el consentimiento del paciente, con carácter previo, ante cualquier intervención

Cuando el enfermo no esté en condiciones físicas y psíquicas de prestar su consentimiento informado, los profesionales sanitarios deben obtenerlo de familiares o allegados, no empleando nunca (ni consintiendo que otros lo empleen), medidas de fuerza física o moral para obtener el consentimiento del paciente.

Cómo y cuándo se debe prestar el consentimiento informado

Las autoridades sanitarias como la de la Comunidad Valenciana, son claras en su procedimiento para la obtención del consentimiento informado, y dicen cosas al respecto tan interesantes como lógicas:

 El formulario se le entregará al paciente con la mayor antelación posible, y salvo urgencia, nunca con menos de 24 horas de antelación a la intervención o procedimiento a realizar….

 Nunca se presentará el formulario de consentimiento a un paciente adormecido o con sus facultades mentales alteradas, tampoco a las puertas de un quirófano.

 Es conveniente que el paciente demore su decisión, haga preguntas y pueda meditarla con su entorno familiar.

Otros tipos de consentimiento informado

Otros campos de actividad, más o menos relacionados con la salud, se exigen por ley en España. Por ejemplo, en el ámbito de los centros de tatuajes, pigmentación o piercing, la normativa exige que el cliente a ser tatuado preste su consentimiento informado antes de serle realizado el trabajo en su piel.

Otro tipo de requerimiento informado es el que se produce a la hora de hacer una donación de sangre en un centro de salud.

Consentimiento informado en el proceso de morir

En el entorno del proceso de morir y de los cuidados paliativos y de acuerdo con la Ley 41/2002 antes citada, se entiende como la conformidad libre, voluntaria y consciente de un paciente, manifestada en pleno uso de sus facultades después de recibir la información adecuada, para que tenga lugar una actuación que afecta a su salud. Es un proceso gradual y continuado, plasmado en ocasiones en un documento suscrito por el paciente, mediante el cual este, capaz y adecuadamente informado, acepta o no, someterse a determinados procesos diagnósticos o terapéuticos, en función de sus propios valores. Deberá dejarse constancia en la historia clínica de las decisiones que se vayan adoptando.

Normativa relacionada

 Ley 4/2017, de 9 de marzo, de Derechos y Garantías de las Personas en el Proceso de Morir (BOCAM de 22 de marzo de 2017).

 Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (BOE nº 274 de 15 de noviembre de 2002).

* Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica (BOE nº 274 de 15 de noviembre de 2002).

Compartenos!