Conservación de los alimentos

La conservación de los alimentos es un conjunto de procesos realizados en las diferentes partes de la cadena de producción, transporte, venta y consumo, destinados a garantizar la vida e higiene de los alimentos. Los alimentos son productos perecederos por lo que requieren tratamientos para que sea posible su conservación.

La conservación puede realizarse:

 Por frío, al disminuir las temperaturas cesa la reproducción bacteriana y la vida de los microorganismos y se detiene la descomposición del alimento. Estos métodos pueden ser: refrigeración, congelación, ultracongelación y liofilización.

 Por calor, los métodos empleados para detener las bacterias con: escaldado, cocción, ebullición, pasteurización, uperización o U.H.T., y esterilización.

 Por curado, los métodos empleados son: ahumado, fermentación, salazón y deshidratación.

 Por medios químicos, mediante la incorporación de agentes antibacterianos, como desinfectantes y fungicidas.

Los consumidores tenemos el derecho a comer sano en cualquier restaurante, bar, cafetería, etc. por lo que se tienen que cumplir una serie de condiciones de higiene en la manipulación de los alimentos.  Comer con seguridad es un derecho básico de protección frente a los riesgos que puedan afectar a nuestra salud y seguridad).

Fuentes:
Elaboración propia
Wikipedia
http://revista.consumer.es


GD Star Rating
a WordPress rating system
Comparte!